Karlie Kloss / INSTAGRAM

La razon por la que deberías congelar tus leggings tras una clase de yoga

La tecnología aplicada a la ropa deportiva puede ser increíble, los nuevos tejidos hacen que la humedad se evapore y que te sientas 'seca' aunque estés dándolo todo en plena clase de Zumba. Pero aunque tu ropa esté seca no significa que esté limpia

Olga Tamarit | Woman.es

Esto es lo que pasa; vas al gym y te pones tus leggings favoritos para esa clase de yoga. Como parece que no has sudado demasiado vuelves a casa y los dejas en la bolsa deportiva para darles algún uso más. Gran error; los últimos estudios aseguran que las bacterias siguen allí y -por supuesto- no son buenas para tu salud bi para las de tus compañeras de clase.

La próxima vez que los uses, tus compañeras de gym pueden llevarse una sorpresa. Es posible que tú no te des  cuenta, pero el calor y el sudor reactivarán las bacterias inactivas, causando un olor particularmente desagradable que puede ser indetectable para ti pero no para el resto de la humanidad. Hay gimnasios - como el británico SoulCycle- que tienen reglas concretas sobre la limpieza de la ropa deportiva de sus socios. 

También puede pasar otra cosa; que laves la ropa, pero que el olor no desaparezca. ¿Por qué? ¿Dejas tus leggings demasiado tiempo en el cesto de la ropa sucia? ¿Tu detergente ha dejado de funcionar? En algunas ocasiones puede ocurrir que el olor no se esfume del todo, pese a los lavados. ¿Qué hacer? Te damos algunos trucos para que ponerse ese outfit para clase de yoga y oler a flores frescas no sea incompatible.

1. Acostúmbrate a hacer más lavadoras.

Aunque poner la lavadora para cuatro cosas no es lo más aconsejable para ahorrar electricidad, te recomendamos que dejes las prendas en remojo con bicarbonato (la manera más económica y efectiva de eliminar el mal olor) o con un poco de jabón neutro. Lava a mano al día siguiente y deja secar del todo antes de meterla en el cajón.

3. Usa un detergente específico que actúe contra el sudor.

Hay alguno específicos para ropa técnica, que puedes encontrar en supermercados.

2. No lo dejes en bolsas de plástico durante demasiado tiempo.

Lávala lo antes posible y no la dejes en el cesto de la ropa sucia durante días. Esa es la mejor manera para que el olor se asiente a sus anchas en tus prendas. Y, por supuesto, sácala de la bolsa del gym según llegues a casa.

4. No añadas suavizante.

Estropea las fibras de los tejidos sintéticos.

5. Y... usa el congelador.

No estamos locas; según los estudios, poner la ropa deportiva en una bolsa de plástico tras tu clase y meterla en el congelador hace que las bacterias mueran. Hazlo durante la noche y lava a la mañana siguiente. Estre truco te ayudará tanto a  eliminar bacterias como olores desagradables.

Tags:

fitness