ISTOCK

'Tortillagate' o la tortilla que se ha hecho viral en Internet y ha cabreado al mundo entero

Aida Ortega | Woman.es

Puede que no sea la más indicada para escribir sobre esto, pues lidero el movimiento de "las tortillas sin cebolla, por favor". Sin embargo, 'Tastemade' ha ido demasiado lejos, y su definición de tortilla española no nos representa. Este es un plato muy nuestro, por el que sacamos las garras, y en todo caso aceptamos incluirle chorizo, pero queridos compañeros, os habéis pasado.

Para los que todavía no lo han intuido, o no han visto la receta viral que circula por Internet, hablamos de esto.

No sabemos ni por dónde empezar a describir este martirio. Olvídate de freír patatas y de sacar todo tu arte para que estas se queden en su punto justo. Todo es más sencillo si abres un paquete de chips y los mezclas con varias huevos, eso sí, sin batir. Ten paciencia. Ahora debes añadir varias especias sin sentido, parmesano por aquí, pimienta por allá, ajo crudo. ¡Mezcla todo bien! Y si todavía has tenido la decencia de seguir viendo el vídeo, llegó la hora de coger la sartén y echarle mantequilla y varias verduras crudas como cebolla, pimiento y calabacín. Sin dejar que se haga en exceso, pon en la sartén tu mezcla de huevo y déjalo durante 15 minutos al fuego. Y atentos que aquí el único paso que han conseguido calcarnos: darle la vuelta.  Si has disfrutado con su ejecución, espera a ver la presentación, nunca está de más ketchup en exceso y una aceituna negra. Si es que nos ven muy apañados en el extranjero.

Ahora, casi 2 millones y medio de personas creen que esto es una auténtica tortilla de patatas a la española. Como era de esperar, las redes sociales han ardido en críticas contra esta receta. Y nos ha recordado, y molestado tanto, como ese plato de arroz con cosas al que Jamie Oliver llamó paella. Y vale que con este tema me pongo muy seria, pues solo los valencianos sabemos esa ira qu enos entra cuando el resto del mundo nos discuten los nombres de los arroces y sus ingredientes. Llega un momento en el que te cansas de debatir lo que es una auténtica paella valenciana, así que os ignoramos, hasta que llegó el cocinero británico y tuvimos que defender lo nuestro. Ni en el recipiente acertó, por no hablar del chorizo. En fin… Con la comida no se juega, y a cada cosa por su nombre. 

Relacionados