En 'Macchina Pasta Bar' (Barcelona) eliges pasta, salsa e ingredientes para montar tu propia receta. | D.R.

Esta es la lista definitiva de los mejores restaurantes italianos

Nunca pasó de moda, pero la cocina italiana está viviendo un auge renovado. autenticidad, calidad y platos más allá de los pasta & pizza clásicos son sus nuevas consignas.

Isabel Loscertales | Woman.es

Macchina Pasta Bar (Barcelona). ¿Se puede comer buena pasta en una cadena “fast casual” por menos de 10 €? Sí. Macchina Pasta Bar ofrece pasta fresca hecha al momento con una fórmula a medio camino entre el self service y la atención en mesa, en un espacio de aire industrial. Su última y cuarta apertura está en la zona de moda, Sant Antoni.

Parlament, 1. 

Le Cucine Mandarosso (Barcelona). Diez años acaba de cumplir esta encantadora y pequeña osteria cercana al Palau de la Música. Íntimo y decorado con mucha gracia, aquí se cocina con amor y eso se nota. Podéis probar todas las exquisiteces que sirve Pietro Leonetti (muchas sacadas del recetario familiar) con una condición: dejar sitio a sus extraordinarios pasteles. Unos 30 €.

Verdaguer i Callís, 4.

La preciosa decoración del 'Fellina' en Madrid. | D.R.

Fellina (Madrid). El antiguo Random (Grupo Le Cocó) ha mutado en este precioso italiano. Aquí se prepara “cuccina della nonna”: tradicional, genuina, sabrosa y contundente. Su vitello tonnato, el polpette di manzo o la saltimbocca son buena muestra de que en Italia no solo comen pasta y pizza (que, claro, también encontrarás en la carta). Unos 25-30 €.

Caracas, 21. 

Marinetta Mia (Valencia). En pleno centro histórico, cocina casera inspirada en el sur de Italia, especialmente en Sicilia. Pizzas y focaccias hechas con masa madre natural y larga fermentación, sugerentes platos como los fiocchi rellenos de pera con crema de gorgonzola y amaretti y buenos vinos. Unos 25 €.

Del mar, 3. 

Grosso Napoletano (Madrid). Aquí solo trabajan expertos pizzaioli napolitanos. Las pizzas se hacen en un horno de leña traído de Nápoles que se mantiene a una temperatura constante de 500º y donde apenas permanecen 90 segundos. El resultado es memorable. Su versión más popular: la Grosso. Unos 16 €.

Hermosilla, 85 y Santa Engracia, 48.

Due Spaghi (Barcelona). Nicoletta Acerbi y Toni Pol Tres, alma de este restaurante, definen su cocina como “italocatalana”. «Nos gusta pensar que detrás de cada plato hay una historia que contar», añaden. Entre sus propuestas, los parpadelle de los recuerdos con ragú de conejo (km 0) o el risotto carnaroli de azafrán con ossobuco. No te pierdas el tiramisú. Unos 30 €.

Sepúlveda, 151. 

Pizzería 'Fratelli Figurato' en Madrid. | D.R.

Fratelli Figurato (Madrid). La última pizzería napolitana auténtica abierta en Chamberí es de lo más recomendable. Los hermanos Riccardo y Vittorio Figurato son los responsables de estas pizzas ligeras, artesanas y asequibles, hechas con harinas alternativas y con recetas tradicionales, healthy o innovadoras (como la de calabaza y panceta). Unos 10-15 €.

Alonso Cano, 37.

Parking Pizza (Barcelona). Pizzas top en dos espacios industriales, informales y cool. Todas las pizzas tienen el mismo precio (12 €) y están igual de apetitosas. Un ejemplo: la de trufa negra, fontina, huevo y parmesano. Por nada del mundo te pierdas sus helados. Unos 20-25 €.

Londres, 98 y Pº Sant Joan, 56. 

Amassame (Barcelona). Junto al Mercado de Sants, este nuevo local aporta un guiño innovador a la cocina tradicional italiana. A clásicos como la burrata o los espaguetti a la carbonara, se añaden platos creativos como los (buenísimos) raviolis de espirulina rellenos de langostinos con curry de coco o la pizza rocco-co, con pesto rojo. El chef Philip Bonastre trabaja con ingredientes ecológicos km 0 y harina orgánica de masa madre. Unos 20-25 €.

Sant Medir, 8. 

Ambiente vibrante en 'Frankie Gallo Cha Cha Cha' (Barcelona). | D.R.

