GTRES

Josef Ajram: "El amor es como una clase de yoga"

Escritor, deportista, trader de bolsa, conferenciante y motivador profesional. Hablamos con Josef Ajram a propósito de la publicación de su nuevo libro "El pequeño libro de la superación personal" (Ed. Alienta).

Olga Tamarit | Woman.es

Ha finalizado varios 'ironmans' aunque no es atleta profesional y trabaja como trader de bolsa, pese a no acabar sus estudios en administración de empresas. Para Josef Ajram nada es imposible si se desea con la suficiente fuerza, como él mismo dice en tercer libro, publicado en 2010, "No sé donde está el límite, pero sí sé dónde no está".

Charlamos con él a propósito de la publicación de su último libro, "El pequeño libro de la superación personal", publicado por la editorial Alienta. De formato pequeño, tapas duras y con marcapáginas, es una pequeña joya que tiene como objetivo ayudar a todo el mundo a conseguir sus metas. 

D.R.

Parece que a ti te cuesta menos que a los demás mortales entrenar, ser positivo, estar motivado... ¿Crees que la voluntad es un músculo que se entrena o se nace con ella? 

La cultura y el entorno ayudan a crecer de una determinada manera, pero la fuerza de voluntad se hace entrenándola. Yo he sido mal estudiante y me lo he tenido que currar mucho para llegar hasta donde estoy. Me he mantenido ajeno a las palabras al desánimo de la gente y eso necesita de un profundo ejercicio de confianza total en uno mismo.

Lo más importante para mantenerse motivado es tener un objetivo definido. Preguntarte qué quieres, para qué lo quieres y por qué razón. Una vez sepas esto, todo será más sencillo. 

¿Y qué hacer cuando nos puede el desánimo?

Lo primero es aprender a no agobiarse con el objetivo final. Imagina que vas a correr una maratón, no puedes pensar en el kilómetro 5 que áun te quedan 37 porque te vienes abajo. También tienes que tener claro que si tomas una decisión y te das cuenta de que no es la correcta siempre SIEMPRE estás a tiempo de rectificar. Cuanto antes te des cuenta de que no está funcionando, antes tienes que olvidar esa idea. Puede que suponga una pérdida limitada, pero lo que es seguro es que te proporcionará un beneficio ilimitado. Lo principal es ser humilde y saber rectificar. Aprender de los errores es básico.

Parece que has conseguido la felicidad en pareja junto a tu mujer, Sulaika. ¿Cuál es el secreto?

Mi mujer me dijo una vez que tu pareja debe ser tu amigo, tu amante y tu colega. Si alguna de estas patas falla, la pareja falla. Tienes la libertad para poder contárselo todo, pasártelo bien para ir juntos de fiesta y que también funcione a nivel sexual. Hay que buscar siempre esas tres cosas.

Vivir en pareja es una negociación continua, como digo en mi último libro: "El amor es como una clase de yoga; hay que tener paciencia, ser flexible y repsirar profundamente". Creo que vivimos en una época en la que se tira la toalla muy facilmente, donde las personas son muy egoístas. Creo firmemente en la importancia de tener alguien a tu lado que te dé estabilidad y en la pareja hay que saber ceder, hay que tener paciencia para entender a la otra persona - y a veces cuesta- y hay que tener mucha flexibilidad. Aquella persona que no sea flexible, no tiene futuro en una relación.

También he escuchado por ahí que has dejado de comer carne...

Yo era un carnívoro empedernido, hasta que un día me di un atracón de carne que me sentó fatal. Notaba como mi cuerpo rechazaba esa dieta, así que decidí cambiar. Siempre hay que escuchar a tu cuerpo. Ahora sigo una dieta que podríamos llamar 'Flexiteriana' donde consumo principalmente verduras, arroz, pasta integral y otros cereales de grano entero y de vez en cuando carne y pescado. También me he vuelto adicto a la fruta y al sushi. Desde que alimento a mi cuerpo de esta manera, duermo mejor y más profundo, que como ya sabrás es vital para el deporte...

Y por último ¿Qué consejos nos darías para no abandonar el 'gym' o mantenernos firmes en nuestros propósitos 'fitness'?

Lo primero que te diría es que escuches a tu cuerpo, si un día no te apetece hacer nada, no hagas nada. Lo segundo es que encuentres un motivo para hacer lo que haces. La gente fracasa porque no encuentra el motivo de porqué hace las cosas. ¿Quieres adelgazar? ¿Correr una maratón? Define tus intereses. 

Lo segundo que recomiendo es la variedad; no te estanques en una sola rutina, corre, ve al gym, haz natación, elíptica... Cuanto más varies tus intereses, mayor será tu implicación. Debes tomarte el deporte como un hábito y no como una obligación y tener en cuenta que la suma de pocos hace un mucho.

Mi tercer consejo es que, sea lo que sea, lo hagas antes de ir a trabajar, porque muchas veces vuelves de la oficina y no te quedan ganas de nada. Yo me levanto muy pronto y hago deporte antes de ponerme con otras cosas. Eso sí, a las 22:30 ya estoy en la cama y a las 06:25 en pie. Quiero ver salir el sol todos los días.

Relacionados