Las protagonistas de 'Carmen y Lola'. | D.R.

Arantxa Echevarría, directora de 'Carmen y Lola': “No cambiaría absolutamente nada de la película”

‘Carmen y Lola’, la preciosa historia de amor de dos mujeres gitanas ha enamorado a público y crítica, y acumula ocho nominaciones a los Goya y cuatro a los Premios Feroz. Hablamos con su directora poco antes de que se celebre la gala.

Paka Díaz | Woman.es

Con su primera película, ‘Carmen y Lola’, la directora de cine Arantxa Echevarría llamó la atención de la Quincena de Realizadores de Cannes, donde se estrenó y donde cosechó una buena acogida. Además, fue una de las elegidas para representar a España en los premios de la Academia del Cine Europeo. Una vez estrenada en salas, enamoró al público y se convirtió en una de las películas independientes españolas más vistas en las salas este año. Ahora, esta preciosa película que narra la historia de amor entre dos jóvenes mujeres gitanas ha conseguido nada menos que ocho nominaciones a los premios Goya 2019. A mejor directora novel, mejor película, mejor guión original y el tema Me vas a extrañar, de Paco de la Rosa, a mejor canción original y, además, entre los actores hay cuatro nominados: Carolina Yuste, a mejor interpretación femenina de reparto, sus dos protagonistas -Rosy Rodríguez (Carmen) y Zaida Romero (Lola)- a actriz revelación, y Moreno Borja como actor revelación. Si aún no la has visto, no te la pierdas. Entrevistamos a una exultante Arantxa Echevarría apenas un par de horas después de conocerse las nominaciones a los premios Goya 2019. “¡Qué pasada!”, repite feliz.

Lo primero, enhorabuena por las ocho nominaciones a los Goya y las cuatro a los Feroz, pero sobre todo por una película que pone sobre la mesa un tema del que se debe hablar pero además llega al corazón de una forma increíble…

¡Qué guay que te guste y que digas todo eso! Estoy muy contenta porque es una peli social, quizá pequeña por presupuesto pero muy grande en lo que cuenta y en el amor con que está hecha. Haberla colado entre películas tan grandes es una maravilla. Es una pasada…

¿Qué sientes ahora mismo?

Ahora mismo lo que siento es como que no me lo creo mucho. Todo el mundo te felicita pero, sobre todo, lo que mas ilusión me ha hecho son la nominaciones a los actores. Son actores que nunca se habían puesto delante de una cámara. Uno trabajaba en seguridad, otra que era ama de casa, y otra era merchera y quería ser esteticién y hoy están ahí, compartiendo nominación con primeros nombres del cine español. Estoy muy feliz por todos ellos. Y luego está [Carolina] Yuste, que es una grande, y me ha dado un alegrón que te mueres porque además ella nos ayudó muchísimo en toda la película. ¡Estoy feliz!

¿Como fue el trabajo con los actores y actrices para conseguir esas interpretaciones que son un diez en naturalidad y emociones?

Pues fue uno de esos milagros que suceden, porque haciendo el casting yo me decía, ‘uf, ¿cómo hacemos para que me den lo que necesito sacar de ellos?’. Pero creo que ayudó que fue un proceso muy largo, de casi un año, y acabamos siendo una familia. Los actores acabaron comprendiendo la película mejor que yo misma y haciéndola suya. El guión se fue modificando según sus sugerencias. Ellos me decían, ‘mira yo como gitano no lo diría así’ o ‘a mi no me sale hacer esto, yo haría lo otro’ y lo adaptábamos a su realidad y a su forma de ser. Y creo que esa es la frescura que tiene ‘Carmen y Lola’, no es una cerrada sino que fue creciendo con los intérpretes.

Cartel de la cinta de Arantxa Echeverría, 'Carmen y Lola' nominada a 8 Premios Goya. | D.R.

¿Por qué decidiste hacer esta película? ¿Cómo fue escribir el guión, cómo lo preparaste?

Decidí hacerla porque quería hablar del primer amor, algo que todos recordamos y sentimos. Esa experiencia es muy universal, puede ser una buena o mala experiencia, pero todos los tenemos ahí guardadito. Ese amor con 15 o 16 años, que de repente te llena el alma con algo que nunca habías sentido y que te transforma… Yo tenía muy claro que quería hablar de eso y a la vez vi una noticia en El País, en 2009, en la que hablaban de una pareja de chicas gitanas que se casaban. Eran las primeras. Pero me quedé destrozada porque en la foto que salía en el reportaje aparecían de espaldas, para no ser reconocidas, sus nombres eran falsos y, lo que creo que es peor para un gitano, nadie de su gente había podido ir a la boda. Una tristeza. Juntando esas dos ideas, se me ocurrió imaginarme qué pasaría si una chica gitana se enamora por primera vez y es de otra chica. Cuando se me ocurrió se lo dije a Pilar Sánchez Díaz, mi productora, y me dijo ‘tu estás completamente loca’ (risas)… Decía que cómo se me ocurría algo tan difícil para mi primera película… Pero reconozco que tiene muchos redaños, como yo, y dijimos hay que ser valientes, hay que hacerla. Y es verdad que hay que se valientes para poner en marcha un proyecto como este que te lleva cuatro o cinco años de tu vida. Tienes que sentir mucha pasión por él. Nosotras la teníamos. Y estas ocho nominaciones a los Goya me dicen que es bueno ser tan cabezota y estar loca.

