La actriz Anya Taylor Joy, en la premiere de la película 'Emma'. | Janet Gough / AFF-USA.COM / GTRES

Anya Taylor-Joy (de 'Gambito de Dama'): la porteña-aragonesa que ha dejado en jaque a Hollywood

Gracias a 'Gambito de Dama' y películas como 'Emma' es la actriz de moda. Y sí es para tanto. 

Clara Hernández | Woman.es

Comienza 'Gambito de dama' (una de las 10 series más populares del momento en Netflix) y la actriz Anya Taylor-Joy, convertida en Beth Harmon, incrusta sus ojos mutantes y esquinados en su adversario de ajedrez (de abajo arriba); menea sigilosamente el cuello como un ave, enroca pómulos y entreabre los labios rojos y picudos como calculando el punto exacto donde asestar un mordisco feroz que arranque un jaque mate sádico y delicioso, que ella envuelve con belleza marciana. Sofisticadísima.

Y, entonces, entran unas ganas irrefrenables de sentarse frente a un tablero y sacrificar un peón mientras se cruzan los brazos y se eleva la barbilla. Y de vestir afrancesada. Y de caminar con los brazos separados del cuerpo, balanceando ligeramente las caderas y con la espalda y el esternocleidomastoideo tirantes, como esa actriz de la pantalla que aprendió a desfilar recta como una torre cuando empezó a trabajar como modelo después de que una desconocida se lo propusiera por la calle (de ahí saltaría a la interpretación).

La actriz Anya Taylor-Joy caracterizada como  Beth Harmon en la serie 'Gambito de dama'. | D. R.

En realidad, Anya Taylor-Joy, que hasta ahora nunca había jugado al ajedrez, tiene poco en común con esa joven solitaria y hermética que interpreta en la ficción, pese a que la sensación de "estar aislada y, a la vez, tener un mundo fuera de lo común", como le ocurre a su personaje más famoso, no le resulte del todo ajena. Ella es cariñosa ("hasta el confinamiento, me gustaba empezar cada día de rodaje dando un beso y un abrazo a cada miembro del equipo"). Y extravertida. También, chistosa. Sobre todo cuando acude a los platós de Argentina, el país donde se crió y vivió hasta los 6 años. Es allí, más que en ningún otro lugar, donde celebra chistes a carcajadas y habla por los codos con un castellano de acento porteño plagado de "dale", "¡te lo juro!” y "reloco". "Vengo de muchas partes pero mi actitud es argentina", explica.

¿Tal vez hay más contención en las entrevistas televisadas que atiende en Gran Bretaña, el país en el que ha vivido después? Ella siempre cuenta que aprendió el inglés a los 8 años (por eso tiene un "acento medio raro") pero que tampoco quiso aprenderlo antes porque creía que de esa manera sus padres decidirían regresar a Argentina, el país que aún extraña, donde viven dos de sus cinco hermanos y al que vuelve por Navidad. Ahora no tiene hogar fijo: "En los últimos años vivo donde está la película", explica. Por ejemplo, en Barcelona ("me encantó") y en Avilés, donde rodó 'El secreto de Marrowbone'. Los proyectos se le agolpan.

Anya Taylor Joy en la gala IWC de la British Film Institute de Londres. | Ian West / GTRES

Hija de madre inglesa-española y de padre argentino-escocés, nieta de zaragozana, sus ojos oscuros y sus facciones esquimales no siempre la han ayudado. Como en su primer casting, en el que se buscaba a una Angelina Jolie joven para la película 'Maléfica'. “Allí todas eran inglesas y yo… ¡un chucho! Buscaban un look ‘clean’ y yo tengo los ojos muy grandes, uno muy para acá y el otro…". No la cogieron.

Luego vendrían más oportunidades.  Como, por ejemplo, 'The witch’ ('La bruja'), que en 2015 marcó el inicio de su carrera, le dio una nominación al Bafta y la introdujo  en el cine de terror, género que la adoptaría como musa (en cuatro años, ha trabajado en las espeluznantes 'Morgan', 'Split', 'Glass' o la española 'El secreto de Marrowbone'. También en el vídeo 'Red lips' de Skrillex, donde muta en hada futurista (o Björk albina) que debe huir de unas presencias oscuras y tribales).

Curiosamente, Anya no es una gran fan de las películas de miedo. "Para nada". Eso sí, trabajar en ellas puede ser muy beneficioso porque dejan espacio "para gritar, llorar…". "Luego me voy a casa y duermo mejor", concluye. 

La película 'Emma' y la serie 'Gambito de dama', ambas de 2020, han sido sus últimos proyectos y, también, los definitivos para que se haya empezado a hablar de Anya Taylor-Joy, de 24 años, como la actriz de moda en Hollywood. Ella, por ahora, dice que no le importa que gran parte de su vida discurra en un avión porque le encanta su profesión. Incluso, le gusta "hacer prensa". "Me divierto bastante. Tras la prensa, me voy con mis amigos a bailar. Me encanta bailar. ¡Y tengo amigos en todo el mundo!". 

Por cierto, hasta hace poco, varias fotos demostraban que también tenía pareja, el actor Eoin Macken. Que sigan juntos, ya no está tan claro.