Helado de chocolate ecológico, entre los productos españoles que triunfan fuera de España.  | Sezeryadigar / ISTOCK

Productos ecológicos españoles que triunfan fuera

Mientras en España el consumo ecológico aumenta con lentitud, la producción sostenible de nuestro país triunfa sin embargo en todo el mundo. Te contamos algunos de los productos eco más buscados.

Paka Díaz | Woman.es

Pese a que España es la primera productora de agricultura ecológica de Europa y la quinta del mundo, sin embargo en nuestro mercado nacional los productos eco españoles no consiguen llegar a alcanzar la popularidad que tienen en el resto de Europa o en el resto del mundo. Quizá la culpable haya sido la dura crisis vivida y la bajada de poder adquisitivo que golpeó a los ciudadanos en nuestro país porque lo cierto es que, justo cuando parece que la crisis ha remitido, el consumo nacional de productos sostenibles ha crecido un 14% en 2017, lo que podría indicar un repunte y lo que puede ser una muy buena señal para los productores sostenibles, ya que cuenta un amplio margen de crecimiento.

En nuestro país, en la bolsa de la compra media hemos pasado de gastar 6 euros per cápita a 42, pero nos quedamos lejos de los 274 que dedican en Suiza o los 227 de Dinamarca. Según datos del Ministerio de Agricultura y Pesca Alimentación y Medioa Ambiente, frente a la media europea del 80%, sólo el 42% de los hogares españoles compra productos ecológicos, una cifra que aumenta al 53% en Cataluña. Precisamente, un 80% de la producción ecológica española se exporta.

El mercado ecológico es un nicho en pleno crecimiento. Solo en el pasado año se incrementó en un 20,7%. La gran paradoja española es que aunque somos el país europeo con más hectáreas dedicadas al cultivo ‘bio', sin embargo estamos en los puestos finales en cuanto a su consumo, en concreto ocupamos el décimo puesto mundial y el séptimo en la Unión Europea. En cambio, en cuanto a producción ocupamos el lugar de cabeza en Europa. Con más de dos millones de hectáreas de producción ecológica, el mercado ‘bio’ español supone el 17% de la producción europea y supera así al italiano (15%), al francés (14%) y al alemán Alemania (9%). Grandes productores con grandes críticas porque, además, la producción eco española es muy apreciada por los consumidores internacionales. Te contamos algunos de los productos ecológicos españoles que están triunfando por el mundo.

EL JAMÓN IBÉRICO (que bate récords).

Puro de bellota y de producción ecológica, así es la variedad Manchado de Jabugo de Dehesa Maladúa que ha conseguido el más prestigioso premio ecológico del mundo que se otorga en la Feria Biofach de Nuremberg y que además está en posesión del Record Mundial Guinness al jamón más valioso del mundo.

Jamón ibérico ecológico.  | D. R.

Actualmente exportan el 19% de su producción, una cifra que crece cada año, por orden de importancia a el Reino Unido, Francia, Italia, y la República Checa, pero también les llegan pedidos de China, Hong Kong, Corea del Sur y Japón.

Las piaras de cerdo ibérico de esta ganadería ecológica certificada viven en libertad todo el año en el Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, Huelva, en un ecosistema constituido por dehesas de encinas, alcornoques y quejigos declaradas en 2002 Reserva de la Biosfera por la Unesco. 

Piaras de cerdo ibérico de ganadería ecológica en España. | Gianfranco Tripodo

"Viven libres, se dan sus baños de arcilla y beben agua de manantial. Se alimentan y viven mejor que millones de seres humanos, algo que hasta me da vergüenza decirlo", explica Eduardo Donato Florensa, administrador de Dehesa Maladúa, que reconoce que "en calidad ecológica somos pioneros, no tenemos competencia, los jamones Manchado de Jabugo necesitan tres años de crecimiento y después cuatro a siete años en bodega. En realidad esto es un compromiso personal de esta empresa, pequeña y familiar, que apostamos por la calidad y por el buen trato a los animales. Hay mucho cariño detrás".

ACEITE: el oro 'eco' amarillo

Sin duda es el producto ecológico español más popular y con mayor crecimiento. Los hay de una calidad exquisita. Algunos con producción tan pequeña que vuelan literalmente a los mercados internacionales más gourmet. El aceite Palacio de Los Olivos triunfa en Asia y, además, en los grandes premios aceiteros, si el año pasado acumuló más de 20 galardones, este ya lleva algunos tan importantes como el Primer premio en el concurso internacional Aipo D’argento o la Medalla de Oro Los Angeles Extra Virgin Olive Oil Competition.

El aceite ecológico Palacio de los Olivos. | D. R.

Se produce en la finca Los Palacios, de 210 hectáreas de tierra volcánica en Campo de Calatrava (Ciudad Real) y exporta el 70% de su producción. De variedad picual, su sabor afrutado y un aroma muy ligero lo convierten en el acompañante perfecto de las ensaladas.

Otro aceite ecológico español que ha conquistado el mundo es Abbae de Queiles que se produce al sur de Navarra en el pequeño Valle de Queiles, donde ya los romanos cultivaban olivos.

Aceite ecológico Abbae de Queiles. | D.R.

De la variedad arbequinas está producido el aceite de oliva Extra Virgen ecológico Abbae de Queiles, con una producción total anual de 80.000 botellas numeradas de 0,5L que se pueden encontrar en los mejores establecimientos gourmet del mundo, como Harrod’s en Londres, La Maison Du Caviar de París, Dean & De Luca en Nueva York o El Club Gourmet de El Corte Inglés. Es perfecto para las tostadas del desayuno donde se pueden apreciar todos sus matices. 

