Jeff Abrams, fundador de la firma de ropa Rails, en la entrada al salón de su casa californiana. | J. Abrams

En casa de Jeff Abrams, el diseñador 'slow' de las 'celebrities'

El fundador de Rails, la marca de diario por la que suspiran Kate Moss, Beyoncé o Gigi Hadid, nos abre 'El Mirador', su elegante hacienda en Los Ángeles.

Ester Aguado

Este americano, fundador y director creativo de la marca Rails, ha conseguido en poco más de diez años que su ropa –fusión de tejidos nobles y buen corte europeos con el estilo de vida californiano– sea considerada en todo el mundo como un ejemplo de moda cool relajada pero elegante, que tanto gusta a Beyoncé, Cindy Crawford, Leonardo DiCaprio, Kate Moss, Mathew McConaughey o Gigi Hadid, fieles al tacto suave y la falta de pretenciosidad de sus prendas (¡sin cobrar por ello!).

La entrada de la propiedad en Montecito, que aspira a ser un refugio para artistas. | J. Abrams

Este viajero de Interrail (de ahí viene el nombre de la firma, ya que durante sus años universitarios se recorrió Europa de norte a sur) empezó vendiendo un único modelo de sombrero y hoy factura medio billón de dólares. «Hemos crecido mucho en los últimos 15 años. Las claves han sido una dedicación interminable, el descubrimiento de un gran producto (un algodón tan suave que parece cachemir), las sinergias con socios y equipo (somos como una familia) y comprender que no hay sustituto para el trabajo duro. Sobre todo, es importante mantener la perspectiva y ser humildes y agradecidos por todo lo que hemos logrado; no se trata tanto de negocios, como de emociones», explica Jeff, que estudió Políticas en Berkeley.

Las camisas de Rails que adoran las famosas. | Getty

Él mismo descubrió esta propiedad online mientras soñaba con una casa de campo romántica para escapar del estrés del centro de la ciudad de Los Ángeles: «Vine a verla sin la intención de comprarla... más que nada, para alargar un poco en el tiempo mi sueño (risas). Pero tan pronto como conduje por el camino de entrada, cubierto de árboles, y la casa apareció entre el hermoso paisaje... me enamoré. ¡Era casi como si hubiera viajado en el tiempo, al sur de Francia, a una casa europea llena de historia y herencia clásica! Fue una experiencia emotiva y supe que estaba destinada a ser el próximo capítulo de mi vida», nos cuenta el emprendedor.

El comedor de Jeff Abrams, con puertas correderas para disfrutar del jardín exterior. | J. Abrams

Durante los últimos dos años, se ha centrado en renovar muchos interiores, incluido el suelo de piedra procedente de una cantera en Francia, y en reconstruir la entrada original, que estaba en ruinas: «Se está transformando en una casa de huéspedes y en un estudio de arte, donde con el tiempo me gustaría albergar a artistas... Sí, podría convertirse en una residencia. Es un lugar para estar en armonía con la naturaleza y enfocarse en esfuerzos creativos», explica el propietario. Una de las claves de la mansión, además de la cálida madera, los muebles vintage –con un toque muy masculino en colores y texturas– y la omnipresente naturaleza, es el arte: «He intentado equilibrar muchas de las obras de arte históricas de la casa con las obras de artistas emergentes. Me encanta lo que hace, por ejemplo, Sam Bassett. Es un artista del Reino Unido que está pintando con una pasión cerebral y contemporánea», nos descubre Jeff.

La madera, los muebles vintage y las obras de arte forman parte del ADN de esta espectacular hacienda de Montecito, California. | J. Abrams

El joven insiste en que la naturaleza es un elemento clave de la propiedad: «He tratado de crear un flujo en el que estés dentro y fuera de la casa al mismo tiempo. Hay habitaciones que tienen puertas correderas completas al exterior; por ejemplo, cuando alguien se sienta en el comedor, puede disfrutrar de una visión completa de los jardines. En varias áreas de la casa, como en el recibidor, hay plantas que uno puede encontrar también alrededor de la casa, incluidos olivos, ficus y palmeras. El objetivo es que uno no sienta esa división de dentro y fuera. Es importante a nivel espiritual, porque aporta mucha calma», asegura Jeff.

