marzacz / ISTOCK

El neurólogo que enseña a evitar caer en bulos, ’fake news’ y teorías conspiratorias

En su libro ‘Guía del universo para escépticos’ el médico y popular ‘blogger’ Steven Novella muestra cómo aprender a tener pensamiento crítico. Algo fundamental porque “ser escéptico es vital para la democracia”. 

Paka Díaz |Woman.es

En este laberíntico mundo moderno, a veces cuesta separar el trigo de la paja. En forma de noticias, los bulos campan a sus anchas, mientras que en Twitter la contundencia de las afirmaciones de algunos trolls te pueden llegar a hacer dudar y las noticias falsas se cuelan entre las más leídas. Por no hablar de populismos que emocionan tanto que oscurecen tu búsqueda de la verdad con sus trampas sentimentaloides. La mentira ha ganado tanta fuerza y tanta verosimilitud, que ya no sabes a quién creer. Precisamente ese es un buen punto de partida, la duda. Algo así viene a plantear Steven Novella, neurólogo clínico académico en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, en su nuevo libro, ‘Guía del universo para escépticos’ (Paidós). Esta fascinante obra enseña a tener pensamiento crítico, y lo hace al cuestionar nuestros conocimientos, señalar y enseñar a reconocer los bulos e, incluso, los mecanismos mentales que nos impelen a creer en falacias lógicas, razonamientos erróneos que pueden parecernos válidos, o a pensar que tenemos razón aunque en realidad no seamos expertos en el tema sobre el que estamos hablando. Un ejemplo de ello sería el efecto Dunning-Kruger, que consiste en la incapacidad de evaluar las competencias propias, lo que nos puede conducir a sobreestimar nuestras propias habilidades. Sería el caso, por ejemplo, de Miguel Bosé creyendo que tiene capacidad como para convertirse en epidemiólogo. 

Portada del libro 'Guía del Universo para escépticos'. | D.R.

En su popular blog NeuroLogica, además de hacer interesantes críticas de documentales como 'El dilema de las redes sociales’, el doctor Novella suele analizar bulos y teorías de la conspiración y, también, sus propias creencias. No en vano, es uno de los líderes del movimiento escéptico y está preparado para que cualquiera le haga ver que es un error cualquiera de sus ideas. De hecho, él mismo se cuestiona primero cada una de ellas y advierte del peligro de creer que uno tiene la razón ‘per se’, algo que te puede conducir al extremismo y a separarte de la realidad para sentirte por encima de ella. “Es tentador considerar un troll a cualquiera que, simplemente, no esté de acuerdo contigo”, advierte. Eso sí, para ganarle la partida en una discusión, habrá que echar mano de hechos verificados. Azote del movimiento anti-vacunas, Novella desacredita en su libro algunos de los mayores mitos científicos, falacias y teorías conspirativas. Pero, sobre todo, enseña a aprender a pensar por uno mismo y a tener pensamiento crítico, lo que empieza por dudar de todo, incluso de tus propias ideas. Lo considera fundamental porque “ser escéptico es vital para cualquier democracia”, señala Novella. 

Creo que ‘Guía del universo para escépticos’ debería recomendarse en las escuelas de todo el mundo, así de útil me parece. ¿Por qué decidiste escribirlo?

Si bien no es un libro de texto, lo cierto es que fue diseñado para que lo puedan usar profesores y estudiantes. Estaba destinado a ser una guía completa de todas las habilidades de pensamiento crítico que son necesarias para que alguien sea razonablemente escéptico, para comprender la necesidad de una alfabetización científica básica, para cuestionarnos nuestros propios procesos de pensamiento y para ser un entendido de los medios de comunicación. Todas estas son habilidades esenciales en el mundo actual.

Empiezas el libro con una pregunta: ‘¿cómo podemos discernir lo que debemos creer de lo que debemos cuestionar?’ ¿Qué respuesta has encontrado a ello?

La respuesta a esa pregunta es el resto del libro. Primero, cuestiona todo, especialmente a ti mismo y las cosas en las que quieres creer. Sé humilde y trata de ser consciente de las muchas cosas que pueden sesgar tu pensamiento. Investiga los temas importantes con una gran variedad de fuentes y perspectivas diversas.

sorbetto / GETTY

¿Qué recomendaciones nos daría para evitar los engaños, las falacias lógicas y las ‘fake news’?

Evitar las falacias lógicas es sobretodo una cuestión de comprender realmente cuáles son esas falacias y luego vigilarlas constantemente en tus propios argumentos. Esto no debería ser un arma para atacar a los demás, sino una forma de mejorar la lógica de tu propio pensamiento. Los engaños, las ‘fake news’, las noticias sesgadas, la desinformación, el marketing y la influencia política son predominantes en nuestro mundo. Afortunadamente, también hay mucha buena información disponible. Lo más importante es que no aceptes ningún titular hasta que lo hayas examinado. Si suena simplista, demasiado bueno para ser verdad o manipulador emocionalmente, debes ser especialmente escéptico. Verifica la calidad de las fuentes. Es imprescindible la verificación de hechos de fuentes imparciales confiables. Y averigua qué dicen todas las partes, por qué lo dicen y quién tiene la respuesta más convincente, objetiva y basada en hechos. También debes evitar caer en una burbuja narrativa que atiende a una sola perspectiva, así que busca información y opiniones con las que inicialmente no estés de acuerdo. Trata de demostrar que estás equivocado.

