Pablo viste abrigo de lana Antony Morato y camiseta de algodón Uniqlo. Paloma, con abrigo de paño Jijil, camisa de popelín Ted Baker y pantalón de algodón Liu·Jo. | Juan Aldabaldetrecu

40 cosas que no sabías de Pablo Rivero y Paloma Bloyd

Ambos forman la pareja de moda de la mítica serie "Cuéntame" (TVE), que ha vuelto con la 20 temporada, tras 18 años en antena.

Ester Aguado|Woman.es

A las afueras de Madrid, en Pinto, se levanta el barrio de San Genaro, escenario de la serie más longeva de la televisión española, “Cuéntame cómo pasó”. Pablo Rivero y Paloma Bloyd, que encarnan en esta ficción a Toni y Deborah, el matrimonio Alcántara junior, nos reciben con esa simpatía y química que dan el pasárselo bomba trabajando juntos. Él afronta su temporada 18, junto a la gira de teatro con Eusebio Poncela –además de la intermitente “Yo y sus circunstancias”, con Dafne Fernández– y la presentación de su segunda e inquietante novela negra, “Penitencia” (Penguin Random House). «Esto ha sido como preparar una selectividad... he estado durmiendo cinco horas todo el verano», asegura Pablo. Él ha estado presente en todas las temporadas de la serie, aunque un año se despidió para trabajar con el célebre dramaturgo Tomaž Pandur. «Pero llegó Joaquín Oristrell al equipo, le dio una vuelta cómica a mi personaje y me convenció para regresar. De eso hace ya tres años. Estar aquí es un privilegio, aunque sea una lucha constante, porque somos muy perfeccionistas». Paloma afronta su tercera temporada en “Cuéntame”. Nacida en Chicago, llegó a la interpretación tras ser descubierta por Verónica Forqué en el programa “Supermodelo” (2007). Tres años en un escenario (“Adulterios”) la curtieron para encarar trabajos internacionales como “Borgia”, “La fría luz del día”, “El hombre que mató a don Quijote” y ahora “Outpost” (Syfy). Interpreta a una inglesa matemática judía que pone las pilas a los hombres de su familia política: «Admiro a mi personaje por tener las cosas tan claras, yo soy más insegura, pero nos parecemos en nuestra lucha por la igualdad de géneros. Ambas somos #womanpower», afirma.

1. Decidme, ¿os gusta el (la) profesional en el (la) que os habéis convertido?

Paloma: Sí. Los años más que los proyectos me han hecho evolucionar... y sobre todo los errores.

Pablo: Siempre queda camino por recorrer, nuevos retos, pero siento que estoy en la buena dirección. Esta temporada he sentido una gran responsabilidad a la hora de darle tantas aristas a mi personaje.

2. ¿Cómo sois en las distancias cortas?

Paloma: Bastante “vivalavida” (risas). Me gusta estar con mi gente, cocinar, soy hogareña, estoy enganchada al surf y busco experiencias nuevas... ¡Ahora estoy aprendiendo a patinar! Soy muy de contrastes y bastante visceral.

Pablo: (Mmm) Algo tímido, bastante payaso, intento ser educado... Soy muy familiar, me encanta estar en casa... ¡y más ahora que me acabo de construir la de mis sueños!

3. ¿A qué hora os habéis levantado?

Paloma: ¡A las 6 de la mañana! Tenía que venir grabar a las siete.

Pablo: A las 7:50, para poder ponerme con el libro a las 8.

4. Y vuestro primer pensamiento ha sido...

Paloma: Que no quería despedirme de mi padre, que vive en Chicago, porque es norteamericano. Había venido a la boda de mi hermana...

Pablo: Que tengo que leerme del tirón el libro por primera vez y acabarlo ya. Me acuesto muy tarde porque me resulta difícil parar. ¡Estoy enganchado a la escritura!

5. Vuestro estado en tres palabras...

Paloma: Curiosa, vibrante, presente.

Pablo: ¡Como una moto! Atacado, agradecido y feliz.

6. ¿De qué os aburre hablar?

Paloma: ¡De Donald Trump! Ya le he dado tantas vueltas...

Pablo: Cada vez más, de política. Aunque luego entro al trapo.

7. ¿Tenéis preguntas prohibidas?

Paloma: No, pero hay cosas de las que no quiero hablar... aunque van cambiando. Entre ellas, de amores.

Pablo: No, mientras sean hechas con educación y sin mala leche. Si me preguntas por el amor... bien, gracias (risas).

8. ¿Hay algo que os relaje?

