Anitta, musa del funk brasileño, megaestrella de YouTube y chica Ipanema.  | Ipanema

Anitta: "Muestro mi cuerpo porque me encanta hacerlo y me da igual que tenga celulitis"

La megaestrella brasileña y reina de YouTube se baja de los tacones para convertirse en 'chica Ipanema' y presentar su nuevo álbum, 'Kisses'. Hablamos con ella. 

Clara Hernández | Woman.es

"Cuando era niña no sabía ni cómo llegar a Ipanema. Yo nací en una zona pooooobre", subraya Anitta con voz poderosa y consonantes vibrantes, refiriéndose a la playa más chic de Río de Janeiro, su ciudad. Hoy, convertida en cantante superventas, pareja de hecho musical con J Balvin, diosa de Youtube de ritmos desarmantes (y 'twerking' mareante), así como una de las 15 artistas más influyentes del mundo en las redes (lo dijo Billboard), presta su imagen en España a la nueva colección de chanclas y sandalias de la marca que se llama como aquella playa prohibitiva de su niñez (a la que "ahora ya sí" va, aclara) y con la que ese calzado comparte glamour, pero de una forma más democrática: "La marca Ipanema es la vida de los brasileños, da igual que sean pobres o ricos", afirma. 

Ver 8 fotos

Su visita a España también tiene como fin promocionar su nuevo álbum, 'Kisses', una explosión de reggaeton, funk brasileño (una especie de 'rap de favela'), sonidos tradicionales, tropicalismo, ritmos internacionales y colaboraciones de lujo (Caetano Veloso, Snoop Dogg, Becky G, Prince Royce..) que ahora reclama un sitio en las listas a este lado del océano. Y que llega apoyado por una decena de videoclips sugerentes (la parte de su trabajo que más gusta a sus fans brasileños, aclara Anitta). Estos ofrecen looks fantasiosos, sensuales posados playeros, virtuosas nalgas femeninas capaces de emprender giros sobrenaturales (y hombres que no pueden apartar la vista de esos desplazamientos), vida de barrio, boxeo y paisajes de casas humildes apiñadas en colinas, a imagen de los barrios más deprimidos de Brasil.

Hablamos con la cantante sobre su vida, su música y sus chanclas. Y, también, para constatar que es una de las personas más simpáticas del 'star-system', que responde a todo sin trabas y que tiene las ideas muy claras. ¡Arriba Anitta!

Anitta posa en la presentación de su disco 'Kisses', en colaboración con la marca Ipanema.  | Ipanema

Habitualmente te vemos con taconazos. ¿Cómo se ve la vida desde unas chanclas (de Ipanema, claro)?

En realidad, la mayor parte del tiempo no utilizo tacones. Me los pongo para trabajar porque necesito ir más arreglada pero en mi día a día lo que me gusta es estar cómoda y llevar chanclas y sandalias y ropa que me haga sentir libre. Últimamente he hecho conciertos con zapatillas de deporte porque mi espalda no aguanta ya tantos trotes.

Pero eres muy joven…

Tengo 27 años pero en el escenario bailo y bailo y bailo.

Y también en tus vídeos, que echan chispas. Son pura sensualidad. ¿Cómo se vive prendiendo fuego a las redes cada vez que lanzas nuevo trabajo?

A mí me gusta jugar con la sensualidad y no siempre de la misma manera. Por ejemplo, en el vídeo del tema ‘Juego’ aparezco masculina, con ropas 'oversize', con sandalias que no son tan femeninas como estas [señala sus Ipanema] y todavía me siento sexy. La actitud es lo que te hace sensual e interesante y depende de ti.

En tus canciones hablas de ‘Bananas’ y de ‘Bajar a downtown’ para referirte a órganos y prácticas sexuales. ¿Los juegos de palabras son para saltarse la censura?

Los utilizo porque es divertido y me encanta jugar, soy una persona de bromas y de juegos. Además creo que es bueno porque así la canción vale para todos los públicos. Tengo entre la audiencia a muchos niños que no entienden realmente de lo que hablan las canciones, solo se fijan en el ritmo y el baile.

"Lo que te molesta es que no eres como yo", dices en el vídeo de 'Atención', mientras te tocas los pechos. ¿Las envidias te han traído muchas críticas?