¿Qué recomendaciones nos darías para lidiar con tantos trolls que andan sueltos en las redes sociales y que usan falacias lógicas de todo tipo?

Tratar con trolls es difícil y depende del contexto. La mayoría de las veces lo mejor  es ignorarlos. Por definición, no son intelectualmente honestos. Puedes señalar su estrategia a los demás, pero normalmente es un desperdicio interactuar con ellos o dejar que te absorban en una discusión interminable, una vez que les has dado la oportunidad de ser sinceros y han demostrado ser unos trolls. Pero esto también puede ser una trampa, porque es tentador considerar un troll a cualquiera que, simplemente, no esté de acuerdo contigo. Mi forma de abordarlo, por lo general, es involucrarme con sinceridad con las personas y darles la oportunidad de interactuar honestamente contigo. Pero si se niegan a comprometerse contigo y solo quieren presionar botones o promover su ideología sin un compromiso sincero, aléjate.

¿Cuáles son las ventajas de ser escéptico? ¿Crees que serlo es hoy más importante que nunca?

Lo contrario de ser escéptico es ser crédulo, y creo que la mayoría de la gente puede ver los riesgos de ser crédulo, especialmente en el mundo actual. Las empresas están tratando de venderte cosas, los políticos pueden causar un gran impacto en tu vida, e incluso hay tiburones en el agua que te venderían una estafa. También hay una gran cantidad de información errónea y teorías de conspiración que compiten por tu atención. Por tanto, ser escéptico es una herramienta básica que puedes utilizar para analizar todo esto. Es un componente clave de la protección del consumidor. También es vital para cualquier democracia.

Has publicado artículos sobre la ineficacia de la homeopatía y sobre lo absurdo de negar el SIDA o rechazar las vacunas… ¿Qué opinas de que cada día haya más teorías de la conspiración, ahora relacionadas con la negación del coronavirus? 

Si bien está claro que la inteligencia humana puede ser muy poderosa, también tiene puntos débiles. Somos criaturas tanto emocionales como intelectuales, y podemos ser manipulados por esas emociones. El pensamiento conspirativo es una forma patológica de pensamiento que proporciona una falsa sensación de control, comprensión e incluso significado. Pero es un sistema de creencias autónomo que refuta internamente cualquier posibilidad de que se demuestre que está equivocado. Una vez que estás dentro de una gran conspiración, no hay salida, y se te puede hacer creer absurdos, sin límite aparente. La única solución real es comprender el pensamiento conspirativo y rechazarlo. Para asegurarte de estar siempre abierto a que te demuestren que tu creencia es incorrecta.

En las web de los medios, las noticias más populares también suelen ser las más sensacionales. ¿Existe algún peligro en esta atracción por las noticias sensacionalistas por encima de la verdad?

Ciertamente. Y ese tipo de noticias repercuten en nuestras creencias. Generalmente, la gente piensa que las cosas dramáticas pero improbables son más comunes que las menos dramáticas pero más probables. Eso distorsiona nuestra visión de la realidad. Por eso es útil buscar información objetiva y no aceptar las exageraciones o el sensacionalismo.

He leído que tu padre era una persona muy especial en la forma en que te crió. ¿Cuáles fueron los mayores regalos, en términos de educación, que te dio?

Mi padre siempre estuvo muy interesado en la ciencia y tenía una curiosidad infinita, y vertió ambas en mí y en mis hermanos. Yo también he tratado de seguir ese tipo de educación con mis propias hijas. Pero, además, les enseñé que no aceptaran una respuesta basada solo en la autoridad, sino que preguntaran el por qué y cómo lo sabemos, y también que se sintieran cómodos con la noción de que no sabemos todo.

¿Y cómo se puede educar a los niños para que aprendan a pensar por sí mismos?

Creo que una herramienta muy útil para criar buenos niños escépticos / científicos es animarlos a hacer preguntas. Una vez cuando una de mis hijas me preguntó de qué color eran los dinosaurios, le devolví la pregunta: ¿cómo podríamos saber de qué color eran? Vivieron hace mucho tiempo, antes de que cualquier humano estuviera vivo. Por tanto, ¿cómo podemos saberlo? Eso nos condujo a una discusión sobre lo que podemos aprender de los fósiles, o de la observación de animales vivos, y a principios como el camuflaje. Si no les das a tus hijos una respuesta sencilla cuando hacen una pregunta interesante, transformas esa pregunta en una oportunidad para explorar juntos.

A lo largo de tu libro usas muchos símiles y analogías de diversas obras de fantasía y ciencia ficción. ¿Con cuál compararía nuestro mundo actual y por qué?

Hay muchas analogías que podemos hacer con los mundos de ficción distópicos, y cada una tiene un elemento de verdad. ‘1984’ es sin duda un clásico, y podemos ver los intentos de controlar, tanto los hechos como la verdad, de reescribir la historia en consonancia con el Gran Hermano. Y ‘El cuento de la criada’ parece ahora más convincente que nunca en términos de lo que sucede cuando las democracias fallan y los populistas fanáticos toman el control. Pero preferiría que fuera como ‘Star Trek’, que pinta una visión optimista del futuro: lo que la humanidad puede lograr si seguimos a lo mejor de nosotros mismos, en lugar de a lo peor.