Brisa Fenoy posa cual ondina urbana en el acto #Funatic de de Sony Mobile #Funatic. | C. H .

Brisa Fenoy: "Me hubiera gustado que 'Lo malo' fuera a Eurovisión; más, ahora"

Entrevistamos a la rapera, modelo y coautora de 'Lo malo', el tema del momento. Y hablamos de solidaridad, de la dureza del trabajo en la pasarela, de la córeo "sexualizada" de 'Lo malo' y de su opinión sobre la canción que irá en lugar de la suya a Eurovisión, la de Amaia y Alfred. 

Clara Hernández | Woman.es

La conoces. De sobra. Brisa Fenoy es la culpable de que exista ‘Lo malo’, ese tema de pulso latino, desmelenado, que conocimos en 'OT' de la mano de Aitana y Ana Guerra y que es imposible que a día de hoy no hayas escuchado un centenar de veces (ni hacerlo sin que se te escape un 'twerking').

Pero, además de componer, esta joven de 26 años con pinta de hada revolucionaria es cantante, productora, modelo, embajadora del top manta, directora de películas solidarias y una especie de malabarista que logra encajar sin que chirríen mundos aparentemente opuestos: la dureza del rap y el trap, con ráfagas de sabor hipnótico; el glamour de la pasarela,  con buenrollismo urbano; los discursos trascendentales, con la seducción del marketing (ese día, promociona la campaña de #Funatic de Sony Mobile que reúne a gente fanática de su profesión).  

Su última sorpresa se llama 'Tres minutos' y es una canción que nos ayuda a conocerla mejor. Hablamos con la artista.

Tu último tema, 'Tres minutos', es muy 'mindfulness' (has dicho). Vamos, nada que ver con 'Lo malo'.

‘Lo malo’ no es tan mía, la compuse para Aitana y Ana Guerra. A mí me gusta ese mundo, los libros de autoayuda, la alimentación sana, la inteligencia emocional, saber cómo el estrés de la vida moderna nos afecta… Tal vez porque estudié cinco años de Psicología en la UNED, aunque me quedan unas asignaturas para terminar. El ‘mindfulness’ viene de aprendizajes espirituales. Estamos acostumbrados a recibir un montón de estímulos, todo es inmediato y nos olvidamos de las pequeñas cosas, que es donde está la felicidad. Esta canción dura 3 minutos y en ellos quiero recordar que hay que parar y vivir el presente.

Y tú, ¿puedes parar siendo cantante, modelo, productora, cineasta, activista…?

(Risas) ¡Yo no paro! Por eso hice esta canción, también necesito una pausa.  Cuando era modelo viajaba mucho y llevaba una vida rápida, y ahora con lo de ‘Lo malo’ y los nuevos singles, todo ha ido a más.

Brisa Fenoy actúa en el Festival de Cine de Málaga 2018. | Carlos Alvarez / GETTY

¿Cómo es el éxito?

Por lo poco que lo he conocido en este tiempo, no creo que de la felicidad, más bien lo contrario. En todo caso, causa angustia, preocupación.

Tus canciones tocan temas profundos y sociales. En ‘Jericó’ hablas del drama de la inmigración. Siendo de Algeciras, ¿todo se vive en primera fila?

Pienso que si hubiera nacido 14 kilómetros más para allá, hoy no tendría pasaporte, no podría venir a Europa ni tendría visa para ir a EE UU. Se habrían reducido mis posibilidades de ser artista y de realizar mi sueño. Ningún ser humano puede ser ilegal, el mundo es de todos.

A este lado del muro, ¿también hay barreras? 

El hecho de ser mujer, modelo y guapa, y que hiciera este tipo de canción urbana, hizo que muchos no creyeran en mí. "No vas a tener credibilidad en la industria de la música, siempre vas a ser ‘la modelo’, no pega que una chica sea reivindicativa", me decían.  Me querían en sus sellos pero no querían mis mensajes. Hasta que llegó Universal que, al menos, me deja libertad. TNo es que sea una cantante conflictiva pero digo lo que pienso y no me dejo mangonear. Eso no interesa muchas veces.

Vives repartida entre dos realidades: un día te vemos posando en un photocall con un bolso de diseño y otro preparando un documental solidario. ¿Cómo canalizas ambos mundos?

Todo es un equilibrio: en un primer momento el ser modelo me dio dinero y me permitió hacer mi propia música y no depender de mis padres. Ahora lo que me dan por hacer trabajos de moda o por ser imagen de ciertas marcas me da visibilidad y un canal de mensaje directo con los jóvenes a través del cual comparto mi manera de pensar, mi labor como embajadora del top manta voluntaria y…  

Brisa Fenoy desfila para Malne en la Madrid Fashion Week de enero de 2018. | Juan Naharro Gimenez / GETTY

¿Embajadora del top manta?

