Millie Bobby Brown, una de las celebrities que ha dejado Twitter. | Richard Shotwell

¡Que le den a Twitter! (o por qué estas celebrities han abandonado las redes sociales)

A veces, las estrellas de la aldea global huyen del espacio público dando un portazo. La última (de momento) ha sido la actriz Ruby Rose, después de que los ‘haters’ la machacaran por no ser “lo bastante lesbiana” para encarnar a Batwoman (las explicaciones, más abajo). Pero hay muchos más. Estas son sus razones.

Ana Cortázar

Participar en las redes sociales es como gritar tu opinión sobre fútbol, política y las croquetas de tu madre en la plaza del pueblo: una forma excelente de hacer nuevos amigos… y un reclamo para las bandadas de ‘haters’ que sobrevuelan Twitter e Instagram. No pasa nada cuando solo te siguen tus amigas del instituto y esa abuela que se ha hecho un cursillo de moderneces tecnológicas en el Imserso, pero para las celebrities con una cifra de seguidores de seis ceros, los reveses de la popularidad virtual pueden ser abrumadores.

via GIPHY

Algunos famosos encuentran tan aterrador el mentidero virtual que se mantienen al margen. Keira Knightley, Emma Stone o Benedict Cumberbatch, por ejemplo, aseguran que no tocarían Twitter ni con un palo bien largo. Otros mantienen una relación de “ni contigo ni sin ti” con las redes sociales: Justin Bieber se fue de Instagram porque al mundo no le gustaba su nueva novia, Sofia Richie y, aunque aguantó la respiración un año entero, acabó volviendo. A los fans se les paró el corazón cuando la cuenta de Rihanna desapareció (¿ha sido por algo que he dicho?, se lamentaron al unísono). Resultó que era un error de la aplicación, pero, aunque se la restauraron enseguida, el ‘Rihturn’ se demoró seis meses porque la cantante le había cogido el gusto al silencio virtual. Kanye West se pasa la vida activando y desactivando sus cuentas, Kendall Jenner se siente muy orgullosa de su único ‘break’ de las redes sociales (una semana) y Demi Lovato no nos aguantó ni 24 horas encerrada en su habitación (virtual) después de que la regañaran por meterse con Mariah Carey.

Y finalmente están los que, hartos de oír opiniones no solicitadas sobre todos los aspectos de su vida, abandonan definitivamente (hasta que se demuestre lo contrario) los lugares públicos de internet. Estos son los ‘social media quitters’ que han optado por el silencio virtual. Algo habrán encontrado en él.

Ruby Rose. Desaparecida de Twitter desde el 12 de agosto

Cuando se anunció que Ruby Rose (‘Orange is the new black’) sería la nueva Batwoman de la serie que prepara la cadena CW, los ‘haters’ cargaron contra ella. Se trataba de la primera superheroína gay de la historia de la televisión y, según ellos, Rose no era “lo bastante lesbiana” para el papel. Lo paradójico, como dijo la actriz en su tuit de despedida, es que Ruby salió del armario a los 12 años, se identifica como “de género fluido” y, a lo largo de su carrera, ha sido rechazada para incontables papeles por ser “demasiado lesbiana”. Es que no hay quien acierte con vosotros, chicos.

via GIPHY

Meghan Markle. Desaparecida de todas las redes sociales desde el 9 de enero

La duquesa de Sussex no sufrió insultos por sus fotos en bikini en Instagram ni se embarcó en una agria polémica en Twitter a cuenta de la política de Trump. Si borró sus cuentas fue porque se aproximaba su boda con el príncipe Harry y tenía que cumplir la regla no escrita que prohíbe a los miembros de la familia real británica tener sus propias redes sociales. Y eso que, cuando solo era una actriz de la serie ‘Suits’, tuiteaba furiosamente, llevaba una cuenta de Instagram muy activa y hasta tenía un blog, ‘The Tig’, para dar salida a su lado ‘influencer’. Todo eso se perdió como lágrimas en la lluvia. A partir de ahora, solo emitirá comunicados oficiales cuidadosamente redactados y de impecable corrección política, preferentemente impresos en papel del bueno. Esperamos que haya merecido la pena, Meghan (y, sí, un poco resentidas estamos).

