Desayunos que ayudan a adelgazar. | D.R

Desayunos que te ayudarán a perder la tripa y acelerar el proceso de adelgazamiento

Saltarse el desayuno nunca ha sido una opción saludable cuando queremos bajar de peso, lo mejor es consumir proteínas y olvidarte de los azúcares y procesados. 

Woman.es

Hay quien dice que se debe desayunar como Rey, comer como príncipe y cenar como mendigo. Digamos que esta popular frase viene a decirnos que el desayuno es una de las comidas más importantes del día, y esto se debe a varias razones: primero porque es la primera ingesta que realizamos después de haber estado durante algunas o varias horas en reposo durmiendo y por lo tanto, en ayuno. En la noche, los niveles de azúcar en sangre (glucemia) bajan, entonces cuando despertarnos, nuestro cuerpo está vacío y necesita el aporte de nutrientes para recuperar los niveles de glucemia y dar energía al organismo.

Acelera tu metabolismo para ponerte en forma y adelgazar

¿Por qué estás ganando peso si estás haciendo ejercicio?

Además, el desayuno impulsa nuestro metabolismo lo que repercute favorablemente en la quema de calorías rápidas y por ende acelera el proceso de bajada de peso. Por eso es que cuando decides hacer el famoso ayuno intermitente, lo más recomendable es que lo hagas con la guía y acompañamiento de un experto. Saltarse el desayuno no siempre es sinónimo de adelgazamiento. Casi todos los expertos coinciden en que dejar de desayunar trae más problemas a la larga porque hace que coman más el resto del día y ese ayuno matutino no se ve reflejado en la báscula.

Desayunos que ayudan a perder la tripa. | D.R

Entonces el truco está en saber qué comer, no en dejar de comer

Una opción fácil y saludable para los que no tienen tiempo o no están acostumbrado a desayunar es la granola: esta mezcla de granos de avena con frutos secos, especias es ideal para desayunar gracias a su alto contenido en fibra y carbohidratos complejos. Recuerda que todo debe ser en cantidades medidas y aptas para tu cuerpo, recuerda que siempre es mejor que lo hagas tú a que lo compres y por último no añadas azúcar.

Busca siempre incluir proteína. Ingerir una buena fuente de proteínas al comienzo del día es una gran manera de comenzar el día y, al mismo tiempo, mantenerse en forma. Lo mejor es que la proteína esta presente en muchas formas: desde huevos, jamón, yogurt griego, o incluso barritas de proteína. Un buen desayuno puede ser un huevo con tostada, o bien unas tortillas hechas con harina de almendra o avena, leche de almendra y un huevo. Intenta incluir por lo menos 30 gramos de proteína a tu desayuno y no solo te sentirás más satisfecha sino que tendrás más energía.

Por otro lado el yogurt griego o bajo en grasas es otro gran alimento para los que prefieren desayunos rápidos y fáciles. Su bajo contenido en grasas y calorías, pero a la vez con un alto porcentaje en proteínas lo convierte en un alimento ideal. Además, contiene probióticos que tienen un efecto antiinflamatorio en el cuerpo, es rico en vitaminas y minerales como el zinc, el yodo o el potasio.

Fruta entera. Una manzana diaria o dos rodajas de piña o frutos rojos. La fruta es una fuente de energía super buena y sana. Es mejor consumirla entera y con cáscara y nunca en zumo, porque para satisfacerte tendrás que consumir una mayor cantidad y por ende ingerirás más azúcar. 

 

 

Si eres fan del aguacate tenemos buenas noticias, un cuarto de aguacate por la mañana también es una excelente opción, puedes untarlo en una rodaja de pan integral o mejor si es de centeno. 

Recuerda que el consumo de agua es elemental para evitar la hinchazón del vientre. En verano es aconsejable que bebamos por lo menos 3 litros de agua para evitar la deshidratación. Recuerda siempre primar los granos enteros e integrales en tu dieta y evita a toda costa consumir azucares y productos ultra procesados. 

Relacionados