Los mejores ejercicios de glúteos si eres mujer y tienes más de 35 años. | UNSPLASH

Los mejores ejercicios de glúteos si eres mujer y tienes más de 35 años

Son tres ejercicios súper efectivos para tener unos glúteos firmes y tonificados.

woman.es

Nunca es demasiado pronto para ponerse en forma. Y si tienes más de 30 años y aún tienes todo en su sitio, no esperes a que empieces a perder firmeza para comenzar a hacer ejercicios.

Conseguir disminuir la celulitis y que los glúteos estén firmes, es cuestión de una buena rutina de ejercicios y alimentación. De la alimentación ya hemos hablado, pero ahora vamos a enfocarnos en el entrenamiento. Hemos reunido tres ejercicios infalibles diseñados para tonificar, dar forma y levantar los glúteos femeninos.

Así serán los entrenamientos estrella de este otoño

Cómo hacer Russian Twist o giros rusos y marcar abdominales

Sube escaleras

Sí, amiga este es un secreto que te puede ayudar más de lo que crees. Para hacerlo bien debes subir y bajar las escaleras intenta llevar algo de peso. Puede ser unas botellas de agua, una mochila con libros. Intenta que el pie que está apoyado haga toda la fuerza, tienes que sentir que esa pierna es la que te impulsa hacia arriba.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Gianluca Del Mastro (@giangosfit) el

Sentadilla búlgara

Para este ejercicio necesitas un banco. Colocas un pie arriba del banco y el otro tiene que estar en tensión. El movimiento de bajada se realiza mientras inhalamos, bajamos gradualmente hasta que la rodilla trasera esté cerca del suelo. Es importante que durante la flexión la rodilla no sobrepase la punta del pie. Luego, al subir expiramos empujando hacia arriba y hacia atrás con ayuda de los músculos, sin extender completamente la rodilla delantera, retornando así a la posición inicial.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de AURA by Olesia (@_olesyaa_kr) el

Empujes con bandas elásticas

Apoyando la parte superior de la espalda en un banco coloca una banda de resistencia encima de tus rodillas para “unirlas” pero sin que lleguen a quedar juntas y un peso en las caderas. El movimiento que tienes que realizar es el siguiente: las rodillas tienen que intentar “separarse” mientras los pies continúan bien apoyados en el suelo y el trasero realiza un movimiento descendente hacia el suelo y ascendente.