Duncan Laurence, en una imagen promocional para Eurovisión.  | Eurovisión

Duncan Laurence, el representante de Holanda en Eurovisión que arrasa en las quinielas (y es cero 'eurovisivo')

Su tema 'Arcade' podría convertirse en la ganadora de Eurovisión en Tel Aviv, si se cumplen los pronósticos. 

Natalia Morán | Clara Hernández | Woman

Un inicio cósmico, una voz (bonita) que podría recordar a la de Chris Martin en su versión más circunspecta (falsetes incluidos), un coro de tintes eclesiásticos y un estribillo que se inflama con nostalgia y desamor. Así es 'Arcade', la balada con la que Duncan Laurence, el representante holandés a Eurovisión, podría convertirse en ganador del certamen en Tel Aviv. Y que lo hará, según aseguran las principales apuestas de eurofans, que lo sitúan desde marzo en lo más alto de las quinielas tras rebasar al sueco John Lundvik, otro de los grandes rivales del español Miki en el concurso.

No importa que el tema de Duncan Laurence no sea especialmente 'eurovisivo' en el concepto más tradicional (es decir, que no suene buenhumorado, optimista y con un mensaje universal que invite a la fraternidad o se ocupe de temáticas sociales). Ni que constituya, más bien, todo lo contrario: en el videoclip, una lágrima rueda por el rostro del intérprete mientras entona frases como "Todo lo que queda es un corazón roto" o explica que se ha convertido en un adicto de los juegos perdidos. Ya en esta década, Salvador Sobral (en 2017) o Måns Zelmerlöw (2015) demostraron que no era imprescindible seguir las pautas estilísticas más tradicionales del certamen para ganarlo. 

Para su puesta en escena, el holandés tampoco parece decantarse por coreografías espectaculares, una tónica que se ha impuesto en los últimos años y que en este han llevado a lo más alto las representantes australianas, en volandas sobre una especie de zancos. En cambio, Duncan se sienta al piano para interpretar el tema con cuidado (y mucho sentimiento), según muestran sus ensayos en Tel Aviv. 

¿Su acierto? Según Raquel Magaz, una española residente en Holanda, la nueva estrategia holandesa de llevar a Eurovisión "gente con calidad".  "La gente está muy contenta con la canción, cree que va a ganar", asegura antes de confirmar que el tema suena muchísimo en las radio y es uno de los éxitos musicales del momento en el país.

Pero, ¿de dónde sale Duncan Laurence? 

Su pasión por la música, que ha sentido desde pequeño, viene de sus abuelos, ha explicado en alguna entrevista. Se graduó en la Academia de Rock de Tilburg pero se dio a conocer en su país en 2014 como concursante del programa 'La Voz', que no ganó pero en el que quedó finalista.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Second rehearsal... ✔️ #eurovision #esc19

Una publicación compartida de 𝕯𝖚𝖓𝖈𝖆𝖓 𝕷𝖆𝖚𝖗𝖊𝖓𝖈𝖊 (@itsduncanlaurence) el

En la 64 edición de Eurovisión con sede en Tel Aviv, rodeada de críticas y de la que se espera boicot por parte de ciertos países, el holandés se ha convertido en el favorito en las casas de apuestas mientras que en los foros del concurso no para de recibir halagos.

Duncan ha coescrito su canción y habla de una historia que se basa en la búsqueda del amor, en la esperanza por lo inalcanzable. Para ello se inspiró en la muerte de un ser querido y perfectamente podría compararse con el estilo de Adele o Sam Smith.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

First rehearsal... ✔️ #eurovision #esc19

Una publicación compartida de 𝕯𝖚𝖓𝖈𝖆𝖓 𝕷𝖆𝖚𝖗𝖊𝖓𝖈𝖊 (@itsduncanlaurence) el

 

La letra es en inglés y en su videoclip se luce como artista dejando atrás cualquier tipo de distracción para el público, por lo que esperamos una increíble puesta en escena que estamos deseando ver y que podría darle a Holanda su quinta victoria el próximo 18 de mayo.

'Dare to dream' (Atrévete a soñar) es el lema elegido por la organización de Eurovisión para este año en el que Israel se ha convertido en el centro de la polémica. A pesar de ello, el concurso invita a cada uno de los aspirantes a ganar, y aunque en el formato suele triunfar más bien el espectáculo que la calma, ya Salvador Sobral demostró hace dos años que todo es posible. 

Mientras, Miki sigue ofreciéndonos imágenes brillantes y coloridas de sus ensayos de 'La venda' en Tel Aviv. ¿Nos vamos con él?

 

Relacionados

-->