Ramón Vaamonde

3 motivos para enamorarse de Lisboa

Sus calles repletas de historia conservan la esencia de un rico pasado que se respira también en el hotel boutique Eurostars Museum 5*.

Woman.es para HOTUSA

No hacen falta excusas para escaparse a esta capital de belleza hipnótica. Pero si necesitas motivos para caer rendida a sus encantos, estos son nuestros favoritos:

1. Sus miradores. Asomarse al de San Pedro de Alcántara o el de Santa Lucía es uno de los mayores placeres que ofrece la ciudad. Prepárate para quedar prendado de ella y de su luz, disfrutándola desde las alturas. Lisboa es la capital europea con más horas de sol al año y el otoño tiñe sus tejados de un dorado embriagador.

2. Su gastronomía. Su oferta culinaria está en pleno auge y va mucho más allá del bacalao y los típicos pasteles de Belém. Portugal también es un destino foodie y prueba de ello es su nueva cocina, que conjuga tradición y vanguardia.

Ramón Vaamonde

3. Su historia y su cultura. Castillos, palacios e históricas mansiones conviven con museos modernos como el MAAT y galerías de arte contemporáneo. Recorrer Lisboa es un viaje al pasado, a tiempos de navegantes, de conquistadores y de los distintos pueblos que la han habitado, dejando su huella en cada rincón. Una forma muy especial de disfrutar de esta urbe y de su rico pasado es alojarte en el hotel boutique Eurostars Museum 5*. Cuenta con 91 habitaciones dobles y 10 suites, decoradas en homenaje a personajes portugueses como Vasco da Gama y Fernando de Magallanes, junto a reproducciones de mapas del siglo XVI con las antiguas rutas de navegación. Este exclusivo hotel a orillas del río Tajo dispone de spa con baño turco, sala de masajes y piscina interior.

Pasado y presente

Ramón Vaamonde

El hotel ocupa el espacio donde se construyó el Palacio de Coculim, destruido por el gran terremoto que sufrió la ciudad en 1755. Durante las obras de construcción, realizadas por Eurostars Hotels, salieron a la luz restos arqueológicos de gran valor patrimonial que refleja la esencia de ese pasado que todavía sigue impregnada en las instalaciones del hotel. Entre los hallazgos, destaca una estela con inscripciones fenicias de gran valor histórico y que se remonta al 6.000 a.C, considerada la más antigua de Europa Occidental. A este insólito descubrimiento se le han sumado otros igualmente interesantes como una puerta del siglo XVI perteneciente al área residencial de un palacio, así como un mosaico de una casa romana de entre los siglos II y III d.C. Estos espacios, de gran valor arquitectónico, han sido integrados en el establecimiento gracias a un proyecto de interiorismo muy especial que fusiona tradición y modernidad.