Poster promocional de Han Solo de la película 'Han Solo: Una Historia de Star Wars'. | D. R.

Cinco razones que podrían hacer de 'Han Solo: una historia de Star Wars' un desastre anunciado

"Tengo un mal presentimiento", dicen los fans ante el estreno de la película sobre la juventud del contrabandista. Analizamos por qué.

Ana Cortizo | Woman.es

El próximo 25 de mayo, 41 años después de que la primera película de ‘Star Wars’ convirtiera a un montón de jóvenes decentes en frikis sin remedio, llega a nuestras pantallas ‘Han Solo, una historia de Star Wars’. La película, dirigida (in extremis, véase el punto 2) por Ron Howard y protagonizada por Alden Ehrenreich, narra los años juveniles de nuestro contrabandista favorito, cuando aún no era un cínico destinado a recorrer la senda del héroe. El problema es que los fans, que han venido a este mundo a sufrir, se temen lo peor. Y, aun sin haber visto la película, esgrimen estas razones:

1. Ese no es Han Solo.
Sabemos que es difícil. Han Solo es uno de los personajes más icónicos de la saga galáctica, desde su aspecto físico (ese blaster a la cadera, ese chaleco, esa sonrisa ladeada) hasta sus frases legendarias. Y, sí, Lucasfilm se ha roto los cuernos buscando un intérprete a su altura: se dice que Alden Ehrenreich derrotó a 2.500 actores en el casting. Pero a los fans no les ha entrado por el ojo ni su pelazo ni su rostro mofletudo, y el hecho de que le pusieran un profesor de interpretación a mitad del rodaje ha acabado de decidirles.

El hashtag #notmyhansolo corre por las redes afirmando que Harrison Ford tenía más talento actoral cuando estaba metido en carbonita que Alden en toda la película. Y lo cierto es que, de momento, generan mucho más ruido mediático sus compañeros de reparto: Emilia Clarke, Paul Bettany, Woody Harrelson y, sobre todo, el joven Lando Calrissian encarnado por el pluriempleado Donald Glover (¿Tenemos que hablarte de su videoclip ‘This is America’?).

2. Algo huele a chamusquina en la galaxia Disney
La incertidumbre empezó cuando los codirectores Phil Lord y Chris Miller fueron despedidos por diferencias creativas con el guionista, el legendario Lawrence Kasdan. Kasdan, se dice, quería despedirse a lo grande del universo galáctico con esta película, y los directores estaban usando su guión para hacer una comedia de batacazos.

El estudio quiso frenar las habladurías (que si no había forma de arreglar el guión, que si el protagonista no ayudaba) contratando a un grande, Ron Howard. Y Howard tuvo que parchear el asunto a hipervelocidad, porque solo quedaban 11 meses para el estreno. En ese tiempo, volvió a rodar el 70% de la película, eliminó a un personaje y cambió el montador de la película por otro.

A Howard le sobra oficio, no lo dudamos, pero puede que el resultado final se parezca más a una manualidad del día de la madre realizada en 20 minutos que a la gran película épica que los frikis están esperando.

3. Algunos fans quieren que fracase, pero es por su bien.
Hay seguidores acérrimos del universo Star Wars que piensan en Lucasfilm como ese hijo adorable que ha llegado a la pubertad y se ha puesto muy tonto. Y, en el fondo, creen que un buen susto le vendría bien para enmendarse antes de que lleguen los exámenes finales y la fastidie a lo grande. Así que, ¿por qué no fracasar en esta película, un hito menor en la saga, y reaccionar a tiempo para salvar el esperadísimo Episodio IX y, de paso, próximos proyectos como la película sobre Bobba Fett, la de Obi-Wan Kenobi, la nueva trilogía a cargo de Rian Johnson y la serie de películas dirigidas por los responsables de ‘Juego de tronos’, David Benioff y D.B. Weiss?

4. Todo tiempo pasado fue… anterior.
Al universo Star Wars le sientan mal los viajes al pasado. El único que ha merecido el aplauso de los frikis ha sido ‘Rogue One’, y porque era una historia colateral que no metía los dedos en la sagrada mitología galáctica. En cambio, cuando Lucas decidió contarnos la infancia de Darth Vader… En fin, todos sabemos cómo salió aquello. ‘Han Solo’ juega con un personaje que lo es todo para los fans, y nos arrastra a un pasado que no sabemos si nos conviene conocer. Sí, los frikis se mueren por ver los inicios del ‘bromance’ entre Lando y Han, la timba en la que este último le ganó el Halcón Milenario y los primeros pasos de Chewbacca como su compañero inseparable. Pero, ¿cuál será el precio de descorrer ese velo? ¿Veremos el equivalente de vergüenza ajena a Jar Jar Binks, los midiclorianos o, por qué no, todas las escenas románticas entre Anakin y Padme?

En este viaje tan solitario, ni siquiera la fuerza nos acompaña. Según el mismísimo Han Solo: "He recorrido de un extremo al otro esta galaxia, he visto cosas extrañas, pero nunca vi nada que me hiciera creer que hay una fuerza poderosa única que lo controla todo". Palabra de canon, chicas.

5. Dejadlo ya, esto no es necesario
A todos los frikis les gustan las historias de orígenes. Pero eso sucede cuando los orígenes en cuestión están envueltos en misterio y hay mucho que contar (‘Lobezno’ o ‘Hannibal rising’, por ejemplo), y Star Wars nunca nos ha ocultado el currículum de Han Solo. Es más, nos daba toda la información que necesitábamos para entender de dónde venía y se concentraba en su evolución de nihilista a héroe, proceso en el que se le derretía ese témpano que tenía por corazón y se llevaba a la chica (hay que decir que su único rival al respecto resultó ser el hermano de la chica; así cualquiera).

Una palomitera con forma de Estrella de la Muerte para disfrutar como nunca de todas las películas de la saga de Star Wars. La de la imagen es de Curiosite.es y cuesta 54,85 euros. | Curiosite.es

¿Qué puede aportar toda una película sobre un pasado que ya conocemos? Es más, ¿qué encanto puede tener ver a un Han Solo bisoño, despojado de todo su atractivo canalla y sin un ingenuo surfero como Luke Skywalker para darle la réplica? Por último, ¿cómo vamos a empatizar con un personaje que sabemos que evolucionará hasta convertirse en prácticamente un villano?