Jodi Ellen Malpas, autora de la trilogía literaria 'Mi hombre' y la trilogía en ciernes 'La princesa rebelde'. | Megan Laurie / LSLPHOTOGRAPHYLTD

La autora erótica Jodie Ellen Malpas: "He escrito tantas escenas de sexo que me da miedo repetirme"

La célebre autora británica de novela erótica nos destapa los detalles de su nueva obra, 'La princesa rebelde', mientras nos habla de las contrapartidas de su profesión (y, también, de sus satisfacciones).

Clara Hernández | Woman.es

En 2012 y en plena catarsis literaria de '50 sombras de Grey', la británica Jodi Ellen Malpas, madre de dos niños, publicaba su primera novela, 'Mi hombre', una obra de corte erótico que luego generaría una trilogía y que se colocó en el número 1 de la lista de libros más vendidos que difunde 'The New York Times'.  Desde entonces, cada una de sus novelas ha constituido un fenómeno en el mundo anglosajón.

Ahora, su novela 'La princesa rebelde. Mi amor prohibido' (Planeta), el primer volumen de una trilogía, llega este martes, 2 de abril, a las librerías españolas. La obra narra las vivencias de una princesa en pleno siglo XXI que se niega a someterse a las obligaciones de su título. Sin embargo, alguien será capaz de doblegarla, al menos en el dormitorio  (y con algún que otro azote por medio). Entrevistamos a la autora.

La escritora de novela erótica Jodi Ellen Malpas. | Meghan Laurie / LSLPHOTOGRAPHYLTD

Se dice que las mujeres leen las novelas eróticas enteras porque piensan que al final habrá boda. ¿Un mal chiste o la verdad?

Me gusta pensar que las mujeres leen mi novela entera porque las atrapa y no pueden parar de leerla. Pero, sí, a las lectoras les gusta que las novelas románticas y eróticas tengan un final feliz, aunque eso no implique necesariamente una boda o una pedida de mano.

Por tanto, ¿amor y sexo deben de ir de la mano para interesar al público femenino?

Amor y sexo deben ir de la mano si quieres que tu lector se sienta identificado con los personajes. Un macho alfa en un libro puede ser más querido si no es únicamente un dios del sexo, sino que además está loco por su pareja. Me encanta crear personajes masculinos a quienes una mujer especial ha puesto su mundo del revés. Muchos de mis protagonistas hombres no han tenido una relación verdadera hasta conocer a la protagonista, así que su amor es una curva intensa de aprendizaje y les empuja a un viaje junto al lector.

En 'La princesa rebelde' mezclas monarquía y dominación sexual. ¿Un tándem explosivo?

Sé que hay gente a la que esto no le ha agradado. La belleza de la ficción es que puedes hacer lo que te plazca. Creo que el hecho de que esta historia esté centrada en ‘royals’ es lo que hace que sea algo más escandalosa y trascienda tabúes, lo que la hace, también, más emocionante.

La portada del primer volumen de la trilogía 'La princesa rebelde', 'Mi amor prohibido', de Jodie Ellen Malpas. | Planeta

Además, tus miembros de la familia real se pegan la gran vida mientras su equipo de asistentes se ocupa de limpiar sus huellas.

Siempre me ha fascinado la familia real británica. No la parte política, sino su vida privada. Me pregunto si lo que nos dicen de ellos los medios de comunicación coincide con la verdad o todo está manipulado para esconder sus secretos. Se les supone que deben ser perfectos, pero en realidad no son más que seres humanos, como nosotros. Escribiendo ‘La princesa rebelde’ podía dar rienda suelta a la imaginación e recrear conflictos y cómo afrontaban su día a día en un mundo donde se espera que sean ejemplarizantes. Sí me aseguré de que me ceñía a la verdad en lo que respecta a al protocolo.

La protagonista, una princesa, parece hacer lo que le da la gana sin miedo al qué dirán pero cae rendida a los pies de un hombre. ¿Machismo o ese tipo de conceptos no existen en cuestiones sexuales?

No es machismo. Una mujer puede ser fuerte, independiente y feroz, pero eso no significa que no le guste ser deseada por un hombre. Ser el centro del amor de un hombre, ser adorada y tener la habilidad de que un hombre se arrodille de deseo es muy empoderador. ¿A qué mujer no le gustaría ser deseada con tanta fuerza? Algunas veces está bien dejarte llevar, desconectar, relajarte y dejar que un hombre tome las riendas en el dormitorio.

Al final, ¿una novela como ‘La princesa rebelde’ refleja los deseos internos de las mujeres?

En el sentido de que un hombre te adore, sí. Tener un hombre que sería capaz de andar sobre fuego por ti, que te proteja y te apoye, por supuesto que sí.

¿Por qué nos excitamos con escenas de dominación en una novela pese a no tener esos impulsos sexuales en la realidad?

