Cinco de las seis hermanas Mitford, fotografiadas en la campiña inglesa.  | Wikipedia

Hace más de un siglo ya había unas hermanas Kardashian, palabra de Jessica Fellowes

La autora de ‘El mundo de Downton Abbey’ publica ‘Los crímenes de Mitford’. Y nos revela, en una entrevista, cómo era la vida a principios del siglo XX y cómo sus personajes no difieren tanto de nosotros mismos ni de nuestros iconos. 

Clara Hernández | Woman.es

‘Downton Abbey’ la puso en el mapa. Desde que esa serie histórica ideada por su tío, Julian Fellowes, saliera a la luz, Jessica Fellowes ha escrito cinco libros en torno al universo de esa ficción ganadora de tres Globos de Oro y se ha convertido en una experta del pasado. Ahora se estrena como novelista de thriller y novela policíaca de época con ‘Los crímenes de Mitford’, una obra que comienza con un asesinato real sin resolver que ocurrió en 1919, el de  Florence Nightingale Shore. Además de presentarnos a esa enfermera de guerra entregada y a las hermanas Mitford en su niñez (personajes que sí existieron y centraron la atención mediática del momento por su belleza, su carisma y sus ideas políticas), nos traslada a una sociedad con la que, tal vez, tenemos más en común de lo que pensamos.

Jessica Fellowes, autora de 'Los crímenes de Mitford' y 'El mundo de Downton Abbey'. | Roca Editorial

Hablamos de todo esto con su autora.  

Woman: ¿Qué tiene el principio del siglo XX que no tenga el XXI para inspirarte a la hora de escribir?

Jessica Fellowes: Después de la Primera Guerra Mundial, entramos en la nueva era desde el punto de vista británico y, con ella, en una locura de avances tecnológicos que hicieron que la gente se comportara y viera la vida de forma distinta. Más que ver qué no tiene el siglo XXI, veo las similitudes que hay entre un periodo y otro.

W: ¿Cuáles son las conexiones?

J. F: Una revolución tecnológica que entonces estuvo protagonizada por la radio, el cine, los automóviles…  Ahora son Internet, los móviles…  Para aquella gente todo aquello era una realidad muy emocionante y abrumadora, igual que ahora para nosotros, que queremos meternos de lleno en el mundo de la tecnología pero también sentimos cierto rechazo y vamos con pies de plomo. Esos sentimientos también se dieron entonces.

Diana Mitford era una de las bellas hermanas Mitford. La prensa se refería a ella como "impertinente y siempre encantadora".  | Edmund Harrington / GETTY

W: Las mujeres protagonizan el libro. ¿Cómo eran y cómo vivían?

J. F: En la Primera Guerra Mundial, los hombres acudían por miles al frente. Esto dejó un superávit 2 millones de mujeres más que de hombres en la sociedad británica que supuso una ruptura muy importante: la mujer había sido educada para casarse, sobre todo en las clases altas, y de repente no podía hacerlo y algunas comenzaron a trabajar. Por una parte, esto fue liberador pero por otra era difícil porque no había infraestructura ni apoyo  para su incorporación al mundo laboral. Hoy la mujer ya está integrada en el mundo laboral, pero  hay que preguntarse si nos vemos como mujeres o como personas que aportan algo a la sociedad.  

W: Entre sus personajes, hay algunas mujeres que existieron en la realidad: Florence fue asesinada y su crimen nunca fue resuelto (en el libro, sí lo es). También las niñas Mitford vivieron a principios del siglo pasado.

J. F: Me gusta utilizar personas reales, es un atajo de autenticidad. En realidad es una trampa, me valgo e de esas historias reales para transmitir veracidad pero en el fondo mi objetivo es que los lectores entiendan cómo se vivía en aquella época. El peligro es actuar de forma condescendiente con gente del pasado por no entender que ellos vivían lo mismo que nosotros. Con otra ropa, otra tecnología, pero tenían los mismos sentimientos. Y  la historia de estos dos grupos, por un lado Florence y hermanas Mitford por otro, es muy interesante. 

Unity y Jessica Mitford, durante su niñez.  | Evening Standard / GETTY

W: De hecho, las hermanas Mitford han sido descritas como "las primeras Kardashian".

J. F: Igual que las hermanas Kardashian, las hermanas Mitford estaban muy expuestas a la prensa y salían con frecuencia en los periódicos, cosa que a sus padres no les gustaba en absoluto. Sus progenitores estaban un poco chapados a la antigua y pensaban que una mujer solo podía aparecer en la prensa en tres momentos de la vida: cuando nacía, cuando se casaba y cuando se moría. Pero ellas se manejaban  bien en ese mundo, de hecho Nancy supo valerse del poder que le daba estar en la prensa para luego desarrollar su profesión. Seguro que si hoy existiera,  estaría bombardeándonos con sus fotos de Instagram.

W: ¿Y cómo ves personalmente toda esa exposición? 

J. F: Doy gracias a que cuando era joven las redes sociales no existieran porque no sé cómo me las habría apañado. Ahora tengo un niño de 8 años y espero que pueda ayudarle para que aprenda a manejar tanta tecnología. Es verdad que hemos desarrollado algunas directrices para regular ese mundo pero tanta exposición en redes sociales no es buena. Hay una edad en la que a todos nos preocupa nuestra imagen en el espejo, ¡imagínate esto con el feed back de millones de personas!

W: En un mundo en el que nos movemos con no mucho más de 50 caracteres de Twitter, ¿quién cree que leerá esta novela?

J. F: Creo que tengo suerte porque he logrado escribir un libro que no puedes soltar una vez que has empezado. Normalmente los libros atraen a los lectores por el argumento o por los personajes y yo creo que he creado una mezcla curiosa en la que las dos cosas están presentes. Además de la resolución del crimen,  voy a poder desarrollar estos personajes a lo largo de varios libros (en cada uno destacará una de las hermanas Mitford). También ha habido en esta época tan tecnológica un crecimiento de los audiolibros. Da igual cómo se acerquen al libro: por el móvil, por el ejemplar escrito…

W: Vender un millón de libros es algo fuera de lo común. ¿Qué dicen de usted los que la envidian?

J. F: Por muchas pestes que eche de las redes, en realidad he recibido mucho apoyo y cariño, cariño sincero. No he sentido un feed-back negativo, mis amigos saben que me he trabajado mucho, que ha sido duro, que he pasado años difíciles, y se alegran.

W: La historia presenta una asesinato, hay algún romance, nombres reales, referencias históricas... Hay muchos ingredientes tentadores para el lector actual. 

J. F: Ojalá. Pero no existe la fórmula del éxito ni yo trato de ceñirme a una. El lector sabe discernir muy bien dónde hay autenticidad y dónde no, que es lo más importante. 

Cuéntanos algo que no sepamos sobre Downton Abbey…  

La novedad es que la película está en marcha. El equipo empezó hace un par de semanas a elegir exteriores, ir al estudio… Aún no hay fecha de estreno.

El libro 'Los crímenes de Mitford' de Jessica Fellowes ha sido editado por Roca Editorial. 

Te gustará si te gustan las novelas de... Agatha Christie, Daisy Goodwin, Jessie Burton.

// Outbrain