| Ilustración: Fátima García

8 de marzo de 2017: Así están las cosas

Un año más, las mujeres salen a reclamar igualdad. Hemos pedido a expertas de diversos sectores que nos hagan un balance de lo que hemos logrado y lo que queda. Esto es lo que nos han contado.

Paka Díaz | Woman.es

Hoy toca celebrar el Día Internacional de la Mujer. Y hoy, precisamente, leía en el muro de Facebook de una amiga argentina que hay poco que festejar y mucho que denunciar. Lo cierto es que en cuanto a la igualdad se dan pasos pero siempre demasiado pequeños. Por otra parte, se está viviendo un preocupante resurgimiento del machismo del que Donald Trump sería su versión más mediática y los 'trolls' de Internet la más de estar por casa.

Lo lamentable es que esos discursos van calando como manchas de humedad en la sociedad y vemos que en muchos casos se llega incluso a justificar la violencia machista hasta el punto de no hacer caso a víctimas que acaban asesinadas tras denunciar y buscar la protección del Estado y de la justicia. Lo ‘bueno’ es que precisamente esos discursos misóginos están despertando a las mujeres en todo el mundo. Este año las marchas del 8M prometen hacer historia.

Por ello, hemos preguntado a mujeres activistas, empresarias, cineastas, deportistas y miembros de diversas organizaciones para que nos hagan un balance de lo que ha sido este año, de lo que se ha conseguido y de lo que queda por hacer porque, como dice mi amiga argentina, menos celebrar y más denunciar. Uno de los lemas de las feministas anglosajonas este año es ‘atrévete al cambio’.  Ese cambio comienza por ser consciente y no callarte: queremos el 50% porque somos el 50%.

  • CONCILIACIÓN: ¿Qué tal si se cumple la ley?

Aunque fue esperanzador ver defender la conciliación con uñas y dientes a Ana Pastor, actual presidenta del Congreso, ex ministra de Fomento y mano derecha de Rajoy según muchos (el Presidente debe de tener varias manos derechas y todas femeninas), lo cierto es que en el mundo real la escasez de ayudas sociales e incluso el incumplimiento de la ley ponen de manifiesto la falta de voluntad política por este tema.

Como señala Clara Serra, diputada en Madrid y consejera estatal de Podemos, muchas veces la mejora que se necesita consiste solo en aplicar leyes que ya existen pero que viven en un limbo. O sea, que se las salta a la torera hasta el Gobierno. Así, muchas mujeres y familias sufren directamente la falta de ayudas y servicios sociales de atención a los dependientes. “Para solucionarlo podríamos empezar por algo tan sencillo como cumplir la ley. Específicamente la Ley de Dependencia, que estipula que el Estado debe cubrir la demanda de cuidados a dependientes con servicios públicos y estipula que la prestación de estos cuidados en el entorno familiar ha de ser una situación excepcional. Se han cumplido 10 años de esta ley y, evidentemente, se está incumpliendo”, explica Serra quien además indica otra de las patas que hacen cojear a la conciliación en España: “Si todas las subvenciones que se dan a la educación infantil privada se dedicaran a ampliar la oferta pública, muchas mujeres podrían ser madres sin tener que renunciar a sus trabajos y viceversa. Actualmente la red de escuelas infantiles sólo cubre al 31% de los niños y niñas, y sólo la mitad de esas escuelas son públicas. El precio medio de una privada son 540€”.

  • IGUALDAD LABORAL: 'Un pasito p’alante, María' (¿dos para atrás?)

El camino de la igualdad laboral y salarial real pasa por lograr unos permisos laborales iguales e intransferibles para padres y madres, aseguran desde la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiNA). Solo así los empresarios y empleadores apostaran por el trabajador sin fijarse en su género. Y, al fin, este año hay algo que celebrar: Desde el 1 de enero de 2017 el permiso de paternidad ha aumentado de 2 a 4 semanas. Con todo, es la cuarta parte de las 16 que tienen las madres. “¿El mensaje del Estado a la ciudadanía es que los hombres deben cuidar la cuarta parte que las mujeres? Además, según la Ley de ampliación, esas 4 semanas deben ser “ininterrumpidas", lo que impide a los padres quedarse al cargo del bebé dos semanas cuando la madre se incorpora a su trabajo”, comenta María Pazos, coportavoz de la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPIINA).

