La artista malagueña María Peláe, en una foto promocional.  | Polter Simon

María Peláe: "Tengo una mente de 80 años, me sentaría con una batita fresquita en la puerta a ver pasar a la gente"

La cantautora flamenca de 'La Niña' se prepara para su concierto en el Festival Inverfest. ¡Una jarana! 

Clara Hernández | Woman.es

María Peláe es la artista de 'La niña', esa canción con sabor a tanguillo de Cádiz y a conversación de patio de vecinas mareada por chispazos urbanos y 'pregoná' (está última, una vocalización rapera y trabalenguas sobre la que Lola Flores un día nos ilustró). Y cuya letra desternillante, bañada de cuchicheos y giros populares, se detiene en ese "bar al que solo van chicas" y del que terminan siendo asiduas una madre y una  hija. Visibilidad lésbica y mucho humor porque, como indica su autora, el "humor quita hierro a las cosas". Y a ella no le gusta molestar (pero tampoco callarse). 

Antes de que este tema revolucionara en 2020 su contador de Spotify o de que Pablo Motos proclamara públicamente sus maravillas, la malagueña María Peláe llevaba una década haciendo canción de autor flamenca. Reconoce que han sido los nuevos arreglos que miran al rap e, incluso, al reggaeton (y que introdujo por consejo de Alba Reig, su actual productora, pareja sentimental y miembro de Sweet California) los que han ayudado a que sus canciones alcancen nuevos oídos y 'playlists'. Este miércoles, 27 de enero, actúa en el Teatro Price de Madrid dentro del Festival Inverfest que patrocina Cervezas San Miguel ("en cervezas, soy la reina", confiesa), y las entradas vuelan. Así es esta diva ingeniosa y modesta que, al otro lado del teléfono, acompaña cada una de sus respuestas con una risa y un término folklórico.  Y que vive en autocuarentena y a PCR semanal para que sus shows de nueva normalidad (donde los asistentes han instaurado el "twerking de cintura para arriba") se celebren "sin un pero".  ¡Al lío!

'La niña' y su bar solo para chicas. ¿Lo que suena transgresor en el flamenco no lo sería tanto en otros estilos musicales?
No porque sea flamenco vas a tener que hablar de claveles. Ya hace tiempo había un Morente o unos Lole y Manuel con letras muy diferentes a las de toda la vida.  En cuanto a lo musical, aunque creo que los puristas son necesarios para nos digan qué es una bulería y una soleá, y lo que no es, soy de quitar etiquetas. En una canción puedo salir por tanguillos de Cádiz y luego mi guitarrista te hace una escala árabe y mi batería va por el funk, y todos estamos dentro del mismo compás. ¡Pues gloria bendita!

Por tus letras, ¿te has llevado muchos palos?
Hombre, una sabe que en el momento en el que se mete en camisa de once varas, te van a caer por todas partes. Eso pasa en cualquier patio de vecindario así que imagínate en una red social donde entra todo el mundo.  Pero he de decir que he salido bastante 'respaldá', que no habido mucho punto malo. Y los que ha habido han sido positivos porque significa que el tema está removiendo conciencias, y está bien que esa letra que has hecho para señalar un problema o para hacer una crítica social, haya hecho un poquito de mella. 

En la canción 'La Confesión' una mujer se confiesa al cura por tener "pensamientos impuros". ¿Las mujeres todavía tenemos que pedir perdón por sentirnos 'desatás'?
Creo que las mujeres tendríamos que reafirmarnos mucho más y disponer de la libertad que nos pertenece desde el momento en el que nacemos, pero en cuanto a la canción, me refiero a que somos nosotros mismos quienes nos juzgamos. En la letra me pongo en el lugar de una señora que ha llegado a un punto en su vida en el que ni está en el trabajo que quiere, ni con el marido que quiere ni donde quiere, pero que sigue ahí por la propia inercia de la vida. Y se dice: ¿Qué hago yo trabajando en esto? ¿Qué hago con este hombre que hasta me cae mal?". Me gusta contar ese mundo y luego llevarlo al punto cómico y quitar hierro. Es lo que hago: te quito hierro pero te las voy soltando.

