Marina Salas estrena "Como si pasara un tren"

Marina es una de esas actrices que llegan. No le hace falta ningún papel protagonista -que los ha tenido, los tiene y a buen seguro los tendrá, a pesar de sus jóvenes 26 años-, porque desde la verdad, la seriedad y el compromiso hace grande cualquier texto que llega a sus manos. El gran público la reconocerá como la Vilma de la serie "El barco" o la Katina de las exitosas "3MSC" y "Tengo ganas de ti", pero Marina Salas ha crecido tantísimo y tan bien desde entonces que ahora es otra persona.

Ester Aguado | woman.es

En serio. No tienes más que acercarte este miércoles, 25 de febrero, al Teatro Español (Madrid) para comprobarlo. Protagoniza la obra "Como si pasara un tren", un proyecto muy personal -escrito y dirigido por dos mujeres argentinas-: "Empezamos ensayando en el salón de mi casa, con eso te digo todo, hasta que logramos producirla. Se trata de una obra de realismo puro, en la que el espectador es casi un voyeur. Habla de una madre con un hijo deficiente al que sobreprotege; de repente, aparece una sobrina en su vida, que huye de la ciudad para huir de las drogas y la relación entre los miembros de la familia cambia por completo", explica Salas. Está programada hasta el 22 de marzo... "Me encanta el teatro, donde el actor es más dueño de su trabajo que en otros soportes y donde he crecido como actriz exponencialmente. Estoy viciada, una vez que se prueba, es complicado dejarlo", cuenta, entre risas, la catalana.

Pero Marina tiene más estrenos en el bolsillo: en los próximos semanas, Telecinco está a punto de programar "Los nuestros", la miniserie de tres episodios protagonizada por Hugo Silva y Blanca Suárez; también estrenará este año dos películas: "El Café de la Marina", dirigida por la actriz Silvia Munt y "Sonata para violonchelo", de Anna M. Bofarull. Además, está rodando la serie de TVE "Carlos Rey Emperador": "Interpreto el papel de Leonor de Hasburgo, la hermana del Rey Carlos V, con el que se va a vivir al monasterio de Yuste. Tenía muchísimas ganas de trabajar con Álvaro Cervantes y sabía que la productora de la serie, Diagonal TV -la misma que la de la serie "Isabel"-, garantizaba un producto de calidad, así que estoy encantada.

Un trabajo duro, porque tendrá que compaginar el rodaje de la serie de La1 con el teatro: "Ya lo hice cuando rodaba "El Barco" e interpretaba en el tearro "Luces de Bohemia"... es duro y lo llevé fatal, pero el audiovisual te deja en un sitio muy chulo a la hora de subirse a un escenario, es como entrenar antes de competir, así que vuelvo a repetir experiencia. No está la vida como para renunciar a ningún trabajo", confiesa Marina. Mientras, cruzará los dedos para que directores como Isabel Coixet o Alejandro G. Iñárritu pongan su objetivo en ella. Sólo le falta la suerte...