ISTOCK

¿Por qué engordamos más los fines de semana?

Tan sencillo como que tus hábitos cambian en tus días libres, pero tenemos la solución. 

Paola Lei | Woman.es

Llega el viernes, el major día de la semana, nos ponemos eufóricas, nos venimos arriba y ¡ay! nos da por beber y por comer. Celebrar la vida lo llamamos. La consecuencia, según muchos estudios es que ganamos peso entre el viernes y el domingo. Si los pantalones no te cierran muy bien el lunes por la mañana, lamentamos decirte que no son ideas tuyas. No. Probablemente has engordado. Un estudio  del laboratorio Food and Brand de la Cornell University encontró que los adultos de entre 19 y 50 años consumen 115 calorías extra cada fin de semana entre grasas y alcohol si se compara con la ingesta de lunes a jueves.

Aquí te damos algunas claves de lo que haces el fin de semana que te hace engordar y cómo podrías evitar esos kilos de más.

Te pasas el finde apalancado en el sofá

Si durante el finde te conviertes en una patata que no sale del sofá probablemente vas a engordar. En cambio si reduces el tiempo que estás sedentario en 20 minutos al cabo de un año habrás reducido un 1,6% tu peso corporal, según un estudio de la Universidad de Carolina del Sur. No tienes que privarte de hacer maratones de series comiendo helados el fin de semana basta con que andes 20 minutos al día o que al menos te levantes y te muevas un poco entre capítulo y capítulo de la serie.

Duermes demasiado o fuera de tus horarios habituales los fines de semana

Sin presiones y sin tener que poner la alarma para despertarte lo más normal es que te acuestes más tarde los fiones de semana y que te permitas dormer a pierna suelta hasta que el cuerpo aguante. La verdad es que suena muy bien, pero ese pequeño placer alterará tus ritmos circadianos que a su vez alterarán las hormonas leptina y grelina, ambas encargadas de regular el apetito. Un desequilibrio en ambas hormonas podría disparar tus ganas de asaltar la nevera y comer justo esos alimentos grasol y dulces que llevan el cartel de 'prohibido'.

Para evitarlo no deberías crear más de dos horas de diferencia entre tus hábitos de sueño de los días de trabajo y los de fin de semana. Intenta desayunar de modo equilibrado para evitar las bajadas y los picos de glucosa que son los responsables de tus ataques de sueño.

Si tienes niño te pones en plan super madre los fines de semana

Vas a cumpleaños (y comes), vas a partidos de fútbol con los niños (y bebes cervezas y comes perritos)... Quieres que tus niños se lo pasen bien y coman mejor pero descuidas tu dieta. El resultado es que el fin de semana si te miras al espejo, tienes peor aspecto que le resto de los días.  La solución puede ser llevarte algunos temtempies sanos  a los eventos con los niños y alejarte de los alimentos supercalóricos que suele haber en las fiestas de cumpleaños.