Frankie Gallo Cha Cha Cha (Barcelona). De las mentes inquietas de los hermanos Colombo (Xemei) y José María Parrado (ex Cañete) nace esta animada pizzería con ADN “ravalero”. Ubicada en un antiguo almacén, el secreto de sus extraordinarias pizzas está en la masa madre, cuidada hasta la obsesión. Unos 20 €.

Marqués de Barberá, 15. 

Bacaro (Barcelona). Taberna veneciana tras el Mercado de la Boquería que enamora. Una carta corta pero auténtica que varía según la temporada y "el despertar del chef", una excelente bodega y una atención cercana de mano de Alfredo Rodolfi. Unos 25 €.

Jerusalem, 6. 

Gioia (Madrid). En el corazón de Chueca, cocina italiana creativa firmada por Davide Bonato. Entre su especialidad, los arroces, encontramos un original risotto con azafrán, trigueros y ¡lámina de oro 24 quilates! Tiene una pequeña selección de pizzas gourmet. Si, además, buscas un ambiente romántico, aquí acertarás. Unos 50 €.

San Bartolomé, 23. 

Bruschetta de huevo escalfado, guanciale y trufa negra, en 'Manzoni' (Madrid). | D.R.

Manzoni (Madrid). El hermano pequeño de Don Lisander se ha convertido en una trattoria de culto, una de las más auténticas y favorita de los italianos que residen allí. Cocina de nivel a precios ajustados. Unos 25 €.

Bretón de los Herreros, 13. 

Ouh Babbo (Madrid). El italiano favorito de los famosos sirve pizzas top (en horno de leña), pasta fresca, especialidades napolitanas, sardas, toscanas... y unos tentadores postres caseros. Bruno Squarcia es su anfitrión. Estrenaron decoración hace poco. Unos 30 €.

Caños el Peral, 2. 

La belleza de 'Numa Pompilio' en Madrid. | D.R.

Numa Pompilio (Madrid). El Grupo Paraguas, con Sandro Silva y Marta Seco al frente, es el Rey Midas de la gastronomía y con este impresionante italiano ha vuelto a dar en el clavo. Una decoración romántica y fascinante, una terraza ajardinada que promete ser la más deseada esta primavera y alta cocina inspirada en la Italia más desconocida pero también viajada. Obrador a la vista. Unos 65 €.

Velázquez, 18. 

Il Piccolo (Pontevedra). Todo el mundo se fijó en este restaurante cuando hace unos años el organismo Ospitalià Italiana lo señaló como el mejor italiano de Europa fuera de Italia. Tras esta proeza encontramos al napolitano Francesco Iannelli. De 15 a 30 €.

Virgen del Camino, 16.  

Ñoquis con tomatitos cherry de 'Trattoria Sant Arcangelo' (Madrid). | D.R.

Trattoria Sant Arcangelo (Madrid). Un clásico en Madrid y una de las direcciones favoritas de artistas, políticos, modelos y gente guapa. Un local acogedor decorado por Pascua Ortega, ambientado por el DJ RichyG, y con una carta firmada por Manuel Luna con lo mejor de cada región italiana. Unos 25-30 €.

Moreto, 15. 

Premiata Forneria Ballaró (Madrid). El chef siciliano Angelo Marino –quien ya sedujo a Madrid con su Mercato Ballaró (Santa Engracia, 24) está también al frente de este restaurante que fusiona sabores italianos y españoles. Entrantes auténticos como la frittedda siciliana (con alcachofas, habas, guisantes, huevo y ricotta), pasta suculenta como los parpadelle con ragú de ciervo y pizzas (las verdaderas protagonistas) hechas con maestría en un horno de leña y con guiños creativos (prueba la porchetta, con lechón de Segovia). Unos 25 €.

Santa Engracia, 90. 

El restaurante 'Pasta Mitto' en Madrid. | fernando

Pasta Mito (Madrid). Un risto-shop (tienda y restaurante) que gustará a los más exigentes con la pasta. Aquí la hacen artesana "y cocinada con el amor de una 'mamma' italiana". Y, claro, te la puedes llevar a casa para cocinarla tú misma. Prueba la pasta con originales rellenos, como la de queso de cabra e higos. Unos 25 €.

Cuenta con dos direcciones: una en el Mercado de Chamartín (Bolivia, 9) y otra en la céntrica Alburquerque, 5. 

Don Lisander (Madrid). El restaurante de Gonzalo Vernacci, todo un referente, estrenó ubicación (más amplia y elegante) y carta el año pasado. Sigue sirviendo unas de las mejores pizzas. Unos 25 €.

Infanta Mercedes, 92.