El restaurante Kitchen es el nuevo espacio de Ramsés Madrid: 40 comensales, cocina a la vista y especialidad en parrilla y Juan Mari Arzak como director gastronómico. | @accionycomunicacion

Cenar pronto es tendencia y tiene nombre: 'Early bird'

Sí, lo que en nuestro idioma viene siendo 'madrugador': muchos de los locales, acuciados por las restricciones horarias, se han apuntado a los turnos tempraneros.

Ester Aguado|Woman.es

Aunque poco nos ha costado adquirir costumbres anglosajonas como la noche de 'Halloween' o el fin de semana del 'Black Friday', incluso hacerle un hueco a Santa Klaus bajo nuestra chimenea/árbol... lo cierto es que, en cuestión de horarios, los españoles nos resistimos a las tendencias no mediterráneas.

Somos el país de Europa donde más tarde se cena, y las restricciones horarias impuestas a la hostelería -los locales deben cerrar a las 23 horas, no pueden atender en barra y el aforo es del 50%- están causando graves consecuencias para un sector que es nuestro motor económico y parte de nuestra identidad. La asociación Hostelería Madrid echa cuenta de hasta 75.000 cenas canceladas en la ciudad durante los primeros tres días, una pérdida que cifran en ocho millones de euros para el sector.

Por eso, un gran número de bares y restaurantes se han apuntado a la iniciativa 'early bird', que en la cultura anglosajona define a esa persona que acostumbra cenar antes de lo habitual. Así, en los locales de países como Irlanda o Inglaterra, las ofertas en horario 'early bird' son un reclamo habitual para incentivar el consumo en la franja inmediatamente anterior al almuerzo o la cena, y se observan en descuentos sobre el precio de carta o incluso en menús cortos especiales. Una tendencia muy común en Europa que anima a adelantar los horarios de ocio.

El restaurante Perrachica, del Grupo Larrumba, también se apunta al 'early bird'. | JOSE F. PARREÑO

Algunos de los principales grupos de restauración de nuestro país ya han asimilado la tendencia. El Grupo Larrumba, Grupo El Paraguas, Grupo Arzábal, Grupo La Máquina, El Mordisco, Ramsés y Grupo Oter se han unido a este movimiento, puesto en marcha y apoyado por la marca Schweppes. 

Todos ellos ya han adaptado sus horarios y servicios para acoger la nueva demanda, y ofrecen formatos pensados para abrir el apetito a las 20:00 horas o incluso antes. Así, por ejemplo, La Cantina —la línea más informal del grupo La Máquina— ofrece una selección especial de pinchos todos los jueves, viernes y sábados de 18:00 a 20:00 a un precio especial.

Para llegar a más gente, este movimiento se acompaña en España de una campaña exterior y digital, firmada por la agencia creativa La Despensa. A través de titulares divertidos, desplegados en lonas ubicadas por los edificios de la capital, se pide llegar a un pacto con nuestros vecinos europeos: ‘Queridos ingleses: aceptamos calcetines con sandalias si nos enseñáis a cenar a las ocho’.

La Maruca Castellana, nuevo restaurante en Madrid. | Rocio Romero Rivas RRR

Puede que no nos adaptemos a los horarios europeos hasta que no nos dejen salir antes del trabajo: lo lógico sería reducir la hora de la comida y flexibilizar y adelantar el fin de la jornada laboral. Así podremos salir antes y tener más tiempo para actividades lúdicas, disfrutar de la familia y, por supuesto, para cenar antes. ¿Por qué no se aplica la jornada intensiva durante todo el año? Los horarios tardíos nos convierten en un pueblo más divertido, pero también más cansado.