María Oruña publica "Lo que la marea esconde". | Ricardo Pérez

María Oruña: "Me gusta ofrecer en mis trabajos datos históricos y forenses reales"

Tras el éxito de su novela 'El bosque de los cuatro vientos', María Oruña regresa a la saga 'Puerto Escondido' y a su carismática teniente Valentina Redondo, todo un fenómeno de ventas. 'Lo que la marea esconde' (Destino) rinde homenaje a Agatha Christie y a las míticas novelas de misterio “de habitación cerrada”. Una pista: no podrás dejar de leerlo.

Isabel Loscertales

Judith Pombo, Presidenta del Real Club de Tenis de Santander, ha sido asesinada en el camarote de una goleta donde iba a celebrar una selecta cena. ¿Cómo pudo ejecutarse el crimen si la habitación estaba cerrada por dentro y no había nadie más en su interior? Es el misterioso punto de partida de “Lo que la marea esconde” (Destino), la nueva entrega de Valentina Redondo que tantos seguidores le ha dado a María Oruña. 300.000, para ser exactos.

La consagración de esta autora gallega llegó, sin embargo, con su anterior novela, independiente de dicha saga. “El bosque de los cuatro vientos” se inspiraba en el mito de unos anillos episcopales, supuestamente sanadores, que pertenecieron a unos obispos del monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil (Orense). La sorpresa, incluso para la propia María Oruña, llegó al poco de publicarse la novela: varios de esos anillos fueron descubiertos por la restauradora que inspiró al personaje principal de la novela. La realidad, una vez más, superando la ficción.

María Oruña, que abandonó su carrera de abogada para dedicarse plenamente a la escritura, aborda un gran tema en su nueva novela “Lo que la marea esconde”: la pérdida. La que sufre la teniente Valentina Redondo. Esa Valentina rota por el dolor es la que se vuelca en el extraño crimen de Judith Pombo. Todos los invitados de la goleta tienen motivos para haber asesinado a esa mujer poderosa y despiadada.

Entrevistamos a María Oruña en nuestro número de julio de Woman Madame Figaro, con motivo del artículo “Lecturas bajo el sol”, donde recomendamos las mejores novedades literarias para llevarte de vacaciones. Aquí reproducimos la entrevista completa.

Tras un parón con la exitosa novela “El bosque de los cuatro vientos”, vuelves a la saga de la teniente Valentina Redondo, ¿cómo te ha sentado este paréntesis, lo necesitabas? ¿has vuelto a ella con más ganas?

No, creo que no necesitaba alejarme del mundo de la saga, pues ya tenía más ideas y proyectos para la serie. Lo que sucedió fue, sencillamente, que le tocó el turno a otra historia que llevaba años en mi cabeza. Dejé a los personajes de la serie suavemente adormecidos, nada más.

Tus novelas de Valentina Redondo, “Los libros de Puerto Escondido”, cuentan con muchísimos fans. A quién todavía no la haya descubierto... ¿qué crees que tiene de especial Valentina que engancha tanto?

Supongo que la clave no está solo en Valentina, sino en el reparto coral de todas mis novelas y en la propia evolución de los personajes, que deben ser evolutivos, como la vida, y no estereotipos. Hay casos en los que Valentina tiene un peso indiscutible en su resolución, mientras que en otros solo colabora, comprobando cómo otras mentes pueden ser más astutas. Creo que tratar temas diferentes en cada novela, y que cada misterio sea independiente y autoconclusivo, también ayuda a que los lectores se sientan atraídos por mis historias.

Portada "Lo que la marea esconde", un nuevo caso de la teniente de la Guardia Civil, Valentina Redondo. | Destino

Sin embargo, en “Lo que la marea esconde” conoceremos a una nueva Valentina, rota por una terrible pérdida y por la culpa. ¿Cómo es esa nueva Valentina?

Su esencia es la misma, pero llega un momento en su vida en que ha de ser coherente y justa, en que para mostrar su amor hacia los demás debe alejarse. Está acostumbrada al dolor y a la tristeza, a convivir con la melancolía que solo era un recuerdo de su infancia, pero no al desconsuelo absoluto, a enfrentarse a lo irrevocable. Retornará su TOC más fuerte que nunca, así como un afán por el ejercicio y por agotar su cuerpo para no permitir que su mente la traicione.

¿Querías mostrar cómo nos cambia sufrir un trauma?

No exactamente. A veces nos enfrentamos a un dolor muy profundo sin necesidad de que haya sucedido nada tremendo o inesperado y traumático. Supongo que es algo irremediable a lo largo de cualquier vida: perder a alguien muy querido, sentir culpa por algo grave… No solemos hablar del dolor, acostumbramos a decir que el tiempo lo sana todo, pero a veces a esa tristeza no queda más remedio que abrazarla, sabiendo que ya forma parte de ti y que, si tienes suerte, serás capaz de seguir caminando. En la novela no se ofrecen respuestas, pero sí preguntas y reflexiones acerca de este tema.

“Lo que la marea esconde” es, además, un homenaje a Agatha Christie y a las clásicas novelas de misterio de “habitación cerrada”, ¿por qué este tributo?