Pazos, para quien este sistema de desigualdad en los permisos “penaliza a todas las mujeres, que se convierten en ‘mano de obra de alto riesgo’ para las empresas por el hecho de estar en edad de procrear”, reconoce que en este año sí que se ha mejorado enormemente la conciencia social. “La gran mayoría de personas declara en las encuestas que está por la familia igualitaria. Ya no se comprende que las mujeres tengan que abandonar sus empleos y ser económicamente dependientes. Sin embargo, según un informe de la OIT de 2014, solo el 55% de las mujeres vuelve a su puesto de trabajo después del permiso de maternidad, frente al 100% de los hombres”. La coportavoz considera que lo necesario es una Ley que equipare el permiso de paternidad al de maternidad de tal forma que sean iguales, intransferibles y pagados al 100%, como propone la PPIINA. Pero, como en la canción, parece que siempre que se da un pasito p’alante, toca alguno p’atrás. En este caso, la Asociación de Mujeres Juezas de España (AMJE) ha denunciado que la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha aprobado una resolución para negar a los jueces la extensión del permiso de paternidad de 4 semanas. Desde AMJE han emitido un comunicado en el que lamentan esta decisión que “ataca los principios constitucionales de igualdad, no discriminación y protección de la familia”.

  • MACHISMO: El patriarcado en defensa de sus privilegios

Como dice la activista y 'tuitstar' Barbijaputa en su nuevo libro 'Machismo 8 pasos para quitártelo de encima’ (Roca Editorial), nadie se considera machista, así que es complicado saber con cifras si hemos mejorado algo en ese tema aunque, según las declaraciones que se escuchan aquí y allí y los apelativos que se lanzan como piedras a las mujeres que se quejan de la desigualdad, se podría pensar que el machismo está en auge. “Efectivamente, mientras mucha gente está tomando conciencia feminista que antes no tenia, hay un sector donde el machismo estaba latente y ahora que el feminismo está en auge han empezado a hacer activismo machista”, señala Barbijaputa.

El efecto del feminismo es que el patriarcado ahora necesita defender sus privilegios. Lo vemos en el ciber acoso, las amenazas  o los artículos que aparecen denostando el feminismo”, explica la famosa tuitera que, además, puntualiza que hace falta un compromiso serio y real de los órganos de poder y los medios de comunicación para avanzar en la igualdad de verdad. “El problema es que no todo el mundo tiene conciencia feminista y en los medios se legitiman argumentos tan rancios como el Fary, argumentos que hacen una distinción entre el feminismo bueno y el malo. Lo curioso es que el malo siempre es que el que no les viene bien a los machistas y a sus privilegios”. Una buena forma de desmontar las habituales excusas de los machistas -y ojo que las tienen muchas personas que creen no serlo- es leer 'Machismo 8 pasos para quitártelo de encima’.

  •  VIOLENCIA DE GÉNERO: Víctimas de segunda en absoluta indefensión

Este año comenzó con el asesinato de la primera víctima de violencia de género en la madrugada del primer día del año. Con 20 mujeres asesinadas ya, se trata del comienzo de año más negro desde que se contabiliza la violencia machista. “Estas cifras son una bofetada a un sistema que no funciona. No se están aplicando las leyes ni los recursos por falta de voluntad política. Se ha recortado la ley integral contra la violencia de género en un 27%. Se han recortado más de 20.000 policías. No se forma a los jueces ni a los agentes que siguen sin creer a las mujeres. Hay comunidades autónomas donde el 90% de casos de violencia de género son sobreseídos. Y luego asesinan a las mujeres… El 85% de los niños asesinados por violencia de género lo fueron por padres maltratadores que tenían concedido por un juez el régimen de visita”, denuncia la cantante y activista Cristina del Valle quien además señala que falta el compromiso social y que se tiene que hacer presión desde la calle. “Las mujeres de Velaluz que están en huelga de hambre contra la violencia de género están prácticamente solas, cuando deberíamos estar todos apoyándolas”, explica a la salida del Senado donde precisamente las miembros de Velaluz han podido hablar directamente a los políticos.

“Les han contado sus historias y han pedido que se apliquen los mismos protocolos que se usaban para las víctimas de terrorismo político a las víctimas de la violencia de género para que dejen de ser víctimas de segunda y se reconozcan sus derechos”. Por ejemplo, ayudas a los niños que se quedan huérfanos y a sus familiares, tanto psicológicas como económicas. Entre las mujeres que hacen huelga está Martina. Su hermana fue asesinada y ella se quedó con sus dos sobrinos huérfanos. “Los servicios sociales te los quitan si no puedes mantenerlos”, explica del Valle. “Las víctimas de terrorismo no tienen ese problema porque tienen pensiones vitalicias. Que se clone esa normativa de protección y ayudas. En el terrorismo nunca había recortes, en la violencia de género tampoco debería haberlos”, concluye. 

