¿Las vitaminas forman parte de tus hábitos saludables? | kieferpix / ISTOCK

Cuatro verdades (que no sabes) sobre las vitaminas y los suplementos

Antes de comenzar a consumirlos, ten en cuenta estos consejos. 

Paola Lei | Woman.es

Catherine Price, la autora del libro 'Vitamania' (aún sin publicar en España), recopila todo lo que se debe conocer sobre vitaminas y suplementos antes de decidir consumir alguno. El libro aparece después de que una investigación encargada por el fiscal de Nueva York detectara que el 79% de las vitaminas que se vendían en el mercado estadounidense no contenían los compuestos que se describían en las etiquetas. Aunque el libro se refiere a vitaminas y marcas que se venden en Estados Unidos es interesante los cinco puntos que propone la autora:

1. No existe una definición regulada para el término Multivitamina

Si compras multivitaminas de una marca como Centrum, muy popular y de fabricación estadounidense, éstas pueden ser muy diferentes a las de otra marca. Es difícil establecer parámetros homogéneos entre las diversas marcas.

2. Vitaminas y suplementos no son lo mismo

Según la autora del libro solo hay 13 vitaminas: A, C, D, E, K y ocho vitaminas B. Los suplementos son sustancias que se toman oralmente y que intentan complementar la dieta. “Mientras las vitaminas pueden suplementar una dieta, los suplementos no pueden calificarse de vitaminas”, dice Price. En el mercado estadounidense se venden cerca de 85.000 suplementos nutricionales, muchos no están autorizados en Europa, pero muchos turistas cuando viajan a Estados Unidos y los compran allí.

3. Más no siempre es más.

Tomar más vitaminas y suplementos no supone obtener beneficios extra. Al contrario puede causar perjuicio. Según explicó el profesor Fulgencio Saura, investigador del CSIC, también en España muchos suplementos superan las dosis diarias recomendadas de antioxidantes y otros nutrientes. Es muy conocido el estudio que buscaba las bondades sobre tomar a diario una píldora de vitamina C, los resultados arrojaron que no se encontraba ningún efecto en las personas sanas más allá de hacer trabajar más a los riñones.

4. Probablemente ya consumas suplementos nutricionales.

Hay muchos alimentos fortificados con suplementos en la nutrición diaria en los países occidentales, así que probablemente ya consumas multivitaminas en la comida diaria sin darnos cuenta. "La mayoría de las personas no necesitan tomar vitaminas añadidas", afirma la autora de Vitamania que concede que en algunos casos, como las mujeres embarazadas es recomendable tomar ácido fólico.