D.R.

Una cocina con vistas

Cerramientos de cristal interiores, un 'must' deco.

Beatriz Alvear | Woman.es

Los cerramientos de cristal interiores se han convertido en una tendencia decorativa que arrasa con fuerza. Esta solución traslúcida triunfa para integrar y al tiempo separar unas estancias de otras, en especial las cocinas. Además de aportar un aire de modernidad, deja traspasar la luz y compartimenta los espacios aportado un toque decorativo irresistible.

Las puertas o paneles de cristal se utilizaban no hace tanto casi exclusivamente para abrir la casa a patios y jardines, pero el concepto y el uso de los cerramientos acristalados ha evolucionado y actualmente es una herramienta deco con multitud de posibilidades y sinónimo de alto diseño.

De hecho, se pueden colocar casi en cualquier habitación de la casa. Este tipo de pared acristalada ofrece grandes posibilidades y se presenta en una gran variedad de estilos, en función del material del que está hecho y su acabado.

En general se pueden dividir en tres tipos:

Con perfiles

Ya sean de distintas clases de metal o de madera. Son más llamativos y acentúan el efecto de separación, además de aportar un plus decorativo elegante y moderno. Es cierto que los cerramientos con perfiles tienden a relacionarse con el estilo industrial, aunque la realidad es que se adaptan a cualquier ambiente en función del material de los perfiles, el color, los acabados, etc.

Sin perfiles

Dan una sensación de pecera y son mucho más discretos, apenas perceptibles en algunos casos. Son ideales para conseguir un efecto de integración casi absoluta, al tiempo que aíslan de olores, humos o ruidos.

Combinados

Los cerramientos de cristal también se pueden combinar con muros de cualquier material, utilizando el cristal como terminación superior.

Además de ser decorativo y tendencia, la partición de cristal es también una solución arquitectónica muy práctica que se adapta perfectamente a muchas configuraciones y cuyo precio, no necesariamente caro, dependerá del material que se elija.

Es una opción especialmente inteligente para separar con estilo la cocina del office, salón o comedor, ya que al tiempo que dividen, conectan los ambientes y preservan su individualidad. Y aún más en el caso de las cocinas pequeñas, haciéndolas más luminosas y dando una mayor sensación de amplitud, con un efecto moderno y funcional, que consigue separarlas del resto de las habitaciones y al tiempo poner la atención sobre ellas.

La cerrajería de cristal interior es sin duda una apuesta decorativa totalmente de moda que se adapta casi a cualquier función, ya sea separar sin aislar, dividir o compartimentar, con un toque elegante y un aire único y personal. 

Relacionados

-->