Por su parte, la Plataforma 7N señala que tras el incremento de mujeres asesinadas, en vez de convocar un gabinete de crisis, el Gobierno español se ha limitado a anunciar dos comisiones. “El mismo Gobierno que en el día que asesinan a 5 mujeres sale reclamando un pacto de estado en sanidad para avanzar en la sanidad electrónica. No nos merecemos un Gobierno tan insensible y misógino”, explica Estela Grande Cepero, de la Plataforma 7N y señala que además del pacto de Estado es fundamental “destinar recursos suficientes a la lucha contra la violencia de género”. Sin embargo, desde 2009 se han reducido en casi un 50%. “Además, hay que acabar con las visitas y patria potestad de padres maltratadores condenados, y la custodia compartida impuesta; ampliar la Ley a otras formas de violencia (tal y como establece el Convenio de Estambul); un sistema coeducativo en todos los ciclos y la formación al personal que opera en justicia, para que además de la violencia perpetrada por los hombres, las mujeres que dan el paso de denunciar no sufran la violencia institucional. Todo ello sin olvidar la necesidad de un Plan de Acción contra la violencia sexual”.

  • EMPLEO: Pequeños brotes verdes en un bosque marrón

Para hacer balance del año, Beatriz Recio, Directora de 'Womantalent' y experta en Liderazgo y Liderazgo Digital, lo primero que recuerda es que, aunque se supone que saliendo de la crisis económica, los resultados nadie acaba de verlos y sin embargo sí que caímos en una crisis política aguda. “Nos abocó a un desesperante Gobierno en Funciones que no iba ni para adelante ni para atrás”, explica, así era complicado ver cambios. “No tengo la impresión de que hayamos avanzado mucho en empleo a pesar de haber registrado unas cifras favorables. Hemos acabado el año con 2.136.000 mujeres en paro, según la EPA (Encuesta de Población Activa), un 20,3 % de paro femenino frente al 17,2 % masculino y hemos mejorado porque en 2015, el paro femenino se situaba en el 22,5%. Pero la desigualdad llega también hasta aquí, pues sin duda a ellos les sigue yendo mejor que a nosotras. Contamos ya con un 20,31 % de mujeres en los consejos de administración de las empresas del IBEX35, un "exitazo", porque en 2010 éramos solo un 10,56%, pero seguimos estando tres puntos por debajo de la media europea... y así suma y sigue para casi todos los parámetros profesionales que podamos analizar. Hay mucho camino por recorrer y por tanto, aunque de cinco años para acá parece que algo hemos avanzado... no es suficiente ni  es rápido y a veces, damos pasos atrás", apunta Recio.

Pero su discurso va más alla: "Para avanzar de verdad, considero fundamental humanizar las empresas para atender a la diversidad y particularidad de sus trabajadores y una concienciación de que estamos ante un cambio radical de modelo de trabajo. Muchos no quieren enterarse pero esa es en realidad la verdadera transformación digital. El empleo como lo conocíamos se acaba. A partir de ahora las empresas irán quedándose cada vez más vacías de puestos presentistas y se trabajará por proyectos, desde casa o desde Mailbú. Este es el futuro y no está muy lejano. Y estas nuevas condiciones de trabajo con flexibilidad horaria y geográfica, con hiperconexión y ubicuidad acaban con la brecha de género, permiten liderar causas, crear empresas, abanderar iniciativas...triunfar, con reglas bastante distintas a las que acostumbramos. Hay un reverso oscuro en el que pueden darse situaciones que convendría regular, pero empieza una nueva era que va a cambiarlo todo”.

  • VISIBILIDAD: Si no te ven, no estás

Este año en los Oscar circulaba un hashtag muy sintomático: #OscarSoMale. Y sí, es que si el año pasado habían resultado ser unos premios demasiado blancos, este tocaba quejarse de ser demasiado masculinos. En los Goya ocurrió igual. El caso es que parece que solo hay actrices, maquilladoras y peluqueras y en el caso de nuestro cine patrio, la cosa al menos se anima en productoras. Pero no es suficiente. Si no se te ve, no estás. Preguntamos a Patricia Roda, directora y productora, miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA) para que nos haga un balnace del año. “Creo que apenas se ha mejorado en visibilidad. No hay más mujeres que dirijan, que hagan los guiones de nuestras películas, los proyectos de las directoras no llegan a los presupuestos destinados a las películas dirigidas por hombres, no hay más actrices protagonistas… Quizás, lo más positivo es que se hable del tema, que esta situación cada vez está más presente en la sociedad, y con ello, la necesidad de dar un giro a favor de la visibilidad de la mujer. El problema no es que no haya mujeres, es que no se nos ve. Potenciando a las profesionales al otorgar ayudas públicas, se estaría luchado contra las cifras que reiteran año tras año la falta de mujeres en todos los estamentos del cine”.