Síííí, muchas, y sobre todo por mujeres. Siento que hay mucha competitividad entre las mujeres y con esta canción trato de mandar un mensaje de unión.  En el vídeo aparecen muchos tipos de mujeres: de diferentes edades, diferentes cuerpos,  una transexual… Y en un momento se ve a unas mujeres realizándose un examen de detección de cáncer de mama, que también creo que es positivo. Lo que quiero decir es que esa rivalidad no debería existir, yo no tengo envidia, todas somos increíbles a nuestra manera y aunque una mujer decida no tener la misma actitud que yo ante la vida, no significa que no sea estupenda y que tenga que enjuiciarla.

¿Alguna vez han criticado tus vídeos por machismo?

Síííi, muchas. Y hay también quien entiende que las canciones tienen un mensaje de liberación femenina. Y me encanta que las canciones generen discusión y que la gente hable de ellas y discuta pero respetando las opiniones que son distintas a las suyas. Esto lo valoro mucho y lo que yo intento transmitir es que, sí, me toca empoderar a las mujeres pero también me toca mostrar mi cuerpo porque me encanta hacerlo. Y me da igual mostrarlo aunque tenga celulitis.

En los vídeos se te ve estupenda…

Tengo celulitis y sale en los vídeos y no me importa, me gusta mostrarla, me gusta mostrarme, me encanta mi celulitis. Y ya.

En España, también algunos sectores criticaron a Maluma por machista a raíz de vídeos y temas como ‘4 babys’.  ¿Tal vez somos demasiado recatados a este lado del charco en todo lo que se refiere a sexo?

No conozco tanto el asunto como para opinar pero lo que sé es que el artista canta lo que él cree que debe cantar, como yo hice, por ejemplo, en el vídeo ‘Sin miedo’ que está lleno de gente besándose, y me toca salir de loca y de disfrutar, y yo beso tanto a hombres y mujeres por igual, porque eso es parte de mí, y mi trabajo sale de mí...

¿Eres bisexual?

Soy bisexual, no me importa decirlo. Tampoco quiero hacer de esto una noticia pero creo que la gente tiene que empezar a mirarlo con normalidad, porque es normal. Aunque para algunos sea polémico que haya alguien que le gusten tanto los hombres como las mujeres. Hay que normalizarlo.

Siendo una mujer dura, como aseguras en el tema 'Atención’, ¿qué es lo que todavía no te resbala?

No me gusta que la gente hable de cosas que no sabe y que se me juzgue por cosas que no soy en mi corazón.  No me gusta porque me preocupo y esfuerzo mucho por ser una buena persona.

Entre discos, vídeos, promoción internacional, conciertos… ¿te da tiempo a vivir la fiesta que se ve en tus vídeos o tu vida es todo lo contrario?

No tengo mucho tiempo para la fiesta, paso mucho tiempo trabajando y trabajando. En cuanto a los vídeos, son distintos entre sí.  'Tú y yo' es más romántico, de playa, más relajado; 'Poquito' es como si fuera un amor de lejos, platónico, en el que nunca nos encontramos, que se parece bastante a lo que pasa en mi vida…

¿Tienes pareja?

No, estoy soltera.

Toca cirugía estética, sobre la que has hablado sin tapujos. ¿Hay mucha hipocresía sobre este tema, hay que estar estupenda pero encima esconder que no es natural?

Yo no tengo ningún problema con ello. Yo me he operado la nariz, el mentón, me reduje los pechos…  El problema es que la gente mira las portadas y piensa, qué triste que yo no soy así. Yo  quiero decir que tú puedes ser así y cambiar.

Entonces, ¿no hay mujer fea sino mujer sin dinero para operarse?

No, quiero decir que cuando no tenía dinero también me sentía bonita porque ponía mi actitud. Pero cuando tuve dinero y pude cambiarme lo que no me gustaba, lo hice. Y también quise cambiar mi celulitis pero se necesita hacer demasiados sacrificios, ejercicio, dieta… A mí me gustan las hamburguesas...

Los twerking y menos de trasero del vídeo 'Bola, rebola’ son increíbles. ¿Es así como se baila en las favelas brasileñas, como dice la canción?

¡Sí!

¿Significa que la cultura de las favelas está traspasando fronteras y clases sociales?

Sí. En Brasil, totalmente y ahora, desde hace poco, comienza fuera.

Relacionados