D.R.

Hoteles, oficinas y apartamentos... con selva privada

Los espacios verdes ganan puntos dentro de cualquier espacio. 

Goito Paradelo |Woman.es

De sobra es conocida por todos la tendencia por incluir la vegetación en nuestras viviendas, bien para formar parte activa de la decoración, como para integrar el mundo verde y conseguir que un trozo del campo y de selva forme parte de nuestra vida ecológica. Y esta tendencia, que tuvo su despegue a comienzos de los años 80, ha llegado actualmente a convertirse en una parte imprescindible de la decoración actual, sin la que parece ser ya no es posible vivir. Por eso, hoteles, apartamentos, museos y viviendas han incorporado matas y frondosas especies vegetales en su estructura e interiores para que la sensación vegetal se integre completamente.

Entre las grandes muestras de esta frondosidad verde, el Hotel Park Royal de Singapur, un edificio de tres grandes torres que están separados entre sí por unas enormes terrazas vegetales en las que incluso crecen palmeras. El visitante de este complejo hotelero no necesita organizar ninguna excursión a las selvas que pueblan el país teniendo a pie de cama una muestra increíble de semejante proliferación de vegetación.

D.R.

En este mismo país asiático, la firma de arquitectos W Architects son los responsables del edificio de apartamentos The Olive, en los que cocoteros, plantas tropicales e incluso especies frutales locales intentan adentrarse en las viviendas a través de enormes terrazas escalonadas.

D.R.

También en el ámbito del trabajo se impone esta tendencia selvática con el fin de conseguir que los trabajadores se encuentren más cómodos y rindan mejor. Lo vemos en las oficinas de Nanoco en Ho Chi Minh, Vietnam, cuya estructura transparente y jardines colgantes se ha convertido en el paradigma perseguido por las grandes empresas de todo el mundo. 

D.R.

Mas cercana, en ciudad de Nicosia, en la isla de Chipre, el arquitecto francés y diseñador de producto Jean Nouvel firma los apartamentos White Walls, en los que sus habitantes comparten más espacio con la naturaleza escalonada de sus diferentes apartamentos que con sus metros reservados a la habitabilidad.

D.R.

En nuestro país, en la isla de Ibiza, este mismo mago de la construcción ha dejado también constancia de la perfecta combinación de viviendas y jardines en los apartamentos Boas de Ibiza, en los que sus jardines exteriores que cuelgan como lianas verdes representan un oasis de verdor y naturaleza en plena ciudad.