Sí, se acaba de anunciar. Lo organiza la asociación de manteros de Barcelona, que está haciendo ropa bajo el lema “ropa legal por gente legal”. Yo voy a llevar esa ropa a Cibeles. Además vamos a hacer un documental sobre lo que les cuesta venir, cómo viven los manteros aquí y cómo pueden volver a África y ayudar. Porque la clave es solucionar las cosas desde allí. Y ellos también lo creen.  

¿Qué encuentras fascinante del mundo de la moda?

De ser modelo, lo único que me fascinaba era viajar y ganar en seis meses lo que ganaba una persona en un año. De esa manera podía dedicarme los otros seis meses a componer y producir. Pero tenía sus contras.

¿Por ejemplo?

Viajas sola, hay una competitividad brutal y compartes malas energías. Algunas chavalas están muy obsesionadas, no comen… Salen con 15 años de Rumanía o Brasil y no han tenido tiempo para madurar ni para crearse su identidad, es muy duro. Luego, las agencias son la mafia, de esto ya hablaré algún día…

 

#fluyecomobrisa #tresminutos

Una publicación compartida de BRISA FENOY (@brisafenoy) el

Pero también está la moda, como expresión...

La moda es un arte. Hay diseñadores y estilistas que plasman su pasión en su obra igual que un pintor o un músico. Es muy curioso como cada uno se puede expresar con un lenguaje no verbal.

¿Cuáles son tus diseñadores favoritos?

Los que éticamente no exploten y practiquen el comercio justo. Es muy complicado, no visto toda de comercio justo ni de broma (ese día lleva chaqueta athlesure y falda de Kappa, y calcetines Nike).  A veces no tienen el estilo que te gusta.

¿Y tu estilo es…?

Siempre estar cómoda pero que tenga un toque urbano, deportivo pero a la vez elegante. Femenino pero a la vez no quiero enseñar nada ni sexualizar mi cuerpo.

Y llegamos a ‘Lo malo’. ¿Qué es lo malo de ‘Lo malo’? ¿Quizá que no haya llegado a Eurovisión?

De lo malo siempre se saca algo bueno. Se ha convertido en un hit, un himno feminista. Bueno, yo hubiera preferido que hubiera ido a Eurovisión, claro, me hubiera gustado. Sobre todo por el mensaje que llevaba, que era muy potente.

¿Crees que se hubiera entendido en Europa?

El mensaje y la puesta en escena tenían que haber estado muy unidas para que se comprendiera. Porque si te subes al escenario y bailas así (se contonea en plan seductor), miras a los tíos y tu imagen es muy sexualizada… no. Ese no es el concepto.

Ana Guerra y Aitana cantando 'Lo malo' en 'El Hormiguero'. | GJB / GTRES

Quieres decir como la puesta en escena actual. ¿Así no?

El de ahora se aleja mucho de la letra. Que está muy bien, pero creo que se podía haber hecho otro concepto más claro. Se hubiese entendido mejor con una puesta en escena acorde al mensaje, que es un himno feminista.

Al principio, hasta Aitana y Ana Guerra mostraron sus reservas con la canción.

Lo entendí, llevaban mucho en la Academia y no sabían cómo era la industria musical. Si estás en el concurso tienes que aceptar que tienes que cantar ciertas cosas y que te van a poner un estilo. Ahora se han dado cuenta de cómo va y les gusta, claro.

Y de esa manera, con la coreografía adecuada, ‘Lo malo’ debería haber ido a Lisboa...

Pienso, además, que estábamos legitimados  a meter lo latino en Eurovisión, España es la puerta de Europa de Latinoamérica. Tenía que ser España quien lo hiciera y más ahora, justo este año cuando lo latino ha demostrado que está al nivel de lo anglo y está en todas partes. Era el momento.

Vas a ser parte del jurado de Eurovisión. Si pudieras votarla, ¿qué puntuación darías a la propuesta española, 'Tu canción', de Amaia y Alfred?

Sería sincera. Me parece una buena canción pero está un poco… Es tan romántica. Creo que no, que no es la mejor canción que se podía haber enviado, no era la mejor opción para 2018. En el pasado, tal vez sí. Y eso que es muy bonita, la ha hecho Raúl Gómez.

Amaia y Alfred, en la gala especial de cierre de 'Operación Triunfo 2017'. | RTVE

Colaboras con los móviles Sony en su campaña ‘Funatic’, de personas fanáticas y devotas de su trabajo. ¿Qué más compartes con esta campaña?

Soy muy fan de los móviles, permiten a los artistas desarrollarse: desde componer con una grabadora, a hacerte una foto, compartir un vídeo, utilizar las redes sociales que logran darte visibilidad y en las que puedes ser tú mismo como lo son muchos influencers y artistas. Eso es una referencia para la juventud que puede estar más conectada e intercambiar más puntos de vista en lugar de estar atrapada en el monopolio de la política, la radio y la televisión.