En el II Cima Mentoring de 2016 se dio a conocer un estudio sobre la presencia de las mujeres en el sector cinematográfico del que se desprende que la estructura laboral del cine está ampliamente masculinizada: Las mujeres representan el 26% del total frente a sus compañeros homólogos que alcanzan el 74%. “Esta desigualdad hace que la mitad de la sociedad no esté representada en nuestro cine, publicidad, medios de comunicación y así nos estamos perdiendo diferentes puntos de vista y contenidos. Hay que conseguir una mirada más plural y equilibrada. Hay que tener claro que la lucha contra el sexismo es global y atañe a todos los sectores de la sociedad. Por tanto, erradicando la desigualdad ganaríamos todos”, concluye.

  • DEPORTE: Desigualdad abrumadora

Cuando nuestras deportistas ganan las medallas en las Olimpiadas, parece que fueran invencibles. Pero no lo son: pierden la partida de la igualdad. Lo denuncia Mar Mas, la presidenta de la Asociación para Mujeres en el Deporte Profesional (AMDP). “El deporte es el único sector en el que a la mujer se la discrimina per se”. Como añade la abogada de derecho deportivo Maria Jose López “a estas alturas del siglo XXI no existen Ligas Profesionales Femeninas o convenios colectivos, que sólo hay para sus colegas masculinos. Impensable que el derecho laboral común pueda soportar que en un mismo ámbito laboral el convenio sólo afecte a los hombres por el hecho de serlos;  y no a las mujeres, ejerciendo ambos -trabajador y trabajadora-  la misma actividad laboral”. La presidenta de la AMDP no es optimista aunque piensan seguir luchando. La situación es tremenda. Con menos de un 5% de cuota de pantalla, la visibilidad de las mujeres deportistas en los medios es ridícula en comparación con los varones.

“El dinero público debería repartirse equitativamente y los recursos también”, denuncia Mas que pone un ejemplo: “Hace poco en Mallorca, las autoridades salieron muy orgullosas de cumplir la ley de Igualdad y quitar a las azafatas de los podios de la vuelta ciclista. Cómo le explicamos que para ser iguales, las mujeres deberían poder competir. Hacer una carrera solo de hombres, ese es el problema. Cosificar a la mujer es igual de malo que invisibilizarla. Ambas cosas son violencia de género”. También explica el caso de una jugadora de baloncesto del Estudiantes. “Sus compañeros tenían las mismas competiciones y los mismos entrenamientos pero ellos cobran unos 2500 y ella 150 euros. Y no, no me he comido ningún cero. ¿Cómo se plantea alguien una vida profesional con 150 euros? ¿Cómo vamos a decirles a las chicas que vienen deseando competir que no van a poder ganarse la vida así, mientras que sus compañeros si. Hay mucho que conquistar. Mucho terreno que está copado por hombres y que se dedican a hablar de cosas de hombres. Y hasta ahora, aquellos que supuestamente han tenido que defendernos y conseguir los mismos derechos, no han hecho nada. Por eso, desde la Asociación para Mujeres en el Deporte Profesional, queremos el 50% de todo, por que nos corresponde. Eso es igualdad”.

  •  JUSTICIA: Con los estereotipos hemos topado

Tania Sordo, abogada de la organización 'Women’s Link Worldwide', se resiste a hablar de mejoría en cuanto a la justicia en igualdad en España. No puede hacerlo mientras sigan existiendo tantos casos de violencia de género. “Esos crímenes nos indican que muchas mujeres acceden a la justicia buscando protección y no encuentran la respuesta adecuada ni por parte del sistema judicial ni del Estado. Les están fallando”, explica. “Siguen existiendo muchos obstáculos para que la mujer tenga acceso a la justicia y  las decisiones que toman los jueces y juezas muchas veces están basadas en prejuicios y estereotipos de género. Hay que vincular de una vez estos obstáculos la igualdad y esos estereotipos a los asesinatos que están ocurriendo en España”, denuncia y además señala que es el Estado el responsable de prevenir investigar y sancionar los casos de violencia de género “y no lo está haciendo de manera adecuada y efectiva”.

Para la abogada de Women’s Link Worldwide  debería de haber un pacto de estado contra la violencia de género y medidas adecuadas y efectivas para erradicar las distintas formas de violencia y proteger a los niños y niñas que también son víctimas. “No debería de quedar en un día como el 8 de marzo, en un simple discurso y palabras. No podemos permitir que se esté asesinando constantemente a mujeres”.  Además, recuerda que el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer estableció que en España es necesario que se forme obligatoriamente a todos los agentes que participan en casos de violencia de género para que para que no actúen a partir de estereotipos de géneros. “El estado español no está cumpliendo con este dictamen que tiene el potencial de salvar la vida de mujeres, niñas y niños”, indica Sordo.