Tiene un punto casi almodovariano
Ese contraste es la forma que me gusta para las historias: desde lo más tradicional, pero hablando de algo superactual. En el caso de 'La Niña', es una señora de 80 años quien comenta qué está pasando en el bar al que solo van chicas.  Ese punto intermedio es el que lo convierte todo en algo tranquilo y amoroso.

Las mujeres mayores del videoclip no tienen precio.
Son maravillosas. Las cuatro han sido fundamentales en 'La niña' por la naturalidad que le dieron al vídeo. Todo lo que sale en el clip estaba pasando real. Ellas hacían lo que les daba la gana y estaban jugando al parchís y cuando acabábamos de grabar, si tenían que contar 10 porque habían metido ficha, seguían. No había manera de pararlo.

Hablas de padres que quieren ser niños y de lesbianas que quieren ser heteros. ¿Aún hay más cosas que van al revés que al derecho?
Hay muchas cosas que van al revés. Lo dice la canción 'Bulería de la hipocondría', que vamos a recuperar para este concierto en el Circo Prince. Habla de dónde queremos estar y de las cosas que desde dentro y fuera de una misma te lo impiden. Para empezar, los miedos. Los miedos son los que hacen que las cosas estén al revés.  

¿A ti te afectan?
Cada vez que vas a decir algo que puede conllevar una reflexión, va a haber gente en las redes que esté predispuesta a que le siente mal, y a veces sale toda junta. Siempre intento que las canciones partan del mayor respeto. Las letras, aunque parezcan muy naturales, como si te estuviera hablando, tienen mucho hilado detrás para que, yendo un puntito más allá, no digan algo que pueda ofender. Uno la ironía y lo cómico, y no todos entienden igual la ironía.  Es un trabajo muy grande no cuartar mi libertad y decir lo que quiero sin dañar y con todo el respeto y cariño del mundo. Por suerte, la gente lo está percibiendo de la manera que se pretendía.  

En la canción 'Y quién no' parodias la felicidad que muestran las redes. ¿Es malo mostrar lo bueno?
No, al revés. De hecho, en este tema me autocritico porque soy la primera 'happy flower' las 24 horas en las redes. No voy a contar mis preocupaciones al público, suficiente tienen con lo suyo. Lo que intento es alegrar aunque creo que hay que saber cuándo empieza y termina la realidad y que realmente eres la que está detrás de la pantalla, no la que está poniendo morritos con un filtro que te ha quitado 27 kilos. Y eso que soy la primera en ponerme un filtrazo el día que tengo mala cara. 

Tu vena artística, ¿es de familia?
Siempre digo que no eres artista por subir a un escenario, hay mucha gente que es artista sin tener un aplauso a cambio. Por ejemplo, mi abuela tarareando las coplillas de Lola Flores mientras hacía un potaje tenía el mayor arte del mundo, o mi madre que se sacaba las papas cuando era más joven bailando por  los pueblos.

¿Y lo de tener una mente de 80 años, como has dicho alguna vez?
Cualquier día me ves con los tobillos hinchados! Siempre he sido una señora, tengo una mente de ochenta y tantos años. Me pondría una batita fresquita y me sentaría en la puerta a ver pasar a la gente. Siempre me imaginé un poco así y mis amigos se ríen de mí porque soy muy madre, muy "Chiquillo, abrígate, mecachis en la mar, que te vas a resfriar".

Si se busca tu nombre en internet, la noticia de 'María Peláe y Alba Reig, pareja del año' aparece entre los primeros resultados. ¿Qué se siente al ver tu vida sentimental como una noticia de Google?
Creo que se hacen noticias de cosas que no lo son, porque cuando una hace las cosas con naturalidad, sin ningún tipo de tabú detrás, no es noticia. No hay más que meterse en nuestro Instagram para verlo pero, bueno, me resulta divertido. Yo soy la primera que lo busca a ver qué pone la gente.  

- El Festival Inverfest, al que acompaña San Miguel, incluye varios conciertos que se celebrarán hasta el 7 de febrero en Madrid y Alcobendas. Además de María Peláe, que actuará este miércoles, cuenta en su cartel con nombres como los de Depedro, Marwán, Xoel López, Pasión Vega, Carlos Sadness, Pablo Milanés, Fetén Fetén o El Niño de la Hipoteca.