A mí me interesa mucho la novela de intriga, de misterio, y no tanto el espectro general de la llamada «novela negra», que parece abarcarlo todo. Me gusta la idea de plantear un juego al lector, un viaje literario, y practicar distintos registros y estilos narrativos. En el tercer libro de la saga, “Donde fuimos invencibles”, hice un claro homenaje a la novela gótica. Mi último libro, “El bosque de los cuatro vientos”, es una novela histórica… ¿Cómo obviar el reto de ingenio que supondría para mí y para los lectores plantear un misterio de habitación cerrada? Era una temática que, sencillamente, debía abordar.

Sin embargo, tu novela favorita de este estilo no es una de Agatha Christie. ¿Por qué “El misterio del cuarto amarillo”, de Gastón Leorux, es tu predilecta?

Creo que Agatha Christie tiene misterios de «habitación cerrada» bastante buenos, aunque su resolución a veces me resulte algo improbable ya no por el método, sino por su causa y finalidad. Sin embargo, en “Diez negritos”, aunque ampliamos el escenario de la habitación a una isla, creo que ejecutó una obra perfecta, propia de una artesana literaria inigualable. Pero si nos vamos a los misterios de habitación cerrada propiamente dichos, de todos los que he leído mi favorito es el de Leroux, porque es el que da en su cuarto amarillo con la resolución que a mí me ha parecido más coherente y plausible. Hasta la propia Agatha -así lo dice en su autobiografía- se quedó fascinada con su historia, preguntándose si algún día sería capaz de escribir algo así. De hecho, su personaje de Poirot tuvo también cierta inspiración en el protagonista de Leroux para esa novela.

En “Lo que la marea esconde” te adentras en el mundo del tenis, ¿lo conocías o has tenido que investigar sobre el mundillo? ¿Qué es lo que más te ha sorprendido de él?

Bueno, juego al tenis una vez a la semana con un profesor y un pequeño equipo, desde hace unos tres o cuatro años. Tengo algunos conocimientos, pero tuve que investigar muchos aspectos de las Federaciones y competiciones oficiales. En la magnífica autobiografía de Agassi, “Open”, descubrí la dureza de este deporte y me sorprendió la relevancia del control mental para avanzar en el tenis, mucho más importante en ocasiones que las condiciones físicas o técnicas del jugador.

La asesinada es la Presidenta del Real Club de Tenis de Santander, Judith Pombo, una mujer despiadada con todo el mundo que abusa de la autoridad. “Estoy acostumbrada a ser una apisonadora, todo el mundo espera eso de mí”, dice de ella misma. ¿Por qué ese perfil de mujer?

Necesitaba un personaje que todos odiasen, que el lector no lamentase ver muerto desde la primera página; sin embargo, según se avanzase en la novela, todo debía desdibujarse: ¿la odiaban porque era realmente odiosa o porque la envidiaban? La irreverencia de Judith, su sexualidad, su determinación y actitud implacable en los negocios… ¿la calificarían también de mujer insensible y déspota si fuese un hombre? En tal caso, ¿no sería calificado de atractivo y masculino tiburón de los negocios? A lo largo de la trama, se verá qué dicen de Judith los personajes y qué piensan realmente, y será cada lector, de forma individual, el que decida qué clase de mujer era.

Retrato de María Oruña. | Daniel Diceta

A ver cómo podemos hablar del tema sin hacer spoilers... El asesinato de Judith Pombo podría parecer inverosímil de no haber sucedido de verdad con un personaje histórico... ¿cómo llegas a él y decides usarlo en tu novela?

Lo que sucedió con ese personaje histórico lo descubrí de casualidad, paseando por el lugar exacto donde murió, hace ahora diecisiete años. La idea fue creciendo dentro de mí todo este tiempo, y por eso dar solución al caso imposible de “Lo que la marea esconde” me resultó fácil, pues ya tenía la respuesta desde el principio. Me gusta ofrecer en mis trabajos datos históricos y forenses reales, pues creo que tanto a los lectores como a mí nos interesan. A veces se trata solo de mostrar la Historia con el envoltorio adecuado.  

Cantabria sigue siendo el evocador marco de la saga... ¿Cuáles son tus rincones favoritos de la región?

Normalmente me atraen los sitios pequeños, no las ciudades. Parece que nunca pasa nada en los pueblos, cuando en realidad sucede absolutamente todo y todo el tiempo. Suances, Comillas, Santillana del Mar… Me gusta también pasear por la bahía de Santander, una ciudad que besa al mar.

Ahora que tus libros son tan leídos, ¿afrontas de manera diferente la publicación de una nueva novela? ¿cómo te sientes?

Escribo siempre pensando en un lector invisible e imaginario, y analizo qué sentirá y pensará ante cada giro y avance que propongo; por eso me resulta indiferente dirigirme a cien personas que a cien mil, el trabajo es el mismo, pues la rigurosidad y el respeto hacia el lector no varía. Curiosamente, no me siento presionada por esa cifra creciente de lectores, al contrario: me hace ilusión la idea de poder acompañar, inspirar, emocionar o sencillamente entretener a más personas. Es bonito y me considero muy, muy afortunada por poder hacer este trabajo. 

¿Qué tienes entre manos? ¿Estas con una nueva entrega de la serie de “Puerto Escondido” o harás otro nuevo paréntesis?

Tengo tantas ideas en mente que no sé si me dará la vida para escribirlas todas. Sí puedo decir que estoy con otra entrega de la saga y con otros asuntos, ¡aunque con una escritora de misterio nunca se sabe!