Todor Tsvetkov / ISTOCK

Estás enganchada al gimnasio si...

Si cumples alguna de estas 10 condiciones, lo sentimos pero estás enganchada al 'gym'. 

Paola Lei | Woman.es

1. Organizas tu agenda dependiendo de la clase de tu monitor favorito.

2. Te sientes culpable por faltar un día. Cuando te miras al espejo esa noche percibes que los músculos han perdido volumen y todo cae hacia abajo atraído por la fuerza de gravedad. 

3. Te has aprendido el nombre de toda la musculatura del cuerpo humano, algo que no conseguiste ni en las clases de Anatomía. 

 

And the stress go away 🥊👋🏻 @clubxii #PeeptoesTraining

Una publicación compartida de Paula Ordovás (@mypeeptoes) el

4. Conoces el nombre de todos los entrenadores, haces bromas con ellos e incluso tenéis un código privado para entenderos entre vosotros.

5. Eres una yonqui si, un día que no has ido a las clases, te encuentras a algún entrenador por la calle e intentas esconderte. Y si no lo consigues y mientes sobre la razón por la que no fuiste al gimnasio, también. 

6. Sales con la gente del gimnasio, haces planes con ellos… ¿qué fue de la vida que tenías antes de apuntarte al 'gym'? Nadie lo sabe, es cosa del pasado.

7. Te han confundido más de una vez con un trabajador del gimnasio. Y, lo peor, estás encantada. Es que claro, te has enterado de qué marca son sus preciosas mallas y zapatillas… ¡y te has comprado las mismas!

 

Una publicación compartida de Victoria Sport (@victoriasport) el

8. Cuando abres el armario ya no tienes looks urbanos, de ir a bares, de pasear por las calles... El gimnasio se ha apoderado de tu armario. Más de la mitad de tu ropa son mallas, camisetas y zapatillas. 

9. Has pasado horas discutiendo acerca del tema, relevante donde los haya, de cuál es la mejor 'playlist' para correr. 

10. Te enfadas mucho, escribes una carta de protesta, lideras la protesta en sí misma, abres una petición en Change.org… Todo porque el gimnasio va a cerrar unos días en verano