El tiempo de juego también es fundamental.  | max-kegfire / ISTOCK

Actividades divertidas para hacer con los niños durante la cuarentena en casa

¡Imaginación al poder! 

María Aguirre | Woman.es

Solo hay dos formas de tomarte el confinamiento en casa de estos días como parte del estado de alarma decretado por el coronavirus: desesperarse y lamentarse todo el tiempo pensando en todo lo que podrías estar haciendo en la calle, o tomártelo como una oportunidad genial para disfrutar de los tuyos en casa. Si optas por la segunda opción, enhorabuena porque, aunque no sea fácil, vas a llevarlo seguro mucho mejor. Sobre todo si tienes hijos pequeños a los que cuesta mantener entretenidos en cuatro paredes. 

Nuestra recomendación es una alta dosis de paciencia e imaginación, mucha imaginación. Es mucho tiempo el que vais a estar encerrados en casa de modo que hay que tratar de sacar nuestra versión más creativa. Si ya has probado todos tus recursos y te has quedado sin ideas, aquí tienes unas cuantas que pueden servirte. 

Pintar y escribir

La edad del niño será determinante a la hora de elegir la tarea pero, si son pequeños, podéis aprovechar a que aprendan a coger bien los lápices y dejarles crear. Deja que hagan su propio dibujo o déjales algunos ya hechos para que los coloreen a su antojo. También puedes aprovechar a que trabajen los números y las letras si los dibujas en varios folios pegados en el suelo del pasillo para que vayan repasándoles por puntitos, o a escribir los nombres de la familia y amigos. 

Cultivar la lectura

Un clásico de los que más aprendizaje sacarán. Releed una y otra vez sus cuentos favoritos, haz que descubran otros nuevos que tengan en casa a los que no les hayan dado aún oportunidad y jugad incluso a cambiar el final. Tratad también de inventar vuestras propias historias que vayáis creando juntos. 

Pintar con las manos

Si eres de las que nunca te has atrevido a dejarles pintar con las manos porque te daba miedo que la liaran demasiado, es el momento. Trata de empapelarlo todo bien y proteger su ropa de posibles manchas y déjales que prueben a crear. Solo por ver cómo se divertirán valdrá la pena la paliza de limpiar todo después. 

Hacer un baño con espuma

Otra propuesta para que experimenten es llenar la bañera de agua y un poco de jabón hasta crear espuma. En pequeños frascos de spray, mezcla agua con colorante alimentario y déjales que "disparen" dentro de la bañera. Cuantos más botes y colores tengas, mejor se lo pasarán. 

Cocinar juntos

Otra fórmula clásica que además de para aprender les servirá para querer comer cosas nuevas después de haberlo hecho ellos. Y no creas que solo pueden ser recetas dulces, unas simples albóndigas, unas croquetas o incluso una lasaña servirán para que estés entretenidos. 

Manualidades varias 

Para trabajar la motricidad fina hay infinidad de manualidades que pueden hacerse en casa. Utiliza el cartón de los rollos de papel higiénico, pajitas, gomas, botellas... todo lo que se te ocurra para crear. Un bote de la calma es una idea genial para cuando están nerviosos ya que pueden llenarlo de cosas de diferentes colores, también collages a base de recortables, pulseras o hasta sombreros. Imaginación al poder. 

Trabajar la musicalidad

Si lo suyo es el movimiento, pon música y montad vuestra propia coreografía o jugad al clásico baile de las sillas o a parar la música en determinado momento para que quedéis "congelados". También podéis formar vuestra propia banda de música creando instrumentos con cajas, botellas, bolígrafos... ¡lo que se os ocurra! Solo hace falta ritmo.

Disfrazarse y montar una obra de teatro

Sacad a los actores que lleváis dentro y preparad una función entre todos. Podéis recrear un cuento, una escena del colegio, el telediario, una película o incluso dejad que se vistan de algún miembro de la familia si les hace ilusión. 

Juegos de mesa

Depende de la edad hay infinidad de opciones que puedes hacer de forma casera. Desde el de poner diferentes palabras que comiencen por una misma letra hasta crear vuestro propio twister, un memory con vuestras fotos o incluso un dominó. 

Hacer deporte

Los peques necesitan moverse y, aunque el espacio sea limitado, siempre se puede sacar un pequeño cuadrado en el que poder hacer una pequeña tabla. No te pondrás en forma, pero seguro que os echáis unas risas intentando hacer estiramientos, hacer una flexión, enseñándoles a hacer un burpee o incluso practicando alguna asana de yoga. 

Juegos de siempre 

El teléfono escacharrado, la zapatilla por detrás, tinieblas, el escondite... puede que ni te hubieras planteado recurrir a ellos pero son clásicos que siempre resultan entretenidos para los más pequeños. 

Relacionados