Leticia Dolera, en la premiere de la serie 'Vida perfecta' en Madrid.  | Inés Molina | Movistar+

Leticia Dolera, sobre 'Vida perfecta': "Claro que hay sexo; a las mujeres el placer también nos atraviesa"

La actriz y cineasta estrena esta serie que  promete convertirse en la obsesión del público femenino, y que el masculino debería ver.

Clara Hernández | Woman.es

Ya casi solo en los primeros 10 minutos de 'Vida perfecta', la serie creada y dirigida por Leticia Dolera que llega este viernes a Movistar+, el guion nos sorprende dando voz a cuestiones y dudas femeninas tan cotidianas como poco tratadas en las ficciones e, incluso, en círculos íntimos. 

Por ejemplo, se habla de embarazadas a las que el deseo sexual no les disminuye, discapacidad intelectual, madres multitareas agotadas que rechazan reducciones de jornada y buscan en el sexo fuera de la pareja una terapia, copas menstruales, esclavitud de ‘likes’, romances, lesbianismo, amistad (radiante), masturbación femenina, cunnilingus (la ficción arranca con uno), aborto, tareas del hogar no compartida al 50%, episiotomías... En resumen, una especia ‘Sexo en Nueva York’ adictivo y limpio de ñonería que se comunica con lenguaje millennial (se oye algún “sois lo puto peor”) y que ha recibido no uno, sino dos premios en Cannes (y, en nuestra opinión, merecidos). Y que, te advertimos, tiene todas las papeletas para convertirse en el próximo tema de conversación de tus quedadas con amigas. 

Las tres protagonistas de la serie 'Vida perfecta': Celia Freijeiro, Leticia Dolera y Aixa Villagrán (de izda. a dcha.). | Inés Molina | Movistar+

Hablamos con Leticia Dolera, que además de directora de la ficción, la coprotagoniza junto a Celia Freijeiro y Aixa Villagrán, todas ellas galardonadas con el premio a mejor reparto en el último Canneseries por este proyecto.

Lo primero que me preguntó una amiga al saber que había visto tu serie es si era un alegato feminista. ¿Qué habría que contestar? 

Cuando yo quise exponer y compartir todo lo que había aprendido sobre la teoría feminista de otras autoras y filósofas feministas, escribí un libro que se llama 'Morder la manzana', donde había mucha parte de teoría y otra parte de ficción pensada para entender mejor la teoría. Con la serie lo que he querido hacer es reflexionar sobre lo humano, sobre cómo nos relacionamos. Lo que pasa es que las tres protagonistas son mujeres, y la serie tiene mi punto de vista, y mi punto de vista pasa por mis experiencias como mujer en la sociedad, como mujer que, además, tiene conciencia feminista, pero en la serie no intento explicar nada, no digo "esto es machismo, esto es feminismo... ". No van por ahí los tiros. 

¿Y por dónde van?

Lo que he intentado es hacer una serie honesta sobre cómo nos enfrentamos a las expectativas con las que crecemos: lo que entendemos que debe ser la familia, la pareja, el éxito, el papel de las redes sociales… y qué ocurre cuando esas ideas bajan a tierra y se convierten en real.  De eso va la serie. Y de explorar preguntas que yo misma me hago en la intimidad, o con amigos y amigas. O que a veces da miedo plantearse por nuestras propias contradicciones.

Por ejemplo, la discapacidad. Javier Fesser hizo humor, no de ella, sino con ella. Tú, aquí...

Trato de naturalizarla y contar que las personas con discapacidad también merecen su puesto en el relato cultural, que les pasan cosas y tienen anhelos. Y que trabajan, que a veces comparten piso y, a veces, viven solos; que tienen deseo sexual y que  muchos de ellos son padres y madres, algo que nos cuesta entender porque son cosas que no nos las cuentan y forman parte de los márgenes. Pero si las contamos, más nos entenderemos todos y más puentes de empatía tenderemos con las personas que son distintas o que no forman parte de nuestra realidad.

¿Conoces bien esa realidad?

Sí, he convivido desde pequeña con la discapacidad a través de familiares y amigos, por eso hablo de ello. También me sale de manera natural y por la necesidad de compartirlo. Creo que si la cultura es una herramienta de transformación social, también sirve para dar visibilidad a lo que a veces no queremos ver o no prestamos atención.

El elenco completo de 'Vida perfecta'. | Inés Molina | Movistar +

Ver a mujeres activas sexualmente como las de ‘Vida perfecta’,  ¿debería no sorprendernos?

Claro. Todavía nos sorprende porque el sexo a nivel social y cultural sigue siendo tabú. Haría falta una buena educación sexual en los colegios.

Tampoco es habitual que las escenas de sexo se rueden desde un punto de vista femenino.

Estamos acostumbradas a que, históricamente, nos cuenten todos los relatos, o casi todos, desde una perspectiva masculina, que no es ni mejor ni peor que la femenina, sino distinta. Pero, entonces, cuando las mujeres nos ponemos a contar historias, contamos muchas cosas y algunas de ellas tienen que ver con la sexualidad. Claro que hay sexo en la serie, porque a las mujeres también nos atraviesa el deseo y el placer, y también nos hacemos preguntas. Y a veces, tomamos la iniciativa y a veces, no.  Está bien que lo naturalicemos y en la serie puedes ver a mujeres que se masturban, mujeres embarazadas que tienen relaciones sexuales y mujeres que tienen relaciones fuera de la pareja.  Está bien que hablemos de todo esto porque también nos pasa, y que nos hagamos preguntas.

¿Y a qué respuestas has llegado?

La serie no da respuestas porque no las tengo, pero hago el ejercicio de bucear en esas preguntas que a veces nos da miedo plantear por nuestras propias contradicciones, y de compartirlas con el espectador. Es como tenderle la mano y decirle: "Mira, a mí me pasa esto, ¿te pasa algo parecido? ¿Qué hacemos?”.

Leticia Dolera presenta la serie 'Vida perfecta' | Daniel Gonzalez / GTRES

Pregunta obligada: ¿Te dolieron el revuelo y las críticas que recibiste por el caso de Aina Clotet, actriz que te acusó de apartarla de la serie porque estaba embarazada? 

Creo que la serie habla por sí misma: cuando la ves, te das cuenta de que una actriz embarazada de 6 meses no podía encarnar a un personaje que reconecta con su sexualidad y se toma la píldora porque no quiere tener hijos. En la serie había cinco embarazadas contratadas. Creo que al final el tiempo pone las cosas en su lugar y quien lo quiera entender, bien, y quien no, pues no puedo hacer nada. 

¿Habrá segunda temporada de 'Vida perfecta'?

No sabemos, habrá que esperar a ver qué pasa, pero sí es verdad que por ahora están pasando cosas buenas a su alrededor. 

 

Relacionados

-->