Guille García Hoz con uno de sus perros en la terraza de su casa.  | Guille García Hoz

Guille García Hoz nos da las claves 'deco' de la nueva normalidad: "Más confort y menos postureo"

Nuevos espacios, usos y valores. Así comienzan ya a ser nuestros hogares. 

Clara Hernández | Woman.es

Con el confinamiento aún reciente y los nuevos ritmos impuestos por la pandemia de Covid-19, nuestros valores han cambiado y, con ellos, nuestros hogares. Nos lo confirma Guille García Hoz, uno de los nombres clave del diseño y del interiorismo actual 'made in Spain', creador sorprendente y gran amante de la artesanía tradicional, a la que obliga a hacer audaces piruetas.

Hablamos con el diseñador para que nos aclare cómo están cambiando nuestras casas y qué tendencias primarán en la #nuevanormalidad. Atención, porque no descarta el gotelé, pero con matizaciones.

En estos últimos meses hemos ordenado emociones, ¿también nuestras casas?
Hemos hecho un 'Marie Kondo' masivo, un 'o aporta, o aparta'. Hemos zarandeado la casa y nos hemos quedado con lo que nos hace felices de verdad, lo indispensable.

Guille García Hoz

¿Qué otros principios han cambiado?
El confinamiento ha resultado ser un acelerador de tendencias que ya estaban en marcha, como la sostenibilidad, la artesanía o el kilómetro cero. Se potencia lo propio.

Entonces, ¿es buen momento para la marca España?
Sí, nos vamos a fijar más en nuestro armario, en las raíces, para luego reinventarlas. España tiene unos artesanos impresionantes. Lo que estamos intentando es dar una vuelta a esa artesanía tradicional y a los oficios antiguos para hacerlos más contemporáneos. Por ejemplo, para el proyecto en Casa Decor 2020 (en la imagen siguiente) hemos utilizado cerámica de Talavera interpretada por Gonzalo Mouriño. Al final, no es distinto a lo que hace Rosalía: toma un elemento tan propio de nuestro cultura como es el flamenco y lo dota de una proyección inesperada e internacional.

Casa Decor / Nacho Uribesalazar

¿Qué le falta al producto local para adquirir repercusión?
Nuestra artesanía, que es muy potente, debe elevarse a categoría de lujo. Y está la dictadura del algoritmo…

¿En qué consiste esa dictadura?
Nos llamó Amazon para interesarse por nuestros objetos de cerámica. Nos pedía muchísimas unidades para empezar pero nos advertía que nos las podía devolver en cualquier momento. Si de repente necesitaba más, teníamos que surtirles rápidamente. Pedí hablar con alguien para explicar cómo funcionábamos, que estos productos requieren un tiempo, y me respondieron que no era posible porque "todo se regía por un algoritmo". ¡Estamos siendo penalizados por un algoritmo pero yo necesito gente! Por una parte está la tendencia que va hacia lo artesano y lo humano, y, por otra, la dictadura del algoritmo.

Decoración del salón comedor del interiorista y escultor Guille García Hoz. | Guille García Hoz

¿Quizá una sea la reacción de la otra?
Sin duda, estamos demasiado etiquetados. Necesitamos que nos traten como a una persona, no como a un número. Cuando una tendencia empieza, es porque la anterior está en declive. Yo espero que, en cuanto al consumo, cambien muchas cosas.

¿Cuáles son los nuevos indispensables del hogar?
Los indispensables hoy son los indispensables de verdad. Antes la casa era un sitio donde íbamos de vez en cuando y ahora sus parámetros los ha marcado el día a día, nuestra relación con ella ha variado mucho. Los salones se han convertido en parques de juego de niños, los comedores son despachos. No haces una casa solo para que sea bonita, sino para que sea cómoda.

¿Cómo ha cambiado todo esto tu casa?
El comedor se ha convertido en despacho y me di cuenta de que tenía sillas bonitas pero incómodas. Ahora todos analizamos el hogar en términos de confort y menos de postureo.

Decoración de la cocina del diseñador Guille García Hoz. | Guille García Hoz

¿De qué color es la nueva normalidad?
De color sereno y con texturas. ¡No me imagino encerrado en una casa histriónica! He descubierto que me dan mucha paz las texturas, que las paredes tengan texturas que cuando enciendes la luz pase algo, no paredes lisas que me hacen sentirme en una oficina. El gotelé me divierte. 

Diciendo eso vas a alegrar a miles de españoles que llevan años pensando en cómo quitarlo de sus casas.
La gente lo cuestiona un montón pero también cuestionaban el terrazo antes de que se convirtiera en tendencia. Me gusta el gotelé pero no uno horrendo hasta el techo, sino que pienso en una franja… Quitar el gotelé selectivamente y usado con sabiduría puede ser un gran recurso. 

Mira la casa de Guille García Hoz... ¡e inspírate! 

 

Relacionados