D.R.

¿Habría que prohibir por ley que modelos e influencers retocaran sus fotos? Un país ya lo ha hecho

La ley se aplica a imágenes pagadas y trata de evitar mostrar un cuerpo ideal "irreal". 

Clara Hernández

¿Todo es mejor sin retoques? ¿Debemos mostrarnos en las redes sociales tal y como somos, sin recurrir a filtros ni Photoshop, aunque hayamos amanecido con un 'bad day'? ¿Y qué ocurre cuando se trata de 'celebrities', 'influencers' o modelos que participan en una campaña publicitaria de moda o belleza? ¿Echar mano de un programa de edición de fotos podría ser considerado, de alguna manera, una estafa?

Mientras cada vez son más las actrices e instagrammers que se atreven a compartir retratos sin gota de maquillaje y fotos en bikini que no esconden ni celulitis ni estrías (lo han hecho Jennifer Lopez, Salma Hayek, Laura Escanes, Lorena Durán, Alexandra Pereira, Marta Torné, Demi Lovato -y dijo que era una liberación- o Khloé Kardashian, entre otras muchas), e intérpretes como Kate Winslet se enfrentan a directores que pretenden eliminar su "barriga abultada", el debate del 'body positive' alcanza las redes, algunos negocios (la agencia de fotos Getty eliminó de su oferta las imágenes de modelos que habían sido retocadas para hacerlas parecer más delgadas o altas) e, incluso, las leyes

Marta Torné se muestra al natural con el pelo rizado y su melena nos parece una pasada. | D.R

Así ha sido en Noruega, que acaba de aprobar una ley cuyo fin es controlar la edición digital que se aplica a las fotos que modelos, celebridades e influencers suben a sus perfiles, siempre que esas imágenes formen parte de una campaña pagada. En ese caso, sus protagonistas deberán pensarse si cambiar con un filtro o un programa la forma o el tamaño de su cuerpo, el volumen de los labios, o el color de la piel, ya que de hacerlo deberán incluir una etiqueta en la publicación que indique que esa imagen está retocada y no es fiel a la realidad. Vulnerar esta ley, además, conlleva multas.

De esta manera, el gobierno noruego apoya la guerra que ya inició hace unos años la ciudad de Trondheim, al norte del país, contra las fotos manipuladas en los anuncios que se exhibían en sus calles y que, apuntaban, no mostraban una imagen realista de los cuerpos. "Piernas largas, cuerpos que son mucho más delgados de lo normal, algunas costillas que se obvian... El problema es que se crea una imagen del cuerpo que no es realista, una especie de ideal para los jóvenes que ellos admiran y aspiran tener, lo que crea una gran presión", explicaba entonces un concejal de la ciudad.

- El contundente mensaje de Blanca Suárez sobre sus estrías.

- La aplaudida foto de Katie Holmes sin Photoshop.

Noruega no es el primer país europeo que toma cartas en el asunto, aunque sí de forma vinculante con una ley. El pasado mes de febrero, la Advertising Standards Autohority (ASA) de Reino Unido, es decir, el organismo de autocontrol publicitario británico, prohibía a los 'influencers' el uso de filtros de belleza en publicaciones, pagadas o no, de las que una marca podía obtener beneficio al insinuar erróneamente que un determinado producto era el responsable de que, por ejemplo, la piel de una instagrammer era perfecta, algo que incurría en publicidad engañosa. 

 Todo comenzó con las críticas de una usuaria, Sasha Pallari, que provocó una reacción multitudinaria amparada por el hashtag #FilterDrop (retirar filtros). ¿Crees que España debería seguir sus pasos? Mientras lo piensas, un dato curioso: un estudio de la empresa Toluna, especializada en investigación online, asegura que un "5% de las españolas han dejado de usar filtros en sus fotos porque han dañado su autoestima" mientras que un "5% se declara absolutamente incapaz de subir una foto sin pasar por un filtro o por un retoque".