Por su parte, Hacienda Guzmán llegó a colocarse como el 11º mejor aceite ecológico a nivel mundial en 2015, pero dejaron de presentarse a premios porque querían centrarse en la producción. Hoy, el 35% de su gama ‘eco’ se triunfa en mercados como Corea del Sur y Japón y más de 25 países. Mezcla de hojiblanca, arbequina y manzanilla, este versátil y equilibrado AOVE es perfecto para quienes aman los sabores más suaves; ideal para comer con algo de embutido o queso y un buen vino.

Aceite de oliva virgen extra 'eco' Hacienda Guzmán. | D. R.

Por cierto, hacen interesante visitas de oleoturismo a la Hacienda Guzmán para conocer sus delicias y todos los entresijos de la producción ecológica y conocer su jardín andalusí, la almazara del siglo XVII o su centro de I+D.

Por su parte, L’Estornell Ecológico de VEÁ se produce en la zona sur de Lleida con olivas arbequinas, lo que le proporciona un delicioso frescor y un ligero picor final en boca, perfecto para platos de pescado a la plancha y ensaladas. De las ventas de este AOVE‘eco’, un 17,80% se destina al mercado nacional y un 82,20% a la exportación, sus principales consumidores son Estados Unidos, Alemania e Inglaterra.

Aceite L’Estornell Ecológico de VEÁ. | D. R.

Eco en tu copa: vinos y cavas. Situada en la comarca de la Plana de Requena-Utiel (Valencia), la bodega Vegalfaro no para de conseguir premios y las mejores puntuaciones en catas, pero su estrella ‘bio’ es Rebel.lia, un tinto rebelde como su propio nombre ya sugiere, elaborado con bobal, tempranillo y garnacha tintorera y de sabor potente y delicado al mismo tiempo, considerado el mejor vino eco del mundo en los premios International Organic Wine Award y que enamoró al prestigioso crítico enológico James Suckling, que le dio 90 puntos.

El vinto tinto eco Rebel.lia. | D. R.

Sus principales compradores son Alemania y Japón, que se quedan con el 30% de la producción de este delicioso caldo.

En cuanto al blanco de verdejo Nosso, de la Bodega Menade, la primera bodega ecológica Rueda, sus principales mercados son Alemania, Holanda, Irlanda, Suiza, Bélgica, Estados Unidos y Canadá, que se quedan con unas 17.000 botellas anuales de este caldo con un exquisito aroma a flores y una deliciosa frescura en boca.

Vino blanco de verdejo Nosso, de la Bodega Menade, ecológico. | TimeLabStudio

Por su parte, Finca Torremilanos, una de las firmas vinícolas pioneras de la D.O. Ribera de Duero, ha apostado por los vinos eco y biodinámicos con Montecastrillo -que exporta el 51% de su producción, siendo su principal consumidor los Estados Unidos- y Cyclo  -que exporta el 88% de su producción-. Su fan principal es Suiza, un país enamorado de este caldo elaborado con Tempranillo y un toque de garnacha que le proporciona un toque goloso irresistible.

Vino español ecológico Cyclo. | D. R.

Por último, nada como brindar con un cava ecológico del que se ha enamorado el mercado sueco: Privat Chardonnay Brut Nature Reserva, un cava elaborado con la variedad Chardonnay, suavemente afrutado y perfecto no solo para acabar la comida sino para acompañarla toda.

Privat es una de las marcas pioneras en la elaboración de cava ecológico. "Vemos un auge en el consumo de los productos ecológicos año a año en los mercados de export. La tendencia se está acelerando, especialmente en los países del Norte de Europa. Y que el mercado más desarrollado en este sentido es Suecia, donde más del 30% del mercado de espumosos es ecológico. La razón de esta tendencia es doble: protección del medio ambiente y preocupación por el cuidarse, dos temas cada vez más importantes para los consumidores, especialmente entre las generaciones más jóvenes", explica Eugeni Llos, director de Marketing de Perelada & Chivite.

Cava  Privat Chardonnay Brut Nature Reserva, ecológico | D. R.

HELADOS 'VEGGIE' que aman en Oriente Medio.

La Ibense Bornay es la compañía de helados más antigua de España. Fundada en Jerez de la Frontera allá por 1892, en 2016 sin embargo apostó claramente por el futuro y por un compromiso medioambiental al lanzar una línea vegana con certificación ‘V Label’ -el sello vegano oficial europeo-. Precisamente esta línea ‘veggie’ está tenido un gran éxito en Oriente Medio, concretamente en Emiratos Árabes Unidos.

Creada de forma artesanal, con elaboración 100% a base de ingredientes de origen vegetal y base de aceite de oliva, además no llevan lácteos, gluten, aromas ni colorantes y su envase es de cartón reciclable. Pero lo más alucinante es el sabor tan delicioso que han conseguido. Aunque cuentan con varios sabores, sin duda la estrella es el de chocolate (ojo, que crea adicción).

Helado de chocolate eco de Ibense.  | D. R.

El año pasado fue galardonada como mejor producto helado en la feria internacional Gulfood que se celebró en enero en Dubai y los países del Golfo. Este verano además la firma estrena cambio de nombre, ahora pasa a denominarse La Ibense 1892.