Rihanna emula la famosa escena de la ducha de 'Psicosis' para 'Bates Motel'. | D. R.

Cine: ¡Oh, Dios mío, han matado al protagonista!

'Psicosis' apuñaló a Janet Leigh, a los 47 minutos de cinta. Y eso cambió el cine para siempre. Acaba de estrenarse el documental que lo cuenta con todo detalle, '78/52', y aprovechamos para explicártelo.

Ana Cortizo | Woman.es

*Antes de leer este artículo, hay dos puntos que debes tener claros: 1. Obviamente, si el protagonista muere a mitad de la película, es que nunca fue el protagonista, sino un señuelo, y que los espectadores fuimos vilmente engañados. 2. Este post está llenito de 'spoilers' y aún estás a tiempo de retirarte para evitarlos. No se aceptan reclamaciones.

Todo empezó con 'Psicosis', esa película basada en una mala novela que Hitchcock convirtió en un clásico del cine inquietante. Si tuvieras que describir la trama, seguramente dirías: “Va de un tipo siniestro que tiene un motel y se dedica a asesinar a sus bellas huéspedes, preferentemente en la ducha”. Pero, cuando la viste por primera vez, te pareció que era más bien la historia de una chica, Marion Crane (Janet Leigh) que estafa a su empresa y se larga con un montón de dinero. Solo cuando decide parar en un motel a pasar la noche, la trama deriva en la película que todos conocemos.

El agente de Leigh le recomendó que no aceptara un papel que solo duraba media película (“Ah, pero, ¿de quién hablan durante la otra media?”, contestó ella) y Hitchcock pidió a los cines que no dejaran entrar a nadie con la cinta empezada, porque los espectadores se sentirían estafados si se perdían a la supuesta estrella de la historia.

El húmedo asesinato de Marion Crane fue una revolución y ahora, Netflix acaba de estrenar todo un documental al respecto: '78/52', un título que hace referencia a los planos que tiene la escena de la ducha y a los cortes que recibe Janet. '78/52' dedica muchos de sus 95 minutos a la técnica del protagonista-señuelo, creada en 'Psicosis' y a cómo ha proyectado una larga sombra entre los guionistas posteriores. Por ejemplo, los de estas siete películas.

1. 'Life' (2017). Víctima: Ryan Reynolds

Es el ejemplo más reciente de falso protagonista. Un grupo de astronautas descubre vida (unicelular) extraterrestre, la alimenta para que se convierta en un organismo complejo... y la vida extraterrestre en cuestión se lo agradece asesinándoles sistemáticamente. Cría cuervos y se te meterán en la escafandra, amigas. El primero en caer a manos del alien es precisamente su descubridor, encarnado por Ryan Reynolds, estrellaza del reparto. 40 minutos duró en el ring.

2. '15 minutos' (2001). Víctima: Robert de Niro

En esta cinta de presupuesto medio, De Niro encarna a un policía convertido en celebridad mediática, que, junto a su compañero (Edward Burns), intenta echar el guante a dos mafiosos de la Europa del Este. Hacia el minuto 30, uno de ellos secuestra a nuestro Robert, lo ata, le hiere de gravedad y le cuenta con detalle su diabólico plan; algo que, según las reglas del cine de acción de toda la vida, viene seguido de un rescate in extremis por el compañero del policía en apuros. Gran chasco: De Niro muere apuñalado y asfixiado por una almohada y Burns se queda con el papelón de resolver la compleja trama en solitario. Esperamos que, al menos, cobrara las horas extra de rodaje.

3. 'Scream' (1996). Víctima: Drew Barrymore

Muchas películas de terror empiezan con un asesinato . Pero, por lo general, la víctima no sale en el póster, dándonos a entender que va a tener un papel más elaborado que hablar por teléfono, chillar aterrada y morir entre grandes salpicaduras. Claro que Drew Barrymore era la estrella más brillante de la cinta dirigida por Wes Craven, y había que rentabilizar su imagen en la promoción. Récord (por lo bajo) de permanencia en pantalla, de momento: menos de 10 minutos.

 /p>

4. 'El padrino' (1972). Víctima: Marlon Brando

Para entender lo traumático de esta muerte hay que ponerse en el lugar de los espectadores de la época. Marlon Brando era Dios, y Al Pacino, un recién llegado al que todo el mundo (incluido el personal de la película) tomaba por el pito del sereno. El cartel de 'El padrino' mostraba a Brando en solitario. Sin embargo, su personaje, Vito Corleone recibe un disparo a los 40 minutos de película, pasa encamado otros 30 minutos y muere de un muy poco épico infarto acto seguido. Al Pacino (Michael Corleone), protagonista en la sombra, se pone bajo los focos entre salvas de ametralladora. A pesar de todo, 'El padrino' le granjeó a Brando un Oscar a Mejor Actor y le negó a Pacino el de Mejor Actor Secundario. 

Marlon Brando en 'El padrino'. | D.R.

5. 'Decisión crítica' (1996). Víctima: Steven Seagal

Seagal estaba en el pináculo de su carrera cuando protagonizó esta cinta, mano a mano con Kurt Russell (que, suponemos que por eliminación, era el cerebro del equipo). Al frente de un grupo de SEAL, el héroe de acción tenía que acudir al rescate de un avión secuestrado. Asistimos a los preparativos y al tradicional choque de egos entre Steve y Kurt y, cuando la tropa de élite está abordando el avión desde otro avión... Seagal ve que el tubo que conecta ambos va a romperse y se sacrifica por el bien del equipo. El supuesto protagonista cae al vacío -tras dejar a sus chicos encomendados a un sobrepasado Kurt Russell- a los 20 minutos de película. Conociendo el percal, los fans esperaban verlo regresar a lomos de un albatros. No sucedió.

6. 'Godzilla' (2014). Víctima: Bryan Cranston

Otra película en la que hay que tener en cuenta el estatus de 'celebrity' del protagonista. Cranston acababa de cerrar, por todo lo alto, 'Breaking Bad' cuando aceptó participar en el 'remake' de 'Godzilla', seguramente antes de saber que su personaje, científico explicador y núcleo emocional de la cinta, moría a los 50 minutos. Al público le costó digerirlo, pero mucho más le costó a Cranston, que pasó los años siguientes refunfuñando sobre su prematura y “errónea” muerte . Hasta Walter White habría sucumbido al monstruo del sol naciente, Bryan.

7. 'Juego de tronos' (2011). Víctima: Sean Bean

Sí, es una serie, no una película. Pero nos tomamos esta licencia porque ejemplifica mejor que ninguna el sentimiento “no me puedo creer que hayan matado a mi héroe”. En la primera temporada, antes de que la cosa se ramificara en docenas de tramas, 'Juego de tronos' era, sobre todo, la historia de la familia Stark. Y en el centro estaba Ned, el honrado, valiente y paternal Ned, buscando la respuesta a la pregunta-mcguffin que se planteaba en el primer capítulo: ¿quién mató a Jon Arryn? Cuando dicha respuesta le hace perder (literalmente) la cabeza, nos quedamos huérfanas. Y aunque George R. R. Martin repitió luego la jugada de “tú encaríñate con este, que ya verás”, Ned fue nuestro primer amor asesinado. No lo hemos superado.