El esperado beso de Amaia y Alfred, de 'OT', durante su actuación en la gala para escoger al candidato a Eurovisión 2018. | RTVE

Amaia y Alfred, a Eurovisión (y casi nos derriten por el camino)

Detrás, Aitana y su apoteósico 'Arde' y el reggaeton-trap viral de la anterior y Ana Guerra. 

Clara Hernández | Woman.es

¡Al fin! España ya tiene representantes para Eurovisión. A la 1.25 de este martes, Amaia y Alfred (la pareja sentimental nacida en Operación Triunfo) fueron declarados ganadores de la gala #EurovisiónOT con su interpretación a dueto de 'Tu canción', una balada bonita y azucarada que, entre miradas y complicidad, provocó descargas de emoción en las redes. 

"Creáis una burbuja de intimidad y todos estamos mirando por una mirilla" fue el acertado resumen de Julia Varela, miembro del jurado, cuyo papel, aquí, no era más que dar una valoración personal al término de las actuaciones porque eran los eurofans los encargados de elegir a los ganadores.

¿Sorpresa? No demasiada. Aunque las últimas estadísticas publicadas por RTVE de los candidatos "sobre los que más se hablaba" estaban encabezadas por Aitana (otra de las favoritas), el dueto de Alfred y Amaia, con esa voz dulce y especial de la segunda que ha logrado devotos de todos las tribus y pelajes,  o esos 'ohhhh' primorosos del estribillo y sus actuaciones que terminan con beso (aquí también sucedió), estaban predestinadas a conseguir el pasaporte a Lisboa (un 43% de los votos así lo decidieron). Y, ya de paso, a matarnos de amor.

Cerca de ellos (31% de los votos) quedó Aitana y su interpretación brutal e hipnotizante de 'Arde', ese tema no del todo convencional que habla de injusticias y que dejó balbuceando a sus seguidores. Apoteósico, pero no suficiente para liderar un 'sorpasso'.

Capítulo aparte merece el rap del dueto de Aitana con Ana Guerra, 'Lo malo' (tercer lugar con 26% de los votos), uno de los temas más vitoreados y que había logrado hacerse viral antes de medirse con el resto de candidatos (y que es, posiblemente, una de las canciones que trascenderá a toda esta carrera eurovisiva).

Aunque Ana y Aitana habían mostrado su desacuerdo ante una canción con la que no compartían del todo el mensaje ni se sentían demasiado identificadas (y eso se notaba un poco ante el inicio del tema, que podría haber sido más aguerrido), no se puede negar que la canción es un bombazo que es imposible escuchar sin levantarse del asiento. Y que sus intérpretes, sin llegar al nivel 'twerking', han aprendido a moverse con técnicas 'traperas' y a ondular sus caderas con virtuosismo de peonza.

Atrás quedaron las propuestas de sus compañeros, que observaban la gala (seguramente) resignados ante lo que parecía inevitable.

Además del plano musical, destacó el look de Alfred, un traje protesta "por la causa feminista" que fue aplaudido y criticado por los usuarios a partes iguales. El 'triunfito' explicó que pertenecía a la línea  'Por la mujer que llevo fuera' (sí, la misma que pudimos ver en la gala de los Premios Feroz). 

En general, brilló la positividad, la energía y unos eurofans pletóricos que repetían en las redes durante todo el programa que, ganara el candidato que ganara, "sí nos representa" (hasta el político Iñigo Errejón dejó su mensajito en esa dirección, pese a ser un devoto de Amaia).

El programa atrajo a más de 3 millones de espectadores (23,6%), los cuales devoraron el espacio de principio a fin. El minuto de gloria fue a las 23.36, cuando #EurovisiónOT alcanzó un 36,1% de 'share' (3.833.000 espectadores). Justo la hora en la que Amaia se encontraba en el escenario interpretando 'Al cantar'.