GETTY

¿Has arrasado en el Black Friday?

¿Planeas hacerlo hoy, en el Cyber Monday? ¿O eres de que las que dejas los regalos para última hora?

Paola Lei | Woman.es

Hay gente organizada que planifica presupuestos y hace listas de regalos. Incluso hojas de Excel. Luego compran papel de regalo y los envuelven uno por uno. En resumen, lo tienen todo listo un mes antes de la Navidad. Muchos de ellos ya han completado sus compras el viernes pasado en ese invento americano que también nos ha invadido llamado Black Friday y planean cerrar los últimos flecos hoy, Cyber Monday.

Casi un mes antes de la Navidad tendrán el asunto finiquitado, y enciman habrán ahorrado dinero. Sin embargo, existe otra buena cantidad de sujetos para los que la noche del 23 de diciembre o la del 5 de enero es una gymkana. Además de acabar en una tienda repleta de gente con la mitad de los regalos sin decidir, deben comprar el papel, envolver regalos … en fin agotador. El sentido común indica que lo más sensato sería organizarse pero algo en nuestra naturaleza lo impide.

Nos gusta vivir al límite y dejarlo todo para el último momento. Por ejemplo, se sabe que en las navidades de 2013, 24 millones de estadounidenses esperaron hasta la noche del 23 de diciembre para comprar sus regalos de Navidad. Mi instinto me dice que no es una cualidad exclusiva de ellos.

Al parecer esta procrastinación de los regalos de Navidad no solo tiene que ver con la proverbial falta de tiempo, sino que tomar la decisión de qué regalar y a quién es un tema estresante para mucha gente, que prefiere desarrollar una estrategia de evitación hasta que el tiempo se acaba y hay que comprar sí o sí. Sea lo que sea.

“Para alguna gente es muy difícil tomar decisiones o no quieren dedicar tiempo y esfuerzo a elegir regalos y lo van dejando para otro día”, explica la profesora de Psicología de la Universidad de Hertfordshire (Reino Unido) Karen Pine, que estudia los mecanismos psicológicos que hay detrás del hábito de regalar.

Otros expertos, creen que algunas personas se sienten sobrepasadas por las obligaciones que traen las navidades, así como por las infinitas posibilidades de elegir regalos, algo potenciado por la compra on line. Ante tantas decisiones que tomar algunos prefieren no tomar ninguna y dejar que el tiempo vaya pasando.

La última razón que barajan los expertos es mucho más simple: “Gran parte de la gente que se ve merodeando por las tiendas a última hora no le da mucha importancia a los regalos, y solo están cumpliendo un trámite social al que no prestan demasiada atención. Escogen lo primero que encuentran y no se preocupan por acertar o no con el regalo”, explica la profesora Pine.

¿Dónde estás tú? ¿En los previsores y amantes del Black Friday? ¿O en los eternos procrastinadores de los regalos de Navidad?