Alejandro Amenábar vuelve con Regresión | Germán Sáiz

Alejandro Amenábar, un genial 'bon vivant'

Es pequeño, tímido, sencillo... buena gente. Asegura que, cuando no trabaja, ve películas y lee libros en casa, en la que se siente tan a gusto. No le gusta viajar, pero sí recibir a sus amigos en su ático madrileño... Un genial 'bon vivant'.

Ester Aguado

Aseguras que en tus películas hay pocas respuestas, pero sí muchas preguntas. ¿Cuáles son las que planteas ahora en “Regresión”?

Parece una película de miedo, pero en realidad va sobre el miedo, el que nos paraliza y que suele estar en nuestra cabeza.

¿Tus miedos de ahora son los de la infancia? 

No. De pequeño me asustaba lo que se escondía bajo la cama. Era muy miedoso. Ahora, a mis 43 años, a lo que le tengo miedo es a cumplir 63 (risas), pero no a los monstruos.

Alejandro Amenábar en la Gran Vía | Germán Sáiz

¿Te pedía el cuerpo volver al thriller psicológico?

Sí, me encanta el cine de suspense, aunque escaseen las buenas películas; es un género muy maltratado... Así que busqué hasta encontrar una buena historia.

¿Hay algo de ti en los guiones? ¿Eres misterioso o retorcido?

Quiero pensar que no, que hay poco de mí mismo o de mi vida en mis películas, pero el thriller me resulta estimulante como sensación, hay algo primario en el hecho de pasar terror... Pero mi vida es poco misteriosa.

¿“Regresión” es lo que esperabas al empezar esta aventura?

Creo que es mejor película que tal y como estaba proyectada en el guion. Y he vuelto a comprobar que, cuanto más flexible eres, más se optimiza el resultado. 

¿Ethan Hawke y Emma Watson eran tus primera opciones?

Sí, aunque si no lo hubieran sido, nunca te lo diría (risas). Ethan siempre me ha gustado, me parece un tipo inteligente y un buen aliado en América: conoce Europa, le interesa...
Y Emma nos dijo sí a las 24 horas de recibir el guión.

¿Estos dos actores te han dado más de lo que tú les pedías?

Sí. Ethan hizo un esfuerzo para trabajar en un registro en el que nunca se le había visto antes. Está fantástico. Y Emma también. Paramos el rodaje en varias ocasiones y nos sentamos los tres para discutir sobre algunas escenas... Se implicaron mucho y la peli ganó con ellos.

El director dando instrucciones a Emma Watson. | Regresión

¿El estreno es para ti un examen o una fiesta?

Me crea ansiedad. En realidad, el examen se da en el rodaje. Tengo comprobado que, cuanto menos aprendido lo lleves, menos respuestas puedes dar al equipo. Pero la nota llega en el estreno y eso es lo bonito y lo terrible de hacer películas... Nunca sabes el resultado. Recuerdo que con “Los otros” la incertidumbre fue bestial... No tenía ni idea si funcionaría.

¿Y es más difícil dirigir en otro idioma?

Sin duda. Eres menos inteligente: no tienes ni el sentido del humor ni puedes aproximarte tanto a un actor cuando no hablas su idioma. Les dejo más espacio del habitual (risas).

¿Y qué hay de las series, no te animas con ninguna?

Mi drama es que no me gustan. Me agota pensar que me quedan cinco temporadas más para ver el final de la historia. Llevo mal el fenónemo episódico, me da pereza. No soy animal de series, pero soy consciente de que ahora, donde hay más libertad y creatividad es el mundo de la televisión.

Relacionados

-->