D.R.

10 claves feministas para principiantes

¿Te interesa el feminismo pero no lo tienes muy claro? Hemos pedido a la escritora y experta en género Nuria Varela que nos desgrane los puntos más importantes para adentrarse en este tan amplio como diverso movimiento político y social por la igualdad.

Paka Díaz | Woman.es

A Nuria Varela, escritora, reportera y profesora, la han llegado a rodear en Cádiz un grupo de mujeres coreando su nombre. Lo hicieron porque estaban leyendo su libro 'Feminismo para principiantes' en un curso de verano y “acabamos tomando unas cervezas, claro”. Desde su publicación, este título se ha convertido en un manual de referencia para cualquier persona interesada en este movimiento. Nuria Varela, que participó en la creación del Ministerio de Igualdad como Directora del Gabinete de la Ministra Bibiana Aído y más tarde como su asesora, es una experta conocedora de la situación de la mujer. Su rápida mente está llena de cifras, datos y reflexiones. Su lado docente, mezclado con el periodístico y un sentido del humor a prueba de bombas, la convierten en una transmisora perfecta de los valores del feminismo.

“Escribí 'Feminismo para principiantes' porque no había un libro que sistematizara la historia del feminismo, los conceptos básicos y los grandes debates y corrientes del movimiento de una manera sencilla. La idea era escribir un libro-puente, que fuese una puerta abierta para acercarse al movimiento y que proporcionara referencias de las autoras claves, con sus citas y sus obras. Que sirviera para entrar a él y, a poder ser, quedarte dentro”, explica. Escribirlo también, reconoce, le ha supuesto de “una forma casi mágica, tejer redes y engendrar amistades”. Aunque Nuria asegura que le gustaría añadir un capítulo de feminismo en Latinoamérica, especialmente de México y Argentina, la vigencia de esta obra es absoluta. Tanto desde el boca como en las universidades o librerías, se sigue recomendando para conocer un movimiento político y social sobre el que pesan mil y un estereotipos y prejuicios. Puestos a desmadejarlos, la hemos asaltado mientras ultima un nuevo libro que saldrá en septiembre y la reedición de ‘Íbamos a ser reinas’, una obra sobre la violencia de género, para pedirle las 10 claves feministas para principiantes.

1. APRENDER A EXPLICAR QUÉ ES. Pocos términos hay que conciten tanta polémica y debate sólo con su mención como el feminismo. Por eso, es importante aprender a explicarlo. Para Nuria Varela “es un impertinente porque todo politiza y, sobre todo, porque cuestiona el poder establecido. Con solo decir su nombre, siempre se monta el lío”. La escritora recuerda que el feminismo es una teoría política basada en la justicia y articulada como filosofía política y movimiento social que nace a finales del siglo XVIII. “Supone la toma de conciencia de las mujeres de su explotación y subordinación por el hecho de ser mujeres. Además, y creo que esto es lo más importante, el feminismo conlleva una ética y una forma de estar en el mundo”, señala y lo compara con una linterna que, con su luz, muestra las sombras de género de la democracia, el desarrollo económico, el bienestar, la justicia o la familia... “Las feministas empuñamos esa linterna con orgullo por ser la herencia de millones de mujeres que, partiendo de la sumisión forzada y mientras eran atacadas, ridiculizadas y vilipendiadas, supieron construir una cultura, una ética y una ideología nuevas y revolucionarias para enriquecer y democratizar el mundo. Nos da libertad y dignidad.”

2. UN POCO DE HISTORIA (nunca viene mal). Para ser feminista, toca estudiar. En este movimiento ha habido tres olas. En la primera, las mujeres reclamaban el derecho a la educación, al trabajo, derechos matrimoniales, respecto a los hijos y el derecho al voto. En la segunda, se cuestionaba el lugar de la mujer en el mundo y su libertad para decidir ante la sexualidad, la familia, la reproducción, el trabajo… Ahora estamos inmersos en la tercera que, por su amplitud y diversidad, cuesta explicar. “En ella recogemos los frutos del esfuerzo anterior y se desarrollan los conceptos básicos para explicar la desigualdad: género, patriarcado y androcentrismo. Al comenzar a examinar las ciencias con esas nuevas herramientas nos damos cuenta de las ‘falacias viriles’, que decía Kate Millett: hasta qué punto las mujeres habíamos estado excluidas y, al comenzar a trabajar sobre todas las áreas de conocimiento pero también sobre distintas realidades (culturales, geográficas, religiosas…), el feminismo se hace universal y se expande. Esta tercera ola abarca desde el feminismo liberal de Betty Friedan -que fue quien le puso nombre-, hasta el ciberfeminismo o el ecofeminismo”.

