Salón del hotel Mondrian Doha en Qatar. | Marcell Wanders

Mi hotel, tu hotel, nuestro hotel... maravilloso

La decoración de los hoteles dice mucho de ellos. Aquí algunos ejemplos de los mejores en todo el mundo. 

Goito Paradelo |Woman.es

Desde finales de los años 80, hace por lo tanto más de 35 años, la estética y la imagen de espacios como hoteles y restaurantes comenzó a ser una preocupación añadida entre los grandes grupos y establecimientos hoteleros todo el mundo. Conseguir nuevos clientes era la máxima a perseguir y comenzó la contratación de grandes nombres del diseño para conseguir que estos edificios ofrecieran, además de alojamiento, nuevas experiencias.

Philippe Starck, el diseñador francés pionero en estas lides que convierte en oro todo lo que lleve su nombre, fue de los primeros en atreverse a probar fortuna y los buenos resultados obtenidos no han hecho más que sumar puntos a su ya de por sí enorme producción. Desde entonces, la lista de diseñadores que han decidido sumarse a esta nuevo negocio se ha incrementado considerablemente y aquí te presentamos algunos últimos establecimientos que debes anotar en tu cuaderno de viajes.

Interior del hotel Mondrian Doha decorado por Marcell Wanders. | Marcell Wanders

HOTEL MONDRIAN DOHA

Si realmente quieres descubrir dónde está escondido el reino de 'Las mil y una noches', Doha, en Qatar, es tu próximo destino obligado. El interiorismo del Hotel Mondrian, un oasis de lujo en mitad del desierto, es uno de los últimos trabajos del holandés Marcell Wanders, el niño mimado y caprichoso del diseño de los países bajos que maneja con soberbia maestría las mezclas y composiciones estéticas más extravagantes.

Decoración del hotel Mondrian Doha por Marcell Wanders. | Marcell Wanders

Imaginarios espacios oníricos que recuerdan a cuentos repletos de fantasía en los que todo es posible, convierten cada una de las estancias de esta monumental oda al exceso en un inesperado viaje gráfico que no podrás descubrir en otra parte del mundo. Dorados intensos, blancos nacarados, negros azabache, rojos lacados y mucho brillo forman en este enorme pastel visual que será dificilmente superado.

BARCELÓ TORRE DE MADRID

Salón del hotel Barceló Torre de Madrid. | Barcelóhotels

Solo con saber el edificio que ocupa este establecimiento hotelero en el centro de la capital de España es garantía más que suficiente para pensar que aquí se esconde algo muy especial. En total 256 habitaciones, varios salones, diferentes comedores, una piscina y un gimnasio de escándalo han sido decorados mágicamente por la barita del valenciano Jaime Hayón, otro de los grandes nombres del diseño internacional.

Decoración de Jaime Hayón en el hotel Barceló Torre de Madrid. | Barcelóhotels

Colores rabiosamente contrastados, materiales de última generación y grandes símbolos de la ciudad de Madrid –reimaginados por la divertida imaginación de Hayón– se presentan en los diferentes niveles de esta torre de cinco estrellas arropados por la elegancia y el buen diseño de un decorador y creador al que le gusta sorprender con ideas frescas, llenas de sorpresas y en las que los acabados suman puntos extra.

Comedor del Hotel Barceló Torre de Madrid. | Barcelóhotels

THE WHITBY HOTEL

De trazo más elegante, semejante al que le gusta prodigar en su ropa a la diseñadora Carolina Herrera, este edificio cercano a la Quinta avenida de Manhattan y a escasos metros de Central Park, es el segundo establecimiento de la firma Firmdale, que gestionan los británicos Kit Kemp, diseñadora de renombre en Gran Bretaña, y su segundo marido, Tim. Conocida en las islas por su refinado gusto y perfecta armonía en todo lo que ella decora, la diseñadora, que también defendió en su momento el estilo 'folk', consigue trasladar con acierto a la Gran Manzana todo el oropel de la monarquía británica sin que resulte exagerada ni rancia.

Salón del Hotel Whitby decorado por Kit Kemp. | Firmdale

Espectacular por contraste con el resto del edificio resulta el Whitby Bar, un lugar recogido y divertidamente decorado, en el que un enorme grupo de 40 cestas de mimbre cuelgan del techo de la barra para mayor disfrute de sus clientes. Lo curioso es, además, que cada una de estas cestas provienen de diferentes puntos de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda, y que cada una de ellas encierra una historia del pasado artesanal del país.

Decoración del Whitby Bar. | Firmdale