Todo el mundo tiene fantasías. Yo creo realmente que cuando una mujer lee novelas románticas y eróticas, se pone en los pies de la heroína. Imagina que todo lo que está ocurriendo le ocurre a ella. Me pasa también a mí cuando lo escribo, soy la heroína. Me imagino en su lugar. No significa que quiero que me ocurra todo lo que cuento pero me gusta experimentar mis mundos de ficción en la imaginación. Para los lectores, debería estimular su curiosidad para darles fuerzas para probar cosas nuevas.

¿Y la autora tiene que haber vivido de alguna manera esas experiencias sexuales para poder contarlas?

Me encantaría decirte que he tenido experiencias con hombres como los de mis novelas, pero no. Muchas cosas que ocurren en mis libros están inspiradas por experiencias de la vida real, las pequeñas cosas pueden inspirar grandes ideas, pero no es necesario para el escritor experimentar cada cosa sobre la que escribe. Solo se necesita tener una imaginación salvaje y estar en contacto con sus emociones para capturar las fantasías de sus lectores.

¿Cómo te documentas para que las escenas de sexo suenen creíbles?

Siempre entro en pánico cuando comienzo a escribir un libro nuevo porque he escrito tantas escenas sexuales en el pasado que tengo miedo de repetirme. Muchas veces, mis personajes me guían. Su historia, su personalidad, hacen que todo surja de forma natural.

¿Cómo te iniciaste en el mundo de la novela erótica?

Mi viaje comenzó en el verano de 2011, cuando comencé a anotar pensamientos un poco locos sobre un hombre llamado Jesse Ward. Su historia fue creciendo en mi mente hasta que sentí que debía escribir esa historia. Entonces, no tenía ningún propósito de compartirlo con el mundo, simplemente quería volcar mis invenciones en un papel. Mi imaginación volaba y me encontré consumida por el mundo ficticio que había inventado. Una noche bebí más de la cuenta con una amiga y le confesé que había estado escribiendo. Ella me pidió leerlo, lo que me puso realmente nerviosa, pero entonces ella comenzó a estar tan obsesionada con la novela como yo lo estaba. Incluso me animó a seguir adelante. El resto, es historia.

¿Una tiene que superar miedos y prejuicios para dedicarse a una profesión como esta?

Totalmente, hay que superar muchos miedos. Cuando escribí ‘Mi hombre’ en secreto, hace y algunos años, estaba aterrorizada por lo que la gente pudiera pensar. Solo mi imaginación me asustaba. Pero mi mejor amiga me animó. Al principio, tenía muchas inseguridades. No sabía realmente quién era o qué quería ser. Pero éxito de mis historias es una de las mejores cosas que me han pasado en la vida, me di cuenta de que había mujeres ahí  fuera que fantaseaban como lo hacía yo, y que no había nada malo en ello. Fue un proceso de aceptación. Ahora creo más en mí misma y  tengo más seguridad. Solía vivir mi vida contentando a todos, incluso por encima de mi felicidad. Ahora me dedico a algo que me encanta y he descubierto finalmente a la mujer que siempre había intentado ser.

¿Has sufrido malentendidos o situaciones delicadas a causa de tu profesión?

Desgraciadamente, mi matrimonio terminó a raíz de todo esto. Hubo noticias muy desagradables en los medios británicos sobre ello, dijeron que había dejado a mi marido por un hombre inventado, que es absurdo. Mi marido y yo nos divorciamos porque yo cambié como mujer y a él le costó aceptar que yo me estaba haciendo más fuerte, más segura y que ya no era solo una madre y una esposa. De repente tuve un propósito más allá de eso y quería agarrarlo con las dos manos y poner toda la carne en el asador para hacerlo lo mejor posible, no quedarme retenida.

¿No pudiste ser madre, esposa y escritora a la vez?

No pude seguir viviendo mi vida más tiempo manteniendo a todo el mundo feliz, tenía que ver dónde me llevaban mis obras. Ningún hombre debería hacer que sacrificaras tus sueños y oportunidades. Deberían darte apoyo de corazón y animarte.

Mencionas a la revista 'Woman' en las primeras páginas del libro, donde los personajes la leen. ¿Eres lectora?

Dios mío, sí, soy lectora, sobre todo cuando tengo tiempo libre. No hay nada mejor que pasar unas horas de relax con una copa de vino y una revista, poniéndote al día de lo que ocurre en el mundo de las celebrities y las tendencias de moda.

¿Eres fan de la moda? En tu libro mencionas firmas como Victoria Beckham o Hervé Legér.

Después de escribir, la moda es lo que más me gusta. Podría perderme durante días en Selfridges o Harrods. Me gustan tanto las grandes firmas como las marcas low cost como Topshop y Zara. Mi armario es una gran mezcla de unas y otras. Me gusta más ir de compras que a un tonto.

Relacionados

-->