D.R.

Restaurantes sin fronteras

Atreverse con la fusión japolatina, aunar lo italo-argentino con lo gallego o concentrar en un mismo espacio platos de todo el mundo: una cocina global para paladares viajeros y mentes abiertas. 

Isabel Loscertales | Woman.es

Montmartre 1889 (Madrid)

El Gran Meliá Palacio de los Duques, el lujoso hotel donde se ubica, inspira con su gusto exquisito y su amor por el arte a este restaurante que ofrece lo mejor de la gastronomía española, francesa e italiana. Coca de foie gras, cochinillo o raviolis en una misma carta que actualiza la tradición y que da gran protagonismo a los vinos. La refinada decoración rinde homenaje a la Exposición Universal de París de 1889. Unos 60 €

Cuesta de Santo Domingo, 5. 

D.R.

Mamá Chicó (Madrid)

Un restaurante italo-argentino con alma gallega y estética afrancesada, así se define el proyecto de la familia Presumido, experta en productos elaborados con harina. En su carta, pizzas artesanas y originales (como la de masa negra de carbón), empanadas criollas, pasta o pulpo. No te pierdas su brunch. Unos 30 €.

Recoletos, 10. 

D.R.

Kion & Sui Alcobendas (Madrid)

Cocina cantonesa, peruana y chifa (esta última resultado de la inmigración china en Perú), elaborada de forma totalmente casera, es el leitmotiv de lo último de Nacho Fernández Picón (el empresario detrás de los japoneses Inari) en La Moraleja. Menú degustación: 38 €.

Azalea, 1. 

Crudito (Madrid)

El Masterchef Emil Samper se inspira en “Blade Runner” para crear un restaurante multicultural como pocos. Platos de los cinco continentes servidos casi en crudo (tatakis, ceviches, kilawas, sashimis, pokes...), sorpresas como la casquería marina y una sala experiencial, la White Dragon. De 30 a 75 €.

Redondilla, 7.

D.R.

Nomo Sarrià (Barcelona)

La fusión mediterráneo-japonesa del Grupo Nomo llega a Sarrià en su quinto restaurante. A las nuevas propuestas del chef Naoyuki Haginoya se une el atractivo de su ubicación y su interiorismo. Situado en una finca catalogada del siglo XIX, dividida por estancias, te sumerge en una atmósfera muy especial. Unos 35 €.

Major de Sarrià, 105.

D.R.

Madame Sushita (Madrid)

Lo nuevo del Grupo Sushita da un paso más en su concepto de cocina japo fusión de alta calidad. A la nueva carta se añade un interiorismo espectacular, showcooking en vivo, cocina de carbón, DJs, limpiabotas e incluso servicio de tocador con maquillaje y peluquería. Unos 30 €.

Pº de la Habana, 15.

D.R.

Chow Chow (Madrid)

¿Un maki con salsa chipotle? Lo nuevo del Grupo Rantanplan fusiona la cocina japonesa con la alegría de la gastronomía peruana, mexicana, venezolana y brasileña. El impactante interiorismo es de María Villalón. Unos 35 €.

Av. Concha Espina, 55.