Daniel Diges, protagonista de 'El Médico, el musical'. | D.R.

Daniel Diges vuelve con ‘El Médico, el musical’

El cantante es uno de los actores españoles de teatro musical más reconocidos del mundo, aunque en España se le sigue recordando por representar a España en Eurovisión con ‘Algo chiquitito’ (2010). Ha estado viviendo en Iberoamérica los últimos seis años.

Ester Aguado|Woman.es

‘El Médico’, el musical más premiado del año, celebra el aniversario de su estreno mundial hoy, con una función especial. Estará hasta el 12 de enero en Madrid (Nuevo Apolo).

En los últimos 13 años has protagonizado “Hoy no me puedo levantar”, “We Will Rock You”, “Mamma mía!”, “High School Musical”, “La Bella y la Bestia” y el exitoso “Los miserables”… los principales musicales de la cartelera de la última década. ¿Te ha faltado algo por hacer?

Seguro… Lo que he hecho ha sido muy bonito y no cambiaría mi carrera por nada, pero seguro que vendrán muchos más en el futuro. Me han ofrecido algunos otros trabajos, como una serie en televisión y una película, que no pude compaginar con el teatro, pero eso le pasa a los actores todo el tiempo. En el mundo en el que trabajo, como nos ponen contratos tan largos y los personajes requieren tantas energía, que al final no puedes compaginar. Para grabar una serie te tienes que levantar a las 5 de la mañana y con los musicales, trabajas desde las 7 de la tarde a las 1 de la mañana. Sería imposible rendir con sólo 4 horas de sueño.

 

El actor español, en plena función. | D.R.

¿Qué queda de ‘El Gato’ de “Nada es para siempre” al protagonista de “El Médico”?

Queda la picaresca, que yo nunca he perdido ni lo haré. Muchas veces parezco un niño con mis bromas y mis chistes en la compañía… siempre intentando hacer reír a la gente por los pasillos. Harán más o menos gracia, pero yo lo sigo haciendo.

¿En qué tipo de autor te has convertido?

En un actor preparado, multidisciplinar, hecho a sí mismo a base de trabajo, estudio, viajes, aprendiendo de los mejores… Soy el actor que siempre quise ser. Recuerdo cuando era pequeño, que veía a esos actores de Hollywood, tipo Hugh Jackman, que hacían de todo -saben cantar, bailan, actúan, hacen esgrima, montan a caballo- y pensaba que quería ser como él. Un artista completo. Porque para mí, la actuación se quedaba corta, así que empecé a prepararme un poquito en todo. Y aquí estoy, soy quien soy.

¿Y cómo ha sido la vuelta a casa? Llevabas tres años girando por Brasil e Iberoamérica…

Muy bonita. Yo venía de hacer un personaje muy grande, como era Jean Valgean, de “Los Miserables”, difícil de superar, considerado como uno de los personajes más difíciles y de más nivel en el mundo del musical. Y pensaba que no habría nada a la altura. Y de repente me ofrecieron al protagonista de “El Médico”, fui a ver la obra y supe que era lo que buscaba. Es maravilloso: tanto la música como la puesta en escena, el personaje no sale del escenario, te metes un tute alucinante, pero la recompensa es maravillosa. Es un gustazo hacerlo… con su vibrante final. Por ese desgaste, somos dos actores principales: Jerónimo Rauch y yo. Este personaje, hacerlo todos los días es una locura.

¿Qué es lo que más te gusta del papel Rob J Col?

A mí me encantan los personajes con arcos de vida, no me gustan los planos. Rob empieza con 20 años y termina con casi 50, porque ya ha vivido todo. Esos arcos de vida que el público detecta por tu actitud, tu voz, tu forma de moverte, sin perder la esencia, me apasiona. Igual le pasa al Jean de “Los Miserables” o a Mario de “Hoy no me puedo levantar”. Se disfruta mucho en el teatro musical, porque como son tres horas de función, te da tiempo a trabajar tu personaje a lo bestia.

¿Se nota la diferencia de publico en otros países?

Somos más parecidos de lo que creemos. El ser humano es muy parecido en todas partes del mundo, sobre todo el latino. Yo pensaba que me iba a encontrar culturas muy diferentes y al final tenemos las mismas crisis, los mismos problemas, las mismas alegrías… aunque creamos en dioses distintos. Y viene muy bien viajar para darse cuenta de que todos venimos del mismo lugar.

¿Qué ha sido lo mejor y lo peor de estos tres últimos años?

Ha sido duro, tuve que aprenderme “Los Miserables” en portugués, con muchas horas de estudio. Pero en Brasil me trataron muy bien, era el primer actor español que trabajaba en un musical y fui nominado como mejor actor en los Premios VIVI. Y en México igual, fui como un pequeño rey allí (risas), tuve mucho reconocimiento. Y eso es muy bonito, lo de poder llevar tu talento fuera de España. Fue una experiencia muy grata y me abrió las puertas hasta de la televisión.

Si alguien hubiera ido a ver la primera temporada de “El Médico”, en la que tú no trabajabas, ¿debería volver? ¿Al final esto es como un concierto de otro artista?

Puede ser… han cambiado algunas cosas, y ahora el espectáculo, la trama es más rápida, tiene más ritmo. Ahora es directo al corazón. Iván Macías, el director, decía que siempre soñó con hacer un musical con las dos figuras latinoamericanas, que habían hecho el papel del Valgean de “Los Miserables” y lo ha conseguido. Jerónimo Rauch lo ha hecho en dos países, con más de 3.000 funciones y yo, en tres, con casi 4.000 horas de vuelo. Y es un orgullo poder cantar estas melodías tan impresionantes.

¿No se hace pesado estar tantos meses haciendo el mismo personaje?

Pues no sé qué tiene Valgean que no cansa… sí vocalmente, claro. Pero es un personaje muy difícil y muy bonito y te hace estar todo el rato arriba. Si fuera otro personaje, seguro que no hubiera aguantado más de un año. Pero este es de primera división. En “El Médico” he firmado hasta enero… y a disfrutarlo mucho, porque me lo estoy pasando bomba. Es un bombón de personaje.

Con esa capacidad versátil, he visto que acabas de rodar la serie “Hernán Cortés” para la Amazon, que es estrena ahora en noviembre…

Sí, hago un personaje pequeño, Juan Escudero, voy con el pelo rapado y con barbas… estoy irreconocible. Y encima soy malo, quiere traicionar al jefe, pero tuve la suerte de trabajar con Óscar Jaenada, Víctor Clavijo y me lo pasé muy bien. Grabamos en Veracruz, donde llegó Hernán Cortés con los barcos, en las playas reales donde ocurrió la conquista. Esta serie será una de las más importantes de habla latina. 

¿Cuánto hacía que no trabajabas en la tele?

Muchísimo y mira que me gusta. También el Musical, lo disfruto todo. Me encanta hacer personajes, es para lo que he estudiado desde los 15 años. En la tele esperas mucho, pero luego hay mucha adrenalina, cuando tienes la cámara delante. Tienes que ser efectivo. Y además, con las plataformas ahora, es un escaparate mundial. Estuve a punto de hacer una serie para Netflix de protagonista, pero de momento no ha salido. Pero sí es verdad que en México me ven directores de casting para hacer tele y cine sin tantos prejuicios. Aquí te encasillan en Musical y es complicado salir de ahí. 12. Ya no haces “Poker de voces”, pero ¿tienes algún proyecto en España? Sí, vamos a hacer un par de conciertos Gerónimo Rauch y yo, en cuanto termine la temporada del musical. Haremos un gran show, que es lo que a mí me gusta.