3. SPAIN IS DIFFERENT. Aunque en nuestro país no hubo un gran movimiento sufragista, los éxitos que se atribuyen a la Segunda República, como la defensa del sufragio universal de Clara Campoamor o la Ley del Divorcio, se deben a él. Luego llegó la dictadura y podría parecer que las feministas se exiliaron o desaparecieron. Sin embargo, Nuria Varela explica que tras la muerte de Franco, en sólo 16 días montaron las primeras Jornadas por la Liberación de la Mujer. “Eso significa que estaban organizadas y tenían mucha prisa por deshacer el monumental edificio misógino que era este país”, señala. Mientras en el resto de Occidente se habían dados pasos gigantes, en España existía un machismo “duro, real, cotidiano, ratificado en las leyes y profundamente enraizado en la sociedad. Por eso el feminismo español es serio, radical y muy político”. Fueron esas feministas las que lucharon por cambiar las leyes que había y acercarnos a una igualdad al menos formal.  “Ahora nos toca dar el salto definitivo a la real, a la igualdad sustantiva que dice Naciones Unidas: erradicar definitivamente la desigualdad entre hombres y mujeres. Si me preguntas por una agenda común de todos los feminismos, señalaría tres grandes temas: la lucha contra la violencia de género, contra la feminización de la pobreza y la defensa de los derechos sexuales y reproductivos”.

4. LA MIRADA FEMENINA: LAS GAFAS MORADAS. Tanto en ‘Feminismo para principiantes’ como en cualquier foro feminista se habla de esa ‘mirada’ a través de un cristal morado, el color que se asocia al movimiento. ¿Qué es y cómo llegar a ella? “Es la capacidad para desaprender la educación patriarcal recibida y practicar la filosofía de la sospecha en todas las cuestiones que nos incumben. Que te salten las alarmas y te pongas en alerta cuando oyes cosas como por ejemplo, ‘la prostitución es el oficio más viejo del mundo’. Que te des cuenta de que es una estupidez y te plantees, ¿no será que a alguien le interesa repetir eso hasta hacerlo pasar por verdad de manera que parezca imposible acabar con ella? Es decir, no dar por bueno lo que viene de serie y plantearse hasta qué punto es dañino para nosotras”. Además, Nuria advierte: “Una vez que la tienes, ya no hay marcha atrás”.

5. LA VISIBILIDAD IMPORTA, Y MUCHO. En su libro, Varela habla de mujeres, y también hombres, que han luchado por la igualdad. Hay historias fascinantes, muchas muy poco conocidas.  ¿Por qué es necesario nombrarlas, contar sus historias y destacar siempre el papel de la mujer en cualquier ámbito? “Primero, por justicia. Han sido silenciadas, ninguneadas, mujeres con un gran talento a las que no se les reconoce simplemente por ser mujeres. En segundo lugar, porque para el empoderamiento de las mujeres es fundamental conocer nuestra genealogía. No es lo mismo vivir sabiéndote heredera de una gran historia que pensando que las mujeres nunca han inventado nada, ni han sido determinantes en la historia, ni tampoco han tenido nada que decir en la cultura universal. La realidad es bien distinta. Y, en tercer lugar, porque las niñas necesitan modelos, referentes. Aún hoy hay déficit de mujeres en las carreras técnicas y de ingeniería, en las ciencias y eso no se puede separar de que las más silenciadas entre las silenciadas han sido las científicas”.