La película me ha recordado a situaciones que se vivían en España hace 30 o 40 años…  ¿Tenías esa intención cuando lo escribiste?

Sí, completamente. Por ejemplo la madre de Lola en realidad es mi madre, da igual que sea gitana o paya, es mi madre. Cuando yo era pequeña me decía que hiciera las camas. Yo le decía que por qué no lo hacía mi hermano y su respuesta era: ‘Hazlas tu que eres chica’. Y cuando mi padre se murió, se hizo hacer una tarjeta que ponía ‘viuda de Echevarría’. Mi madre se cosificó, dejó de tener incluso nombre y apellido para ser viuda de un señor. Yo cuando hablaba con Rafaela [León] que es quien hace de la madre, le decía piensa en mi madre. Se la presenté y todo. Mi madre tiene ahora 89 años. Por cierto, la he llamado para contarle las nominaciones y me ha dicho, ‘hay hija mía qué alegría, a ver qué te vas a poner, ponte guapa’ (Risas). Ella es esa madre de postguerra que no pudo ir al colegio porque no tenían medios, que vivió más patriarcado del que cualquiera de nosotras hemos vivido…

 

El otro día una educadora social me dijo que las chicas siguen teniendo miedo a mostrarse como lesbianas en clase, aunque los chicos parece que lo han perdido en una gran mayoría. ¿Hay discriminación de genero en el colectivo LGTB?

Creo que sí, pero de una forma no hecha aposta sino natural. La mujer lo que hacía era disfrazar su sexualidad con amistad. Estoy convencida que tu conoces a la típica tía, como yo, que vive con su amiga mayor y que se cuidan. Y dices, ‘ay, qué bien esas dos viejitas que viven juntas’. Pero no, señores, seguro que son amantes. Pero se disimulaba con el concepto de amistad, por lo cual al ocultarlo, no se ha reivindicado. Creo que ese ha sido parte del problema. Las nuevas generaciones lo ven y lo viven de otra manera pero vivimos en una sociedad machista, entonces por mucho valor que le echemos, las mujeres siempre estamos un pasito más abajo en cualquier cosa.

Si volvieras atrás, ¿cambiarías algo de cómo preparaste e hiciste la película?

No, nada absolutamente. La hicimos muy de verdad. Nos metimos en el mundo gitano contando la verdad siempre, en todo momento. Contábamos que era la historia de amor entre dos chicas y se escandalizaban, pero era la verdad. En el casting, en el proceso de escritura. No cambiaría nada porque creo que además la peli con sus fallos, que los tiene, es así y esa es su pureza.

¿Qué queda de la polémica que tuviste con la Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad?

Pues sinceramente creo que desapareció. A mi me sorprendió mucho porque la película si algo es, es feminista. Lo es completamente. Creo que lo que pasó es que vieron el trailer y se equivocaron con la película. Lo cierto es que desde que se estrenó ‘Carmen y Lola’ no han vuelto a decir nada. Creo que no hay motivo para el pollo que me montaron. Mira es imposible que haga una película sobre el colectivo gitano, con 150 personas gitanas actuando y con papeles protagonistas y que no sea de verdad. Porque además la película han contribuido a hacerla ellos, con sus interpretaciones, con sus sugerencias en el guión… Mucho de lo que se cuenta son sus propias historias. La hicieron suya.

La directora de cine, Arantxa Echeverría, acumula 8 nominaciones a los Goya 2018 por su cinta 'Carmen y Lola'.  | D.R.

Sobre el final de la película, ¿qué querías transmitir? ¿Dónde imaginas a Carmen y a Lola ahora?

Las imagino nominadas a los Goya, o sea, que mejor final feliz imposible (risas). Lo que quería es dar referentes. En el mundo de las mujeres hay muy pocos referentes y son muy necesarios. Si te sientes diferente, solitario, distinto, pero ves que hay unos referentes de gente que siente lo mismo que tu pero que triunfa, que consiguen alcanzar su felicidad, eso te ayuda. Entonces lo que yo quería era conseguir eso. Me negaba a que la película acabara mal. Me daba todo igual lo que piense nadie, mi final es de esperanza. Quien la ve se va con una sensación reconfortante porque es lo que yo quería, dar un referente de futuro, de felicidad.

Y ya la última, ¿en qué proyectos andas metida que puedas contarnos?

(Risas) Pues ahora mismo no puedo contar nada porque yo, aunque soy muy pragmática, ¡soy muy supersticiosa en esto de contar proyectos! Los del cine somos así de idiotas. No tiene lógica pero no podemos hablar de los proyectos porque se gafan. Pero bien, estoy con muchas ideas y varios proyectos. Todos con la mujer en el frente. Eso, siempre.