Paloma: El agua, el mar, nadar. Mi sitio en el mundo es la playa de San Lorenzo, en Gijón. Y pintar o tocar la guitarra, pero cuando apetece.

Pablo: A mí, estar en casa.

9. Una droga que nunca dejaríais...

Paloma: La interpretación. También soy una adicta a los dulces. Mi abuela, de pequeña, me pasaba las chuches de contrabando.

Pablo: ¡El ketchup! De pequeño se lo echaba a todo... Ahora menos.

10. Fuisteis fan de adolescentes...

Paloma: De Bob Dylan y Nirvana.

Pablo: De BB King.

11. ¿De los lujos innecesarios, cuál es imprescindible?

Paloma: Un baño en la bañera. No nos damos cuenta de la cantidad de gente que no puede hacerlo...

Pablo: Me apunto a la bañera.

12. ¿Soñáis en inglés o en español?

Paloma: En ambos. Aprendí los dos idiomas a la vez.

Pablo: Yo, en español. Me hubiera encantado ser bilingüe. Pero si pienso en trabajar fuera... lo paso fatal cuando estoy fuera de casa.

13. ¿Qué perdéis con más frecuencia?

Paloma: Las gafas de sol. Por eso las llevo siempre con cordel.

Pablo: El mando del coche. Tengo dos, aunque localizado, solo uno.

14. ¿Lo último que os ha hecho gracia?

Paloma: ¡Uy! Me río mucho... Cuando me has dicho «cuéntame algo», al principio de la entrevista...

Pablo: Me río todo el tiempo. Soy ácido e irreverente.

15. ¿Quién es la persona más divertida?

Paloma: No caigo... pero mi perrita Rita, no sé si cuenta.

Pablo: Miren Ibarguren en “Capítulo 0” (Movistar+). Cuando está en algo bueno, se sale. Soy muy fan.

16. ¿Cuánto tiempo podéis estar sin mirar el móvil?

Paloma: Mucho. Una vez me fui tres días a la Costa Brava, me dejé el móvil en un banco y mi hermana acabó denunciando mi desaparición. Estaba muy preocupada: no cogía el teléfono, no subía nada a Instagram... para mí fue un lujo.

Pablo: Menos del que me gustaría. Soy un desastre con la tecnología.

17. ¿Vuestro mejor trabajo?

Paloma: El solidario. Todos deberíamos sacar un poquito de tiempo no solo por los demás, sino porque hace muy bien al alma. Yo colaboro con una escuela de surf solidario, Rompiente Norte. También apoyo a los niños con leucemia y a los que están en riesgo de exclusión social.

Pablo: Mi casa. He tardado tanto en escribir este segundo libro porque compré un terreno y me he hecho una casa desde cero. He estado más de dos años con el proyecto...

18. ¿Qué haríais gratis?

Paloma: Todas las cosas de ocio que me flipan, como comer o hacer surf, por ejemplo.

Pablo: Trabajar en esta profesión por un proyecto que merezca la pena. Lo he hecho bastantes veces.

19. Nadie se imagina que vosotros...

Paloma: Estuve en doce colegios antes de los dieciocho años. Siempre era la nueva... así que no me cuesta nada formar vínculos con desconocidos.

Pablo: Soy un cachondo mental.

Paloma, con camisa de algodón y tachuelas Sandro y pantalón de lana Georges Rech. Él, con jersey de punto H&M y pantalón de lana con raya diplomática Tommy Hilfiger. | Juan Aldabaldetrecu

20. ¿Qué famoso os ha dejado sin palabras?

Paloma: Ninguno. ¡Es que yo no callo ni debajo del agua! (risas).

Pablo: Michelle Williams. Fui a Broadway a verla en “Cabaret” y me dio una lección brutal: no solo de cómo estar en el escenario, sino después: a cara lavada, pausada, hablando con todos. Fue mágico. Vi cómo debe comportarse una estrella dentro y fuera, siendo normal.

21. Si perdierais la cabeza, ¿cómo os identificaría un forense?

Paloma: Siempre me quise hacer un tattoo de la paloma de Picasso en el dedo gordo de la planta del pie, pero nunca me lo hice. Tengo dos lunares: en la cadera y en la tripa...

Pablo: No tengo tatuajes... igual por la cantidad de lunares que tengo en mi espalda.

22. ¿A qué época y a qué lugar viajaríais?

Paloma: Me gustaría ir hasta la Amazonia y vivir los inicios de Wonder Woman.

Pablo: El Nueva York de la década de los ochenta.

23. Un consejo que siempre funcione...

Paloma: Lo que sucede, conviene.

