La estilista y televisa Cristina Ródriguez, durante una aparición en 'El debate' de GH.  | GJB / GTRES

"En mi equipo, me gusta que la gente sea guapa": la frase que persigue a Cristina Rodríguez

La estilista justificó sus palabras con un curioso argumento... que nos ha hecho pensar y buscar teorías que lo respalden o lo rebatan.

Clara Hernández | Woman.es

Hace unas semanas el nuevo programa de Samanta Villar, 'Samanta y...', se estrenaba en Cuatro dejando una hilera de temas cercanos, sociales... y una frase de la estilista Cristina Rodríguez que aún sigue coleando en internet. 

El espacio encaraba el tema de la belleza desde diferentes perspectivas. "Quiero saber qué me hace falta para ajustarme a los cánones de belleza actual", decía Samanta, antes de salir de la consulta de un cirujano plástico y valorar si ser guapa es una cuestión de actitud o si, en cambio, merece la pena pagar la factura de 40.000 euros con la que el médico le garantizaba que iba a remediar todas sus imperfecciones, entre ellas la tripa descolgada que se le había quedado tras su embarazo de mellizos.

Samanta Villar muestra todos sus 'defectos' en el programa 'Samanta y la belleza'. | Mediaset

Sin embargo, hay un encuentro de la reportera que ha tenido especial difusión en las redes. Se trata del momento en el que Samanta se reúne con diferentes personajes conocidos para conocer su opinión sobre el tema.

Allí se sientan el guapo de cine Octavi Pujades (que llegó a pesar 116 kilos a los 20 años, confiesa, y entonces no se "comía un colín"), el cineasta Santiago Segura  (acomplejado por sus estrías) y la estilista de 'Cámbiame' y de 'Sálvame' Cristina Rodriguez, a quien nunca le ha gustado su nariz. 

Cristina Rodríguez y Octavi Pujades, durante el programa.  | Mediaset

Es la última la que provoca un cierto revuelo al asumir que prefiere contratar gente guapa: "En mi equipo de vestuario me gusta que la gente sea guapa", dice con naturalidad. 

La justificación que da Cristina para afirmar algo así es la utilidad de la belleza.  "Yo creo que se consiguen más cosas cuando eres guapa", explica (puedes verlo en el vídeo a continuación, a partir del segundo 28). 

El debate sigue en internet. La creencia de que la belleza importa tiene tantos defensores como detractores. Incluso se han desarrollado estudios y teorías que tratan de discernir su relevancia para nuestra vida. 

Mientras Samanta Villar concluye en su programa que no va a someterse a la liposucción que le aconsejan con el fin de tener un mejor físico y opta, en cambio, por "superar complejos" para sentirse bien (llega incluso a desfilar en bañador, y a sentirse atractiva), y ciertos sectores tachan el cuidado estético de "superficial" y, en parte, "inservible",  un estudio publicado por la revista 'Nature' en 2015 indicaba que la belleza tiene una finalidad en la selección reproductiva, ya que se asocia a salud.  

Otros estudios neuronales aseguran que, además de este punto, estimulan una red cerebral relacionada con la recompensa que también es sensible a las drogas y al sexo. Y que, instantáneamente, al ver a alguien bello, le atribuimos toda una serie de características positivos (inteligencia, éxito, etc.). 

Tampoco faltan filósofos y expertos que cuestionan todo lo anterior incidiendo en que los juicios de belleza son cambiantes y relativos. ¿Acaso no están en los ojos de quien mira?, se preguntan.