Miley Cyrus: desaparecida de todas las redes sociales desde el 15 de julio

Un buen día, el Instagram y el Twitter de la cantante y ex actriz infantil amanecieron vacíos y los lamentos de los fans colapsaron la nube. ¿Era por su romance ahora-sí-ahora-no con Liam Hemsworth? ¿Se había vuelto a dar a las drogas? ¿Había sido hackeada? Para gran frustración de los buscadores de leyendas, no había pasado nada de esto. Miley, después de pasar la mayor parte de su vida en estado de hiperconexión, necesitaba un respiro. Volverá, dice, cuando tenga algo (profesional) que contar.

Pete Davidson. Desaparecido de Instagram desde el 23 de julio

Más conocido por ser el prometido de Ariana Grande que por sus méritos actorales (que no son pocos, es un habitual de Saturday Night Live y lo veremos pronto en ‘What Women Think’), Davidson vivía feliz pensando que el mundo era un lugar moderado y razonable. Hasta que Ariana subió a Instagram una foto de ella con su fallecido abuelo y él tecleó un cariñoso “what a cutie” (qué monada). Los tres bajaron de las montañas al instante: que si un poco de respeto a la ancianidad, que si vaya momento para ponerse a piropear a la novia, que si… Davidson aclaró que lo que le parecía “cute” era el abuelo, no Ariana, y que se borraba de Instagram porque le tenían muy harto. “Internet es un lugar maligno y no me hace sentir bien”, dijo.

Lena Dunham: desaparecida de Twitter desde 2015

La actriz, productora y directora ‘millennial’ no deja a nadie indiferente. Y la tirria furibunda de los que la odian a muerte le estaba dejando el Twitter perdido de insultos, broncas y malas vibraciones. Dunham optó por anunciar que había contratado a alguien para tuitear en su lugar, y que ella seguiría posteando en Instagram, que era su lugar feliz y en el que, además, podía desactivar los comentarios cuando le diera la gana. Nota: el estilo de sus tuits sigue siendo el mismo. ¿Acaso la “negra” de Lena es la mismísima Lena?

via GIPHY

Millie Bobby Brown. Desaparecida de Twitter desde junio de 2018

La historia de la jovencísima estrella de ‘Stranger things’ es la prueba de que incluso una mentira evidente puede resultar dañina. Todo empezó cuando una mujer la acusó en Twitter de negarle una foto a menos que se quitara el hijab, y de arrancárselo de la cabeza cuando se negó. Fue como un gong que convocó a todos los zumbados del planeta: arreciaron los tuits, las fotos y los mensajes de texto en los que la actriz de 14 años lanzaba cafés hirviendo a personas con camisetas pro derechos gays, llamaba “maricones” a los homosexuales y se hinchaba a insultar a musulmanes y judíos con una furia más propia de un senador de Trump que de la estrella adolescente más candorosa del planeta. Todo era evidentemente falso (y ni siquiera eran ‘fakes’ de buena calidad), pero bastó para que Brown cerrara su cuenta de twitter.

Kelly Marie Tran: desaparecida de Instagram desde el 6 de junio

Hay fans que confunden persona y personaje; y como a muchos no les gustó la inclusión de la mecánica asiática Rose Tico en ‘Los últimos jedi’, descargaron su frustración en la cuenta de Instagram de la actriz que la interpretaba. En junio, harta de comentarios negativos y francamente racistas, Tran borró todas las fotos de su cuenta y no ha vuelto. La parte positiva (por rescatar algo) del episodio es que le ha servido a la actriz para reivindicar sus raíces vietnamitas: “Soy la primera mujer no blanca con un papel principal en la saga de Star Wars. Soy la primera asiática que ha salido en la portada de Vanity Fair. Mi verdadero nombre es Loan. Y no he hecho más que empezar”, escribió en el New York Times.