¿Quieres sonreír en el trabajo como Anne Hathaway en 'El becario'? | IMDB

Así es tu personalidad dependiendo del modo en el que te relacionas con tus mails

Los emails son una parte esencial del mundo laboral en su versión más tensa y estrenaste.

Paola Lei | Woman.es

Se ha descrito el síndrome llamado 'apnea del email', que es esa falta de aire que nos sobreviene mientras se descargan los mensajes del email a la espera de que cualquier marrón se nos venga encima. Ahora varias investigaciones corroboran que a diferentes tipos de personalidades corresponden ciertos hábitos y maneras de enviar y responder emails. Un estudio de la British Psychological Society con sede en Liverpool seleccionó cuatro categoría de personas, según los emails que enviaban. Veamos:

-Introvertido / Extrovertido

-Sensitivo / Intuitivo

-Racional / Emocional

-Juzgador / Perceptivo

“Nuestro estudio muestra que aunque existen reglas generales para contestar los emails, cada uno tiene características personales para responder sus correos electrónicos”, explica John Hackston, autor principal de la investigación. “Conocer qué tipo de personalidad desarrollas frente a tus emails podría ser útil para gestionar el estrés que generan”, dice.

Los intuitivos son, según los expertos, aquellos que tienen en cuenta una visión más amplia de las cosas al responder un email, son más proclives a revisar su buzón cuando están de vacaciones e incluso los fines de semana y antes o después del horario laboral. No son los mejores usuarios del email porque estar enganchado de esa manera a los emails de trabajo está asociado con altas cuentas de estrés y malestar y un precario equilibrio de la vida personal y laboral.

Los que clasifican como extrovertidos tienen que hacer un gran esfuerzo para que no se les quede ningún email sin responder, mientras los Introvertidos deben quitar las notificaciones del email para poder concentrarse en el trabajo y suelen insistir y hacer seguimiento a aquellas personas que no responden sus correos tan rápido como a ellos les gustaría. Mientras los extrovertidos no tiene ningún problemas para crear listas y subcarpetas de emails aún cuando no le den ningún uso, los introvertidos suelen mandar un email corto para avisar que no podrán dar una respuesta a un email de manera inmediata.

Los extrovertidos deben evitar ser demasiado directos cuando están bajo presión o muy estresados, mientras que los sensitivos y emocionales deben evitar enfadarse o sentirse atacados cuando alguien les responde un email de forma brusca u omite los saludos y las despedidas protocolarias, porque todo se lo suelen tomar de un modo muy personal. Los extrovertidos deben recordar que no a todo el mundo le apetece tener un encuentro cara o cara o convertir en un amigo a un mero contacto de correo electrónico, mientras los introvertidos tienen que tener en cuenta exactamente lo contrario: no pasa nada por conocer a alguno de tus contactos del correo electrónico.

Los investigadores dan, además consejos generales aplicables a todas las personalidades. Entre ellos, usar el correo para mejorar las relaciones laborales, para ello recomiendan responder más rápido los emails, tener especial cuidado con las cadenas de correo electrónico porque las carga el diablo, ser claro y conciso, e intentar ser siempre cortés y educado. También recomienda no dejar acumular los emails y tratar de liberarse a diario de la carga de contestar el correo. “Sé que es difícil en algunos casos pero solo saber que uno está libre de emails es suficiente para reducir el nivel de estrés”, asegura.