6. ELLOS TAMBIÉN PUEDEN (Y DEBEN) PARTICIPAR. Hablando de hombres, algunos se quejan de estar excluidos del feminismo, se sienten mal cuando se toca el tema o se ponen a la defensiva. Pero, incluso históricamente, no es verdad que hayan sido ajenos. “Si un hombre se pone a la defensiva frente al feminismo, algún motivo no confesable tendrá. Lo primero que tienen que hacer es renunciar a sus privilegios, como dice Luis Bonino (experto en masculinidad que acuñó el término de micromachismo), tirar la tarjeta VIP que les dan cuando nacen. Lo segundo, como nosotras, estudiar y descubrir qué propone el feminismo, por qué y para qué. El mejor ejemplo es John Stuart Mill y su carta a Harriet Taylor justo antes de casarse con ella. Recomiendo a todo el mundo que la lea, a los hombres para darse cuenta de que a los privilegios se puede (y se debe) renunciar y a las mujeres como ejemplo de una verdadera carta de amor (aviso que no se parece nada al mito del amor romántico con el que nos acosan)”.

7. YO NO SOY FEMINISTA. Algunas mujeres niegan el feminismo. No pasa nada, cada una tiene su camino y lo recorre a su gusto. “Habitualmente, cuando una mujer dice que no es feminista es porque no se ha parado mucho a reflexionar sobre ello. ¡Si le pasó hasta a la mismísima Simone de Beauvoir! Antes de escribir ‘El Segundo Sexo’, pensaba que a ella ser mujer no le había supuesto nada. En cualquier caso, se puso a trabajarlo y con su extraordinaria inteligencia, la consecuencia fue ese importantísimo libro y todo lo que vino después para ella y para tantas mujeres en todo el mundo. Así que a quien opina así le diría que lo pensara en serio, que lo estudiara un poco y luego, que sacara sus propias conclusiones”.

8. MI CUERPO ES MÍO… ¿O NO TANTO? Prostitución a favor y en contra, maternidad subrogada o vientres de alquiler… A veces, incluso dentro de propio feminismo es complicado decidir qué postura tomar sobre ciertos temas que suelen estar sospechosamente relacionados siempre con el cuerpo de la mujer. Si eres una feminista principiante, ¿qué partido tomar?“El cuerpo de las mujeres ha sido y es el gran caballo de batalla: el control de la natalidad, el de la maternidad, el de la sexualidad, el mito de la belleza, los distintos velos, reales y metafóricos... La apropiación de nuestro cuerpo y nuestra sexualidad es una prioridad para el patriarcado. Para tomar partido en la prostitución y los vientres de alquiler, es importante leer argumentos de todas partes pero sobre todo, practicar la filosofía de la sospecha, no creerse ni tópicos ni prejuicios ni estereotipos, conocer bien la realidad, ‘seguir la pista del dinero’, en el sentido de preguntarse siempre quién se lucra con ello y practicar la inversión ¿a los hombres les ocurre lo mismo, en igual medida, con las mismas consecuencias?”.

9. VIOLENCIA DE GÉNERO. En este decálogo para principiantes, no podíamos dejar de hablar de ella, de cómo afrontarla y de qué está fallando. “En violencia de género las cosas siempre son lo que parecen. Si tu pareja te hace sentir mal lo único que tienes que hacer y lo antes posible, es dejarlo.  Hay que romper con una pareja al primer síntoma de violencia. Y si te da miedo, pide ayuda porque seguramente estés en mayor riesgo del que piensas. Están fallando dos cosas. La primera, la educación. La desigualdad se aprende y la igualdad, también. Cuando niños y niñas comienzan su escolarización ni son sexistas, ni machistas, ni ellas son sumisas, ni hablan en masculino. Están aprendiendo. Si educamos en igualdad, viviremos en igualdad. Y luego, los mitos y mentiras con las que crecen los y las adolescentes como el del amor romántico, sumado a la hipersexualización de niñas y adolescentes, la facilidad de control 24 horas de los dispositivos electrónicos y la invasión de pornografía y violencia en Internet. Se mantienen los viejos roles y estereotipos pero en dispositivos ultramodernos. Además, los medios de comunicación no tienen un relato real de la violencia, no hay una condena social y se mantiene la impunidad.”.

10. FUERA PREJUICIOS. Alrededor tanto de la mujer como del feminismo hay numerosos estereotipos y tópicos. ¿Qué puede hacer una feminista principiante ante ellos para desmontarlos? “Estudiar. Colocarse unas buenas gafas moradas y ser consciente todos los días de que tu vida es tuya (tu cuerpo y tu sexualidad también) y nadie te la puede robar.” 

Relacionados