Receta del "León come gamba" de Masterchef

Araceli Ocaña | Woman.es

"El Rey León no necesita rugir porque el plato lo hace solo." Así describía Alberto, concursante de la tercera temporada de Masterchef, su creación, el "León come gamba." Un plato que, sin duda, ruge en internet, donde se ha convertido en tema de conversación y humor.

Inspirado en la cocina española, en la cocina de siempre, y aunque el plato llevó al aspirante a la expulsión directa, en la redacción de WOMAN estamos convencidas de dos cosas: no era apto para el concurso, pero sí para nuestras cocinas. Hasta el propio Alberto tenía la clave: el león es carne de Pinterest:

Tal es su éxito, y trasladando una necesidad popular, que hemos reproducido la receta del "León come gamba" para que puedas hacerlo en casa:

León come gamba

(O Gazpacho de tomate y fresas con pimientos confitados, patatas y gambas)

2 tomates

4 fresas

1 patata de tamaño mediano

5 gambones

1 pimiento rojo

Guindilla roja

Cayena seca

Hebras de azafrán

Pimienta rosa

Aceite, pimienta y sal

Preparación

Primero, pelar la patata y poner a cocer en agua con sal a fuego medio durante 30 minutos, aproximadamente.

Mientras tanto, se prepara el gazpacho triturando con la batidora tanto los tomates como las fresas, así como una pizca de sal y un chorro de aceite. Añadir unas gotas de vinagre si se desea.

A continuación, picar la guindilla roja fresca (a ser posible, quitándole todas las semillas previamente), moderando la cantidad para evitar un excesivo picante. Se cortará el pimiento en tiras finas (medio centímetro de grosor) y se salteará en una sartén con aceite, cuando comience a dorarse, añadir los gambones pelados y un poco de sal.

Finalmente, una vez la patata esté cocida y ligeramente templada, se cuadrará por la base y también levemente en la parte superior, para imitar una cabeza de león (que era el fin de este plato desde el principio). La cara se hará de la siguiente forma: los ojos, con dos granos de pimienta (a poder ser, rosa), la nariz con la punta de una cayena seca y los bigotes con hebras de azafrán.

Solo restará montar el plato: gazpacho en el fondo, el salteado de pimientos y gambas después, imitando la melena y finalmente la patata.

¡Tendrás un plato capaz de rugir!