D.R.

Y de repente, Indochina está en Madrid

Una nueva atmósfera de corte oriental en el centro de Madrid.

Goito Paradelo |Woman.es

Y no es porqué se haya instalado una nueva colonia francesa en la capital de España, sino porque ha abierto en nuestra plaza un nuevo espacio gourmet en el que no sólo podrás degustar algunas de las mejores especialidades del país asiático, sino porque en cuanto traspases la puerta de entrada descubrirás que has viajado directamente a Hochi Minh, la capital del sudeste asiático.

Un cuidado espacio bañado por la luz, en el que no se ha escatimado en fórmulas decorativas que trasladen al visitante al país asiático, Sushita Café presenta una atmósfera de corte oriental que aparece repleta de vegetación a través de un rebosante jardín vertical instalado en una de sus paredes. Una impresionante cristalera a la calle Miguel Ángel de Madrid separa este rincón oriental del resto de los mortales, en el que se han cuidado al máximo detalles como la vajilla tradicional que se usa para presentar sus platos o el estampado en blue-índigo del tapizado de muchos de sus asientos-butaca.

D.R.

Para conseguir, además, la atmósfera perfecta y sumergirte de lleno en este plácido rincón, la iluminación juega un papel primordial. Una gran composición de lámparas de mimbre y ratán preside el salon principal de Sushita, pero una divertida hilera de luminarias que semejan a estrellas cubre el perímetro de este espacio y consigue, sobre todo por la noche, crear la atmósfera perfecta.

D.R.

Completa este fabuloso embalaje principla una gran barra lateral, detrás de la que un selecto grupo decocineros, todos orientales, dan forma a los sugerentes y deliciosos platos como la tempura de gambas rojas con chile dulce o la exclusive carne de wagyu.

La segunda planta de Suchita, más íntimo y reservado, respira la misma atmósfera delicada, en la que detalles como el terciopelo de sus tapizados o las lámparas de ceramica sobre las mesitas, contribuyen a este viaje por el oriente más vanguardista.

D.R.

Para retamatar y si eres un fan de este tipo de sabores, la cocina del restaurante ofrece la posibilidad de encargos, un take away que se impone lentamente en la ciudad.

D.R.