El sofá Maralunga, considerado el más cómodo del mundo. | Cassina.com

Cinco sofás donde echarte la siesta y ver tus series favoritas (sin dejarte la espalda en ello)

Recogemos una selección con los sofás más bonitos, con mejores valoraciones y de todos los presupuestos.

Clara Hernández

Uno de los grandes placeres al que ya nos entregábamos antes de la pandemia pero al que esta ha dado una nueva dimensión es la de recostarnos en el sofá para ver nuestras series favoritas (una práctica que, en los fines de semana lluviosos de abril, cobra aún sí cabe más protagonismo). Sin embargo, ¿cuál es mejor sofá para hacerlo sin que, tras habernos pegado una sesión maratoniana frente a la pantalla, devorando capítulo tras capítulo, nos levantemos con dolor de espalda? 

Hemos seleccionado cinco modelos de los que estamos enamorados porque son preciosos, cuentan con las mejores valoraciones de sus usuarios o críticas de expertos y, en general, son comodísimos sin renunciar al diseño (incluso en algunos casos, este último es su gran protagonista, tomando formas y probando audacias que ni te imaginas). 

- De 'Los Bridgerton' a 'Big little lies': muebles y accesorios para decorar la casa como tu serie favorita

- ¿De quién son los cuadros que cuelgan en las paredes de nuestras instagrammers favoritas?

Pero antes, te recordamos algunas de las claves en las que suelen coincidir los expertos y que marcan si un sofá es confortable y, en general, si es nuestro sofá... o no. Para empezar, debes comprobar (en la tienda física, antes de comprarlo, o al recibirlo en casa si la compra ha sido online) si, al sentarte, la zona lumbar queda bien apoyada en el respaldo y el cuerpo no se desliza hacia abajo.

Más: para ser un buen sofá, debe tener una buena estructura y el armazón, ser resistente.  Y la profundidad mínima ha de ser de 90 cm, algo que ayuda a evitar que las caderas se queden más hundidas que las rodillas, lo que dificultaría que nos incorporásemos, o que los pies no lleguen al suelo. Además, los reposabrazos deben quedar a la altura del codo, no más abajo.

En cuanto al relleno, aquí entran en juego nuestras preferencias. El relleno determina que la sentada sea más o menos suave, o si el respaldo es más firme o, en cambio, proporciona esa sensación de que nos abraza.

Hay buenas noticias: hay sofás que cumplen estos requisitos para diferentes bolsillos y para todos los gustos: desde infinitos y con chaise longue, a más recoletos pero supereficaces, sin olvidar el exclusivo Maraluga diseñado por Vico Magistretti en 1973 y que está considerado, por muchos, como el sofá más cómodo del mundo. 

Mira nuestra selección: