Lámparas 'Mr. Ed' de Roderick Vos. | D.R.

Lámparas auxiliares: un plus de iluminación

Un punto de luz colocado en el lugar adecuado puede cambiar toda una habitación. 

Goito Paradelo |Woman.es

Resulta sorprendente descubrir cómo cambia la apariencia de cualquier espacio de tu apartamento cuando tiene la iluminación correcta. Puedes pasar de disfrutar de un lugar completamente anodino y sin mayor relevancia a tener el ambiente más acogedor del momento. Y para conseguirlo, nada mejor que la colocación estratégica de determinados puntos de luz repartidos por diferentes lugares de la casa que armonizan el conjunto. Ahí es donde, por ejemplo, las lámparas de sobremesa juegan un papel primordial.

Lámpara de estantería 'Mr. Ed' de Roderick Vos. | D.R.

En una estantería

Es un punto bastante socorrido, no solo porque consigues aportar iluminación a un hueco poco utilizado, sino porque iluminas libros, complementos o rincones que de otro modo pasan completamente desapercibidos. La puedes incorporar con el socorrido foco de pinza que abraza cualquier balda de la estantería o jugar con algunos modelos que se integran perfectamente con el resto de elementos que aparecen en ella. La forma del modelo 'Mr. Ed' de Roderick Vos se integra perfectamente en una estantería repleta de libros gracias a sus dos alas que imitan las tapas de un libro.

Lámpara de mesa creada por el diseñador Michael Anastassiades. | D.R.

En una mesa pequeña

No hace falta hacer demasiado hincapié en este aspecto. Cualquiera se dará cuenta de que funcionan muy bien tanto para la lectura en un rincón de un sofá como para iluminar una pared, si la colocas sobre una alacena o mueble bajo. En este aspecto, las llamadas lámparas de bulbo resultan perfectas puesto que la luz que ofrecen aporta iluminación al conjunto, sin demasiada potencia. De las más nuevas, las creadas por el diseñador Michael Anastassiades que además consiguen un efecto de complemento-escultura.

Lámpara de mesa de Michael Anastassiades. | D.R.

En la chimenea 

Son como pequeños focos que incorporan luz tamizada a puntos concretos de la casa. Sobre la chimenea iluminan la pared sobre la que descargan su potencia lumínica y añaden a ese paño la intensidad perfecta para conseguir un efecto rebote que no molesta a la vista. Además de pequeño complemento, sirven para incorporar a la habitación en la que se instalan un punto de referencia focal que armonice todo el conjunto. El modelo 'Faro' del estudio LaSelva para Bolia tiene una base de mármol que le da una estabilidad inmejorable y la tulipa se ajusta a la base a través de un imán que permite variar la posición de la misma para sacarle el mayor rendimiento posible.

Lámpara de chimenea 'Faro' del estudio LaSelva para Bolia. | D.R.

En una balda o repisa

Es curioso el efecto que se logra al instalar una pequeña luminaria en una estantería a la que apenas prestamos atención. Sobre todo porque ha sido una necesidad creada a demanda de los propios consumidores. Por lo general, inciden con su foco lumínico sobre un punto concreto que suele ser de baja intensidad, pues no se quiere una luz muy fuerte, sino una de complemento. Básicamente completan la iluminación global de la estancia Wastberg, y su diseño se cuida cada vez con más esmero. La pieza 'Sempé W153' de la propia diseñadora francesa Inga Sempé es el modelo evolutico de la tradicional pinza, que además, por su diseño, permite colocarla sobre una mesa, en una pared o como pinza. Su sombrero cónico y el color de sus acabados completan una oferta pocas veces superada.

Lámpara de repisa de la diseñadora Inga Sempé. | D.R.