Pablo: Todo pasa... paciencia.

24. ¿Con quién os habéis quedado con ganas de trabajar?

Paloma: ¡Con muchísima gente! Con todos los nominados a los Goya este año, por ejemplo.

Pablo: ¡Con todo el mundo! Me hubiera encantado trabajar en las primeras temporadas de “Velvet”.

25. ¿Qué no os puedo pedir?

Paloma: Nada que sea abusivo o humillante...

Pablo: Tiempo (risas). Estoy en modo trabajo y familia. Ni fiestas, ni photocalls...

26. ¿Lo más peligroso que habéis hecho?

Paloma: En el Monte de Deva, en Asturias, mi padre y yo estuvimos a punto de caernos por un precipicio con la furgoneta. Era pequeña y se me ha quedado grabado.

Pablo: Soy tan prudente... Debería poner a la vida más adrenalina, sí. Rodé una escena con un actor que no sabía conducir, por la noche, en una carretera con curvas.

27. ¿Qué rumor queréis propagar?

Paloma: Que cuanto más ayudes a los demás, mejor te irá en la vida.

Pablo: Que en esta temporada, en la serie, ocurrirá algo que la gente no podrá olvidar (risas).

28. ¿Vuestra peor decisión laboral?

Paloma: El haberme ido a Estados Unidos en una época muy creativa en España. Me salí de la rueda de la profesión aquí.

Pablo: Sentir que no podía llegar a todos los trabajos al cien por cien. Ahora ya estoy más curtido...

29. ¿Os operaríais de algo?

Paloma: A día de hoy, no. Pero uno debe hacer lo que sea para sentirse a gusto. Aunque es importante aceptar cómo somos y quiénes somos. La perfección no existe: ¡el 99 % de mujeres tiene celulitis!

Pablo: ¡De muchas cosas! (risas). Ya en serio, me quiero arreglar los dientes de abajo, que se me están montando por las muelas del juicio.

Pablo, con jersey de punto H&M y pantalón de lana con raya diplomática Tommy Hilfiger. | Juan Aldabaldetrecu

30. ¿Si abrierais un negocio, por qué os decantaríais?

Paloma: Algo relacionado con la gastronomía.

Pablo: Un videoclub. Tengo veinte mil DVDs, muñecos de pelis, libros de cine... soy muy friki, sí.

31. De todas las tareas domésticas, ¿cuál es la más tediosa?

Paloma: ¡Todas! Me cuestan mucho. Aunque la cocina no la veo como una tarea en sí, sino como algo placentero.

Pablo: No hay nada mejor que tener una casa nueva para ponerte las pilas (risas). Pero planchar me da pereza. Y voy justito en cocina. 32. Un programa de televisión... Paloma: El telediario. Pablo: “Friends” o “Twin Peaks”.

33. Lo más antiguo de vuestro armario...

Paloma: Un abrigo de mi abuela.

Pablo: Algún jersey estrechito que le acabo de regalar a Irene Visedo.

34. No os moriréis sin...

Paloma: Hacer un repaso de la historia del cine.

Pablo: Volver a leer “Demian”, de Hermann Hesse.

35. ¿A quién le daríais un premio?

Paloma: A la escuela de surf Rompiente Norte.

Pablo: A todos los que aguantan y transforman la energía negativa en buenas maneras y logran que el mundo no sea un infierno.

36. No soportáis a la gente que...

Paloma: No se da cuenta de la suerte que tiene.

Pablo: Es intransigente, de cualquier ideología.

37. Un delito que ya haya prescrito...

Paloma: Había hecho peyas en el colegio.

Pablo: Siempre digo que voy a volver al gimnasio y es mentira.

38. Lo mejor de ser vosotros...

Paloma: Que soy única.

Pablo: El ritmo loco que llevo y poder disfrutar de las cosas buenas que me pasan en todos los ámbitos de mi vida.

39. ¿Cuántas temporadas más le auguráis a “Cuéntame lo que pasó”?

Paloma: Miguel Ángel Bernardeau, el productor ejecutivo, asegura que siempre se plantean “Cuéntame” como si fuera la última temporada. Ya han comparado la serie con la película “Boyhood”, porque ha pasado de ser una ficción a una especie de experimento sociológico, en el que vemos envejecer a los actores.

Pablo: Me parece muy bonito que sea el propio espectador el que decida cuándo termina.

40. ¿Cómo os soléis despedir?

Paloma: Nos vemos todos los jueves, en TVE.

Pablo: O en el teatro, o desde las páginas de mis novelas. No dudéis en pararme por la calle y decirme qué os ha parecido.