Cartel de Kurt Schwitters , "Die Kathedrale" (1920). | Corbis

El dadaísmo cumple cien años

El movimiento de vanguardia más rupturista de la historia cumple cien años, descubre porqué el dadaísmo ha cambiado -también- tu vida.

Olga Tamarit | Woman.es

“La magia de una palabra

DADA

que ha puesto a los periodistas

ante la puerta de un mundo

imprevisto, no tiene para nosotros

ninguna importancia “

(Manifiesto dadaísta, 1916)

Hace cien años, el 5 de Febrero de 1916, una pandilla de agitadores, anarquistas y lunáticos alumbraron el dadaísmo en el Cabaret Voltaire de Zúrich, un local que aún existe y donde tenían lugar tertulias bohemias y encendidas, situado en el centro de la capital, en la calle Spiegelgasse.

La Segunda Guerra Mundial comenzaba a hacer mella en la sociedad, más de 15 millones de muertos resquebrajaban los cimientos y valores de una Europa en decadencia. "Sigan. Hagan el amor y rómpanse la cabeza.” “Nosotros desgarramos y preparamos el gran espectáculo del desastre.""Buscamos un conocimiento ridículo de la vida" gritaban los dadaístas.

El dadaísmo más que producir arte se encargó de destruirlo y de esta manera negarlo.

Una actitud que implicó una forma de anti-arte, acentuada con la aparición de Marcel Duchamp, el más audaz e intelectual del grupo, que cuestionó los cánones estéticos del arte tradicional y dio su más importante contribución con la invención de la obra "ready-made."

Duchamp intentó “desaprender a pintar”, convirtiéndose así en una de las figuras más sobresaliente del movimiento. Quería poner fin al deseo de crear obras de arte. Al escoger un objeto en el que el artista no ha intervenido en su realización, un objeto corriente, fabricado en serie, el acto de Duchamp se convertía en algo corrosivamente desmitificador de las categorías estéticas que pesaban sobre cualquier obra. Renunció incluso a su nombre y adoptó seudónimos como el de R. Mutt, con el cual firmó su conocida “Fountain”, un urinario invertido que supuso, para muchos historiadores, el fin del arte tal y como se había entendido hasta la época y el inicio de la modernidad.

El dadaismo pretende eliminar la obra de arte como pieza de museo. La fractura entre el arte y la vida, abierta a finales del siglo XIX, ha llegado a su punto máximo. Como Tristán Tzara escribe en el Manifiesto Dadá en 1918, "Dada no significa nada, es sólo un sonido producido por la boca". Dada no es arte, es anti-arte. Es arte que rechaza arte. 

Pero también debemos al movimiento de vanguardia uno de los mayores logros del arte de nuestro siglo, el fotomontaje. Esta técnica, inventada por Hausmann, Grosz y Heartfield y Hanna Höch, fue muy utilizada en Berlín como un arma política.

Otro artista que dio una contribución decisiva para el movimiento fue Man Ray, con sus fotografías de composiciones con objetos donde superpone formas, reinventando mundos diferentes a la vista. Hugo Ball llevó a cabo en el Cabaret Voltaire espectáculos divertidos con trajes de ensueño improbables, muchos de ellos confeccionados con cartón, casi como collages en movimiento.

La diseñadora Elsa Schiapparelli tenía contactos con el mundo Dadá y con Francis Picabia, y se inspiró para sus colecciones en el movimiento que surgió de las cenizas del Dada; el Surrealismo.

El dadaísmo y la fotografía de moda.

Erwin Blumenfeld, un artista dadaísta de Berlín, trabajó en París para las revistas más destacadas de la época donde fue capaz de desarrollar ideas vanguardistas con collages y montajes, invocando un nuevo estilo de fotografía evocativa y convirtiéndose en uno de los primeros fotógrafos de moda tal y como hoy lo entendemos. Sus fotografías son todavía modernas: espejos que se utilizan para multiplicar un objeto, juegos de formas, luces y sombras.

El artista y fotógrafo Ernesto Artillo afirma “El collage está bien para repensar sobre la imagen. Se trata de romper literalmente una composición que ya existe para volver a crearla con un nuevo orden. Creo que es una técnica que concreta muy bien mi proceso de argumentación mental." La obra de este malagueño le debe mucho al movimiento dadaísta, “No se me olvidará el día que me enseñaron en el colegio cómo hacer un poema dadaista según Tristan Tzara y cómo esa técnica es agradecidamente compatible con otros campos del vivir, incluida una conversación." 

Ver 9 fotos

El movimiento Dadá puede presumir de ser precursor e inspiración del punk, la fuente de toda la anarquía , de todo lo que es ‘anti’ con su rechazo absoluto al canon, incluso en la ropa. Vaqueros rotos, clavos, tachuelas, pelo teñido, cadenas…diferentes épocas, diferentes interpretaciones, mismo origen.

Dadá es planteamiento rupturista y radical de Rei Kawakubo para Comme des Garçons. Según el crítico moda Tim Blanks, si la excéntrica japonesa hubiese nacido en Europa hace 100 años, hubiese sido firme candidata para diseñar el vestuario del Cabaret Voltaire. Kawakubo, ave raris dentro de la industria, construye sus colecciones empezando por la deconstrucción de los patrones más clásicos para luego ensamblar las piezas bajo una nueva mirada. Ruptura, caos y orden. O las pestañas largas que ilustraban las faldas y trajes de pantalón que Thakoon creó para Colette en su colección de S/S 2009.

Hay quien ve en Hedi Slimane y su empeño por invertir los intocables preceptos de la alta costura, el último dadaísta sobre la pasarela. “Nosotros destruimos, otros más inteligentes ya construirán” gritaba Bakunin y es que, el anarquismo tiene mucho de Dadá.

Otros ven en las redes sociales un eco de aquella provocación rupturista que heredamos del dadaísmo “La provacion de muchos jóvenes a traves de la moda y sus cuerpos es constante en Instagram aunque no sepan justificar porqué, creo que ese es un buen síntoma del surrealismo espontáneo del dadaismo. Además podríamos señalar la actual tendencia del "chaos magic" sobre la pasarela o por poner un caso concreto, la ultima colección de alta costura de Victor & Rolf como buen heredera del traje cubista diseñado por M.Janco en 1916.” Sentencia Artillo.

Lo que es cierto es que el movimiento que hoy cumple 100 años cambió la manera en la que Occidente se reflejaba en el mundo y en ese reflejo desvaído nos seguimos mirando sin reconocernos.

“Libertad: DADA, DADA, DADA, aullido de colores encrespados, encuentro de todos los contrarios y de todas las contradicciones, de todo motivo grotesco, de toda incoherencia: LA VIDA.”  (Primer manifiesto dadaísta)

Tags:

arte