La piscina es otro punto fuerte de esta hacienda que aspira a convertirse en un refugio de artistas. | J. Abrams

Sí, hay algo mágico en esta propiedad... «Y la historia de las diversas familias que han vivido aquí a lo largo de los años es increíble. Hay historias de fortuna, desesperación, amoríos y más folclore. Algún día me encantaría hacer una película sobre las generaciones que han pasado por esta hacienda. ¡Es el escenario perfecto para una película!», tipo “Falcon Crest”, nos cuenta el CEO de Rails, que habla un poco de español, con desparpajo y acento sureño: «En Los Angeles tienes que hablar de todo, además, en la empresa hay mucha gente que viene de México o El Salvador». Ahora que tenemos que pasar tantas horas en casa, debido a la pandemia, Jeff echa de menos a sus amigos: «Este es un lugar que debe compartirse con la gente. Es un espacio que requiere experimentarlo en persona, y claro, eso es muy complicado hacerlo ahora, incluso en familia. Como todo el mundo, espero con ansia que podamos reunirnos con nuestros seres queridos y pasar tiempo riendo y construyendo nuevos recuerdos juntos», confiesa el empresario californiano.

Aunque a nosotros nos recuerda más a un rancho indiano, a Jeff le gustó su estilo porque le transportaba a la campiña francesa. | J. Abrams

Como buen emprendedor que es, Jeff Abrams ya está pensando en el siguiente paso: «Siempre hemos planeado introducir artículos para el hogar en Rails. Hemos construido una conexión con nuestros clientes basada en nuestras telas, increíblemente suaves, y es una evolución natural traerlas a nuestros hogares. Planeamos lanzar en 2022 una completa línea de mantas, almohadas y ropa de cama que cuenten con nuestros textiles de lujo», nos explica. recuerdos de viajes Aunque tiene otra casa, más pequeña, en el centro de Los Ángeles, donde trabaja a diario, su estilo no difiere mucho de esta, a base de madera y una paleta de blancos: «Una textura moderna que nunca me ha gustado es el metal... las mesas y los marcos de metal me dan una sensación fría y comercial, que me pone nervioso. Quiero que esta casa represente una experiencia artística, pero que además siga siendo un hogar», explica.

Sus prendas, cómodas y de una calidad excepcional, se imponen en medio mundo. | @rails

A este viajero infatigable, la pandemia le ha cortado un poco las alas, pero al mismo tiempo ha relanzado su marca, tan fácil de llevar dentro como fuera de casa: «La comodidad es lo más importante hoy por hoy en la moda. Ya se estaba imponiendo antes de la pandemia. Los códigos se han relajado. Para vestir bien, también para ir a trabajar, no necesitas necesariamente un traje o una blusa de seda elegante; la clave es la versatilidad. A mí me emociona ver, caminando por la calle en Nueva York, en Madrid o Barcelona, a alguien anónimo que usa Rails. Para mí, eso es más especial que todos los famosos juntos, porque significa que estamos conectando con gente de diversas culturas».

Camioneta 'Chevy' de los años 50 de Jeff con la que va hasta la playa, a 5 minutos en coche. | J. Abrams

Le preguntamos a Abrams qué salvaría de un incendio en casa... «Un libro de visitas encuadernado en cuero en el que firman quienes vienen a hospedarse en El Mirador, el primer sombrero de Rails, que tengo en el salón... Bueno, en el garaje hay una camioneta Chevy vintage de los años 50. Me puede llevar por la ciudad o hasta la playa, que está a solo cinco minutos en coche. ¡Usaría esto para huir del fuego, con suerte!», concluye.