David Beckham, al natural | Anthony Mandler

Una entrenadora personal de Beckham revela su método ¡y no es muy duro!

Nada de machacarse en el gimnasio ni de privarse para siempre de los alimentos que a uno le gustan.

Clara Hernández | Woman.es

Se llama Tegan Haining, es australiana y una de las personas más perseguidas por las celebridades que quieren ponerse en forma (el deportista David Beckham ha sido uno de sus clientes estrella, pero también modelos como Jessica Gomes o Lara Stone).

¿Sus logros? Entre otras cosas, una filosofía que llama a la tranquilidad y a evitar obsesiones excesivas con dietas y entrenamientos. Y, además, el Quickie, un método que promete resultados en siete días y que se presenta como la solución para las personas que deseen mejorar su estado físico y su apariencia en poco tiempo, bien porque "tienen un evento" o una situación en la que le vendría muy bien reducir centímetros de cintura de forma exprés. 

"Al final de la semana, sentirás que tu vientre está más plano, que tienes más energía al levantarte por la mañana y que tu cuerpo está en el camino para transformarse", asegura en su nuevo libro 'The 7 day Quickie' y en una entrevista que recoge 'The Daily Mail'.

Lo curioso es que, pese a su rapidez, las técnicas de Tegan no contemplan el machacarse en el gimnasio (de hecho, llega a desaconsejarlo si no estás familiarizado con el deporte) ni desterrar de la dieta nuestros alimentos favoritos más calóricos. 

El proyecto "está diseñado para motivarte y ponerte en movimiento de nuevo mediante la mejora del sueño, limpiar el cuerpo de los malos hábitos alimenticios y conseguir hacer estiramientos  con programas equilibrados de ejercicio", explica. 

Suena bien, ¿verdad? Mira a continuación cuáles son los pilares básicos de este método milagroso: 

1. Para empezar, los cambios y el nuevo modelo de vida no debe abrumar para que se convierta en algo duradero en el tiempo. 

2. Moderación es una de las palabras favoritas de Tegan: hay que emplearla para alcanzar un equilibrio en la dieta y una constancia en el ejercicio físico. 

4. No valen los atracones de gimnasio. Incluso, pueden resultar perjudiciales y causar lesiones si la persona no está familiarizada con el ejercicio. "Creo que lo mejor es entrenar dos veces por semana en el gimnasio con pesas y hacer dos sesiones de estiramientos cada semana, bien con yoga, bien con otra terapia de estiramiento", subraya. 

5. Las comilonas en Navidad... entran dentro de lo esperado. Tegan parece muy comprensiva con este aspecto: "Perder peso con todas las comidas navideñas y las fiestas por medio puede un reto muy duro. Mi método 'Quickie' se puede hacer entre las fiestas, te ayudará a controlar tu culpa y la cintura". Seguirlo entonces tiene premio: "Si puedes estar más o menos bajo control en estas fechas, mantener la línea en año nuevo no será tan difícil".

6. No hay que desanimarse con pensamientos como "no voy a volver a comer tal cosa en la vida". De hecho, es probable que sí lo vuelvas a comer. "La vida es larga y estamos aquí para disfrutar de las cosas que nos gustan, simplemente necesitamos moderación (vuelve a repetir) para que nuestra salud no se vea afectada demasiado por esa alimentación", incide antes de confesar que a ella le vuelven loca el chocolate, el vino o el queso. 

7. Fuerza y flexibilidad. Son dos de las capacidades más importantes para "estar activo y fuerte cuando tengamos 60 años", explica. 

8. Para impacientes. Su brevedad es uno de los alicientes del programa (y, también, lo que hace que algunos lo miren con desconfianza). "Algunos programas de fitness pueden echar para atrás porque duran como mínimo de cuatro a ocho semanas, o incluso doce. Personalmente, nunca he podido seguir algo tanto tiempo", argumenta Tegan. La base es que para alguien no es difícil comprometerse a no tomar chocolate durante una semana, pero sí si tiene que hacerlo de por vida. 

9. También hay que descansar (dos días, con la table de la experta). Y no sentirse culpable por ello. "Los días de descanso no son el demonio. Puedes ganar en fuerza si dejas que tus músculos se recuperen". 

Además, desvela en qué consistía el entrenamiento de David Beckham, uno de los físicos más imponentes de la década pasada. La 'personal trainer' aclara que el secreto de ese cuerpo 10 fue una combinación de ejercicios que incluía levantamiento de pesas para pechos y brazos, así como fortalecimiento de abdominales con la polea o el cable de leñador.

Relacionados